Liberty 750×184
Retromovil 2019 Medio

No hace mucho tiempo recibí una llamada de mis amigos de G y G; en ella me comunicaban que estaba disponible la VL del 35 para las fotografías de este reportaje. Era una buena noticia, lo cierto es que siempre tuve especial interés por esa motocicleta. Es el primer trabajo que preparo para una revista online y para mí, a pesar de los años, esto de internet sigue siendo toda una novedad que me maravilla.

Cuando vi la Harley lo primero que me transmitió fue la sensación experimentada otras veces ante los trabajos de estos amigos: no podría afirmar si me hallaba ante una máquina restaurada hasta el mínimo detalle, ante una maqueta recién hecha a escala 1:1 de la VL, o si había retrocedido en el tiempo y me encontraba ante la puerta de un concesionario Harley en el Chicago de 1935… ¡No lo sé! Yo sigo fumando solo tabaco, y pasé con buena nota la última ITV. Así que no os canso más; os muestro el trabajo y vosotros juzgáis….

IDV ITV 260×300

harley davidson 30s
Como veremos más adelante, esta deliciosa Harley VL es una moto española

IDV ITV 260×600

La nueva Harley era una motocicleta impresionante: pesaba 250 kilos, su motor cubicaba 1.200 cc. que rendían alrededor de 26-28 CV de potencia y que, además, resultaba muy fiable al ser una mecánica de válvulas laterales…

La edad de oro

Existen pequeñas cosas en la vida cotidiana en las que a través de ellas, y sin pretenderlo, marcan las características de una época, de una filosofía de vida, e incluso, lo genuino de un país a pesar de las modas y el tiempo. En Estados Unidos durante la década de los años treinta tenemos varios ejemplos: la navaja Barlow, el dólar pocket watch Ingersoll, el encendedor Zippo, las motocicletas Harley-Davidson… y podríamos ampliar la lista, que da para llenar más de un folio, pero no es el caso.

Es sabido de cualquier iniciado en las mecánicas de ayer que la única marca de motocicletas que supera más del siglo de existencia, continúa fiel a la esencia de sus orígenes y, a pesar de los avatares de la historia, sigue gozando de buena salud comercial es Harley-Davidson. En ningún momento pretendo abordar en este trabajo las circunstancias que convirtieron a una marca de motocicletas en el ícono de un mito universal; no obstante, al pretender daros a conocer una de sus motocicletas más representativa de una época concreta, me permitiré hacer alguna referencia a las políticas comerciales de la empresa, especialmente durante los años en que se fabricó el modelo que hoy nos ocupa.

harley davidson 30s
En aquellos tiempos no era difícil ver un sidecar enganchado a las «despóticas» Harleys
harley davidson 30s
Arriba: Una aparente sencillez envuelve a esta moto de 1.200cc y 250 kilos
Derecha: Ilustración de Suzana Bajc

Se puede afirmar que en la historia de la motocicleta, el sidecar, tuvo su época dorada durante los años veinte y hasta mediados los treinta. En Estados Unidos no fue una excepción, más bien al contrario, allí se desarrollaron infinidad de modelos de sidecares destinados a cubrir las necesidades tanto del transporte individual como del comercial, en los más diversos campos de la industria; incluso se construyeron modelos específicos con finalidad publicitaria.

Durante la época a que nos referimos, el reparto de paquetería en las ciudades, y el pequeño transporte de mercancías, se encomendaban mayormente a la motocicleta provista de su correspondiente sidecar, no siendo extraño que en muchas ocasiones transportase cargas de más de trescientos kilos. Evidentemente este duro trabajo no se podía encomendar a una máquina que no dispusiera de suficiente robustez y fuerza.

harley-davidson-vl-1935-09c2

harley davidson 30s
El portentoso propulsor Big Twin lanza a nuestra VL a buenas velocidades de crucero

Intransigencia empresarial

Quizá esa fue una de las razones, entre otras por supuesto, que llevaron a William Harley y a Bill Ottaway a desarrollar y presentar en 1929 el Big Twin de la Harley-Davidson que hoy traemos a este medio.

También debemos tener en cuenta que por aquellas fechas las carreteras más importantes de Estados Unidos habían mejorado lo suficiente como para poder viajar largas distancias a buenos promedios de velocidad, y no olvidemos que las marcas que formaban la competencia más directa de Harley-Davidson disponían en catálogo de motocicletas de características y prestaciones similares a la nueva VL que a partir de aquel momento ofrecía la firma.

La nueva Harley era una motocicleta impresionante: pesaba 250 kilos, su motor cubicaba 1.200 cc. que rendían alrededor de 26-28 CV de potencia y que, además, resultaba muy fiable al ser una mecánica de válvulas laterales, un sistema de reconocida solidez. No obstante, las primeras unidades presentaron pequeñas dificultades que pronto fueron subsanadas; lo único que empañó el lanzamiento de la nueva motocicleta fue la coincidencia del inicio de la fuerte recesión económica que comenzaba en Estados Unidos…

harley davidson vl
Una buena moto exige lealtad, ¿o no?

La compañía, que desde sus inicios había mantenido la política comercial de “O estás conmigo, o estas contra mí” imponiendo duras condiciones a sus distribuidores, llegó sin ningún reparo a la exigencia de que si distribuían Harley-Davidson, no sólo no podían vender otras marcas, incluso de segunda mano, sino tampoco repararlas.

Pero como también tuvo que afrontar las consecuencias del Crack que conmovió la economía americana ese año de 1929, en los años que sucedieron de recesión económica, uno de los medios que empleó para subsistir fue atraer a su clientela con interesantes bajadas de precios, al tiempo que mantuvo su red comercial simplemente mirando hacia otro lado en la actuación de los distribuidores que le convenían. En este punto quiero mencionar unas pinceladas acerca de la línea de actuación de la empresa.

El huracán «Crack»

Harley-Davidson desde sus inicios se preocupó de ofrecer a sus clientes unas motocicletas de la máxima calidad en relación a la tecnología del momento. En los acabados y componentes  siempre se buscó ofrecer lo mejor que existía en la industria; a la vez, primó en la empresa el formar y mantener informado al futuro usuario de Harley, tanto del uso adecuado como del mantenimiento la máquina.

Esta política tenía como finalidad que el propietario obtuviese el máximo beneficio de su motocicleta en todo momento, y a la vez garantizarse su confianza en la marca. Por otro lado la exigencia de fidelidad exigida a sus distribuidores rallaba en el despotismo y la prepotencia pero, en cualquier caso, como la marca se vendía bien, fueron legión los que basaron su existencia en Harley-Davidson. La crisis económica del país fue en aumento llegando a alcanzar en 1933 el punto álgido; ese año se fabricaron 5.690 motocicletas, cifra muy inferior a la prevista para el buen funcionamiento de la firma.

banner_lib_728

harley davidson vl
A pesar de su peso y tamaño es una máquina que ofrece comodidad de pilotaje

filigranab

El problema se agravó cuando tan sólo se consiguieron vender 3.700 unidades. Curiosamente fue el año en que más Harley-Davidson se exportaron a nuestro país. En uno de los libros consultados para la documentación de este trabajo leí la impresión de uno de los distribuidores de la firma y recuerdo que más o menos expresaba lo siguiente:

“fueron años muy duros, tenías que trabajar los siete días de la semana, no se vendía ninguna motocicleta porque no había dinero, en muchas ocasiones tenías que desplazarte más de trescientos kilómetros para recoger una máquina averiada y, al final, apenas ganabas cincuenta dólares a la semana con los que tenías que mantener familia y negocio.”

Indudablemente las habilidades comerciales de los hermanos Davidson se pusieron una vez más de manifiesto para superar aquellos difíciles momentos…

Continúa en la Página 2…

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

8ª edición del Rally Hospederías de Aragón

Post siguiente:

II Concentración de clásicos en Venturada: Espectacular