Liberty 750×184

Concurso de Elegancia de Amberes

Retromovil 2020 Medio


En su momento dimos cuenta a los lectores de La Escudería del Salón de Amberes, dedicado a los coches clásicos. En esa región de Flandes se cultivan con riqueza las actividades en torno a los vehículos históricos, circunstancia que favorece nuestro regreso a la capital portuaria próxima a Bruselas.

Al llegar a su novena edición, el concurso de elegancia de Amberes rindió homenaje a la edad de oro de Lancia seleccionando veinte modelos de la marca que constituían el núcleo central de un evento presentado al público en el apropiado marco de los jardines del palacio de Belvédère en Wijnegem.

El joven organizador belga Nicolas Van Frausum se decía satisfecho de haber reunido una buena centena de participantes que se disputaron el premio Best of Show durante la jornada del 8 de septiembre de 2013.

Un Lancia Aprilia de 1937 con historia en competición busca su emplazamiento
Un Lancia Aprilia de 1937 con historia en competición busca su emplazamiento

Las categorías abiertas a la inscripción eran:

→ Sport de antes de la guerra

→ Lujo de antes de la guerra

→ Lujo de posguerra

→ Sport británicos de los Cincuenta

→ Década de los Sesenta

→ El Mediterráneo

→ Italianos Exóticos

→ Porsche 911 (anteriores a 1974)

→ Tempranos Noventa

→ Supercars contemporáneos

Juan-Manuel Fangio pasó el susto de su vida conduciendo este Lancia Aurelia de 1952
Como veremos más abajo, Juan-Manuel Fangio pasó el susto de su vida conduciendo este Lancia Aurelia de 1952

Historiador en ruta

En la cena de presentación que tuvo lugar el día anterior, el autor tuvo el inesperado placer de coincidir con el renombrado historiador del automóvil Karl Ludvigsen, uno de los autores de libros de automovilismo más respetados por su autoridad en la materia.

Antiguo alumno del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Ludvigsen cuenta con obras definitivas sobre marcas como Chevrolet Corvette, Merdedes-Benz y Volkswagen. También se ha especializado en biografías de conocidos ases del motor, como Juan Manuel Fangio o Stirling Moss.

La charla con personalidades como ésta es enriquecedora, por sus inmensos conocimientos en cualquier ámbito relacionado con la historia del motor, sus marcas y personajes. Como anécdota, Ludvigsen confesó que su primer trabajo de investigación en la institución mencionada se centró en los coches deportivos Pegaso. Lamentablemente, se trata de un documento imposible de encontrar hoy en día.

El historiador Karl Ludvigsen nos muestra su Talbot-Lago de 1935, familiar y deportivo
El historiador Karl Ludvigsen nos muestra su Talbot-Lago de 1935, familiar y deportivo

A sus 79 años cumplidos, este historiador no se limita a actividades puramente académicas, sino que es un activo conductor que realiza viajes de largo recorrido al volante de su Talbot-Lago T120 Baby-Sport Coach de 1935. Llegó a Amberes conduciendo desde Irlanda, donde había participado en un rally de coches de época y explicó al autor de esta crónica la historia de un vehículo tan interesante como el suyo.

El T120 Baby fue el primer modelo fabricado en Suresnes después de que Antony Lago tomara el control de la marca Talbot y el de Ludvigsen es un modelo con suspensión delantera independiente, similar al Talbot-Lago que participó en las 24 horas de Le Mans de 1935.

Su largo viaje por carretera le valió el premio del jurado al participante que venía de más lejos.

Ferrari F40 que perteneció a Michael Schumacher, hoy venerado como un clásico
Ferrari F40 que perteneció a Michael Schumacher, hoy venerado como un clásico

En un concurso de esta categoría, con variedad y riqueza de marcas y modelos, el espectador se zambulle en el ambiente propicio para recrear la historia de los ejemplares expuestos en conversación con los propietarios, que no dudan en abrir sus coches, mostrar el motor y narrar anécdotas en relación con sus vehículos.

El Ferrari F40 de la fila de supercoches, por ejemplo, fue un regalo del presidente de la marca Luca Di Montezemolo al campeón del mundo de Fórmula 1 Michael Schumacher para celebrar uno de sus títulos en el campeonato. El coche, fabricado en 1992 con número de bastidor 92371, ha sido recientemente restaurado.

Pudiendo ya ser calificado de antiguo, su antecesor 195 Inter, fabricado en 1950 con número de bastidor 101 y carrozado por Ghia, ganó el premio en su categoría de Italianos Exóticos. Su dueño, Rennat Declerck no duda en conducirlo por carretera.

En el césped bien cuidado de Belvédère, un Porsche 356 Roadster D'Ieteren luce todo su esplendor
En el césped de Belvédère, un Porsche 356 Roadster D’Ieteren luce en todo su esplendor

Dentro de los Porsche 356, el modelo Roadster D -por el carrocero belga D’Ieteren-, merece consideración especial.

Cuando Ferry Porsche decidió suspender la producción del 356 Speedster, planeó un modelo igualmente deportivo pero más confortable, con un parabrisas digno de ese nombre que permitiera ajustar una capota decente e instalar cristales en las puertas, de los que carecía el Speedster y que hacían muy divertida su conducción bajo la lluvia.

El carrocero Drauz fue el encargado de continuar con la producción del nuevo Speedster lujoso, como se podría calificar, poniendo en el mercado el Convertible D -esta vez por Drauz. Al encontrarse con dificultades para garantizar el abastecimiento de carrocerías, Ferry Porsche confió a D’Ieteren la continuidad del modelo, que pasó a denominarse Roadster D o Roadster D’Ieteren. La ventaja del D’Ieteren es que en 1961, cuando inició su producción, Porsche ya contaba con el motor de 90 caballos, siendo por lo tanto más potente que sus antecesores Drauz.

Como demuestra el Lancia Augusta de 1934, Lord March era pionero de la aerodinámica a ojo
Como demuestra el Lancia Augusta de 1934, Lord March era pionero de la aerodinámica a ojo

Uno de esos raros 356 Roadster D’Ieteren se encontraba participando en el concurso de Wijnegem, y su propietario Patrick Van Remoortel explicaba al autor que el coche fue exportado a Marruecos para ser entregado a su primer dueño. Van Remoortel encontró el coche en Montpelier, donde lo compró después de una completa restauración encomendada a Porsche Classic en Stuttgart. La cotización de ejemplares en perfecto estado ronda, por arriba o por abajo, los 200.000 euros.

Lancias en cantidad

La marca que comparecía como invitada de honor, Lancia, permitía a los visitantes hacer un viaje en el tiempo a través de sus modelos más significativos, yendo del famoso Lambda de 1924, el primer coche con carrocería de tipo monocasco, al campeón de todos los rallys Stratos; pasando por Aurelias de varios tipos o Aprilias y Flaminias, ya fueren Zagatos o Touring Superleggera.

Las carrocerías especiales tampoco faltaban, como la Woody -con elementos de madera- de un ejemplar de Aprilia carrozado en 1948 por Francis Lombardi, o el ejemplar único de Augusta vestido por Lord March en 1934.

Muchos pensarán que el Lancia Aprilia Woody carrozado por Lombardi no está bien proporcionado, pero se trata de un utilitario
Muchos pensarán que el Lancia Aprilia Woody carrozado por Lombardi no está bien proporcionado, pero se trata de un utilitario

Los concursos de elegancia también sirven para reconocer el mérito de los coches que marcaron una evolución técnica, como el Lancia Lambda Torpedo de 1924, extraordinariamente bajo, que, como hemos dicho, nos recuerda que es el primer coche dotado de una carrocería de tipo monocasco, muy avanzada para su época.

Una de las historias más interesantes entre los Lancias, sin embargo, la contaba un Aurelia B20 GT de 1952. Según su propietario, Leon Thiery, en los años cincuenta el coche fue propiedad de Juan-Manuel Fangio, que lo utilizaba en sus viajes particulares. En cierta ocasión, al verse de frente con un camión, el piloto argentino tuvo que esquivarlo y se estrelló contra un poste, saliendo despedido del coche aunque sin sufrir heridas graves.

Como se ha venido repitiendo a lo largo del año, Wijnegem tampoco podía dejar pasar la oportunidad de conmemorar el 50 aniversario del Porsche 911, sobre todo en un país donde existe un gran número de seguidores de la marca. Los Porsche 911 son muy abundantes en Bélgica y generalmente se encuentran en muy buen estado, posiblemente por la buena labor histórica del importador D’Ieteren, que empezó representando a Volkswagen desde una época muy temprana.

Un público joven admira el Amphicar 770 ganador en la sección El Mediterráneo
Un público joven admira el Amphicar 770 ganador en la sección El Mediterráneo

Un ejemplar que volvía a la vida activa en este concurso y que podría interesar en particular a los lectores españoles era un 911T 2,2 de 1971, que se vendió nuevo en Estados Unidos y que luego estuvo matriculado en España, antes de ser restaurado en Portugal en 2013. Se trata del #9111101560, aquí presentado.

En cuanto a los coches con glamour que abundaban en el cesped bien cuidado de Belvédère, mencionaremos como ejemplo un Delahaye 135M Cabriolet de 1938, carrozado por Henry Chapron, de los que sólo se produjeron 288 ejemplares, contando los 135M y los 135MS.

Elegante Delahaye 135M Cabriolet Chapron
Elegante Delahaye 135M Cabriolet Chapron

Las listas completas de ganadores -tanto de vehículos como de propietarios incluyendo su nacionalidad- en las distintas categorías y Best of Show son las siguientes:

Antes de la guerra

Sport: Morgan 2-seater Sports, 1933, Ryckaert (B)
 
Lujo: Delage D6 DHC Olympic «Letourneur & Marchand», 1939, Laïche-Herbits (B)
 

Después de la guerra

Lujo: Delahaye 135M DHC, 1949 Guilloré, Beerens (B)
 
Sport británicos de los Cincuenta: Triumph TR2 Roadster ‘Nessonvaux’, 1955, Beckman (NL)
 
Década de los Sesenta: Mercedes 190 SL, 1960, van Assem (NL)
 
Italianos Exóticos: Ferrari 195 Inter Ghia, 1950, Declerck (B)
 
Porsche 911 (anteriores a 1974): Porsche 911RS 2.7 Lightweight, 1973, J-F. Dirickx ( B)
 
Tempranos Noventa: Alfa Romeo SZ Zagato, 1991, Van Styvendaele (B)

La Edad de Oro de Lancia

Antes de la guerra: Lancia Lambda Torpedo, 1924, L. Van Hoorick (B)
 
Después de la guerra: Lancia Stratos Stradale, 1974, van Eyll (B)
 
Mejor Lancia expuesto: Lancia Aurelia B24 Spider, 1955, Maes (B)
 

Varios
 

Premio «en su jugo»: Lancia Aurelia B52, 1951, J. Van Hoorick (B)
 
Mejor restauración: Iso Grifo GL 350, 1966, Hehenkamp (B)
 
Recorrido de mayor distancia: Talbot Lago T120 Baby Sport, 1935, Ludvigsen (UK)
 
Elección popular: Aston Martin Sidevalve, 1924, Natens (B)
 
Mejor indumentaria de época: MG TA, 1937, Snoodijk (NL)

El Mediterráneo

♦ Amphicar 770, 1965, Van Haver – den Hartogh

BEST OF SHOW

♠ Aston Martin Sidevalve «Jarvis», 1924, Hans Natens (B)

 

 
 

[adrotate group=»5″]

 
 

Imágenes a tamaño completo (1.280 px. aprox.)

 
 

Valora esta crónica y ¡Comenta!

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Crónica de la XVI Feria de Oviedo

Post siguiente:

James Scripps-Booth y sus coches ligeros