Liberty 750×184

Volvo P1800 Cyan Racing: Última tecnología para un GT sin concesiones

El Volvo P1800 fue un GT accesible con mecánicas poco potentes. Una de los recurrentes y periódicos modelos en los que la marca sueca anuncia un carácter deportivo que, finalmente, termina por no cuajar. Ahora, casi 60 años después de su lanzamiento, Cyan Racing presenta una reinterpretación potenciada del mismo.



FOTOS VOLVO P1800 CYAN RACING: CYAN RACING

Si hiciéramos una encuesta sobre qué valores van asociados a Volvo, posiblemente la seguridad sería el primero. Al fin y al cabo, la marca sueca siempre apostó por una imagen unida a lo rígido y familiar. Junto a ello, carrocerías rectangulares ultimadas en colores sobrios ayudaron a definir su visión de robustez y dureza. Sin embargo, las apariencias engañan. De hecho, bastante. Porque por ejemplo, ¿qué es lo más recordado del famoso Volvo 240?

Vale, sin lugar a dudas sus avances en seguridad. Este éxito de ventas para Volvo fue pionero en cómo se deformaba su carrocería en caso de golpe delantero. Algo revolucionario en el mundo de la seguridad, especialmente por lograr que el motor se deslizara en una diagonal hacia el suelo en vez de invadir de pleno el habitáculo. No obstante, a partir de 1983 Volvo se sacó de la manga unas 500 versiones dotadas de turbo.

De repente, este sólido e insípido familiar destacaba en pistas del Campeonato Europeo de Turismos como Zolder o Mugello. Un hecho no del todo inesperado, ya que para los más avezados en la historia de Volvo ya eran bien conocidas sus periódicas veleidades deportivas. Veleidades en las que se insertan modelos como el Volvo P1800. Un GT accesible a las clases medias ahora reinterpretado por Cyan Racing, la cual nos sugiere hasta dónde podría haber llegado este modelo de haberlo desarrollado un poco más.

VOLVO P1800. UN GT ACCESIBLE Y CON POSIBILIDADES

Fabricado entre 1961 y 1973, el Volvo P1800 fue un GT de carácter tan estiloso como popular. De hecho, los publicistas urdieron una campaña en la que lo presentaban como un “Ferrari para los pobres”. Una estrategia algo agresiva, pero que definía a la perfección las coordenadas del modelo. Veamos. Su esquema era el de un biplaza con motor central delantero y tracción trasera. Así las cosas, el Volvo P1800 aseguraba interesantes aptitudes dinámicas en todas y cada una de sus casi 48.000 unidades.

¿Dónde estaba entonces la pega? Pues en que bajo el capó sólo había mecánicas de unos 100CV para sus más de 1130 kilos. De haber lanzado al menos una serie con motores más potentes, el Volvo P1800 podría haber llegado quizá a ser un verdadero GT deportivo. Sin embargo, lejos de esto la marca sueca se lanzó a comercializar una versión shooting break. Vamos, que el modelo se orientó a un público que prefería pasar el domingo en el campo en vez de rodando en el circuito.

De esta forma, el Volvo P1800 acabó sus días como algo que pudo ser y no fue. Una constante en la historia de Volvo, con aldabonazos deportivos como la victoria de su S60 Polstar en la Copa Mundial de Turismos del pasado 2017. Momentos que, sin embargo, no consiguen cuajar en la gama de la marca un segmento estable con deportivos accesibles al gran público. Pero tranquilos, porque los chicos de Cyan Racing han venido para recrear qué podría haber sido el Volvo P1800 de haber creído más en sus capacidades.

CYAN RACING SE ATREVE A REPENSAR EL VOLVO P1800

Fundada en 1996, Cyan Racing tiene un espléndido palmarés en competición, habiendo participado en el desarrollo de al menos tres coches ganadores en la Copa Mundial de Turismos. Una experiencia puesta al servicio de repensar completamente al Volvo P1800, el cual ahora incorpora piezas de fibra de carbono en el chasis, los paneles y los ejes. Una puesta al día que baja el conjunto hasta los 990 kilos. Un peso contenido, especialmente si atendemos a una mecánica de 2 litros y 4 cilindros con 420CV de potencia. Un motor basado en el del Volvo T60 TC1 de carreras.

volvo p1800 racing

Y no, no es que hayan puesto cuatro motores de los Volvo P1800 originales. Lejos de ello, Cyan Racing ha escogido un motor actual de 4 cilindros, 2 litros, turbocompresión y 455 Nm. Eso sí, ajustándolo para que la entrega del turbo sea tan gradual que la sensación se asimile lo máximo posible a la de un motor atmosférico. Y es que, en el proyecto de este nuevo Volvo P1800 eso ha sido justo lo que se ha primado: las sensaciones. Razón por la cual el coche viene sin ninguna ayuda a la conducción. Ningún control de tracción y estabilidad que pueda pervertir la relación cruda y directa con el asfalto.

De hecho, por no tener no tiene ni ABS. En suma, lo que ha hecho Cyan Racing resulta un experimento de lo más singular, ya que aunque el coche es completamente nuevo, todo en él se pone al servicio de una conducción a la “vieja escuela”. Una curiosa mezcla de modernas tecnologías como la fibra de carbono o los neumáticos Pirelli P Zero con un comportamiento sin concesiones en el que, más que conducir, habrá que pilotar. Un perfecto homenaje a lo que, mercadotecnias y nichos de mercado aparte, podría haber sido el Volvo P1800 original.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Fiat Cinquecento Sporting. Un urbano con garra para los rallyes

Post siguiente:

Auburn 851 SC Boattail Speedster de 1935: El canto de cisne de la marca