Liberty 750×184

VW T2: Mucho más que una furgoneta – 2ª parte


ClassicMadrid Medio

La T2 que les mostramos pertenece a Ignacio González Sabariegos, un madrileño coleccionista de motocicletas clásicas y apasionado de las Transporter. Lleva ya quince años en su garaje y está encantado con ella. Aparte del mantenimiento de rigor apenas ha tenido que hacerle algún trabajo extraordinario, tan sólo un repaso del interior, con nuevas cortinillas y alguna puesta a punto de la carburación y el encendido.

Se trata de una unidad de 1976, concretamente una Microbus 2000 Executive, la versión mejor equipada del catálogo de furgonetas VW. No es que sea un lujo asiático, sobre todo si la comparamos con cualquier monovolumen actual, pero es más que suficiente para desplazar con un buen nivel de comodidad a siete pasajeros mas el conductor y su equipaje. Hubo incluso una versión de 10 plazas.

Debemos recordar que este tipo de vehículos, en los sesenta y setenta, más que un uso familiar, como se le da actualmente, tenía un sentido práctico y profesional. Se utilizaban para transporte escolar, de operarios a sus centros de trabajo, de turistas de los hoteles a los aeropuertos, para servicio público en la policía y cuerpo de bomberos, o de taxi en algunos países. Siempre antes de que pasaran a manos de segundos o terceros dueños, que ya sí les daban una vida mucho más lúdica, tal y como hemos relatado al principio.

Su equipamiento extraordinario, que la diferencia de las Kombi normales, consiste en ir completamente revestida por dentro: suelo, paneles laterales y techo. Además, tiene parabrisas con tratamiento antideslumbramiento, parachoques cromados con protectores de goma y un embellecedor negro que recorre los laterales por debajo de las lunas. En teoría debería llevar también un estribo retráctil bajo la puerta lateral corredera, pero por alguna razón esta unidad no lo incorpora.

En cuanto a la mecánica, lleva la motorización más alta de todas las fabricadas, el clásico motor de 4 cilindros opuestos refrigerado por aire con 1.970 cc y 68 cv. Con este nuevo motor apenas se incrementó la potencia respecto al de 1.795 cc pero, en cambio, el par máximo pasó de 132 Nm a 3.000 rpm a 143 Nm a tan solo 2.800, mejorando así el empuje y las recuperaciones de un vehículo que nunca destacó precisamente por sus prestaciones.

La «furgo» de Nacho, con su flamante y «discreto» color pistacho, se encuentra en muy buen estado para tener casi 40 años. Sin duda nos demuestra la robustez y calidad de fabricación de los productos VW, que con un poco de cariño y un buen mantenimiento pueden llegar a ser eternos. No hay más que ver la cantidad de Escarabajos que continúan dando guerra.

Tan solo se le nota el paso de los años en algunos detalles del interior; nada que no pueda ser restaurado o reemplazado, pues tanto los turismos antiguos como los utilitarios de la marca disponen de todo tipo de repuestos en comercios y sitios web especializados. De motor se encuentra en perfectas condiciones y dispuesto a seguir recorriendo muchísimos más kilómetros, eso sí, a su ritmo.

[=»Anuncio» =»
.
 
» «» «url:https%3A%2F%2Fwww.escuderia.com%2Fcontacta-con-la-escuderia%2F||target:%20_blank» «» =»» «0» =»» =»no-border» _width=»1″ =»#1e73be» =»#222222″ =»#ffffff» =»2″ =»50″ =»#333333″ =»»]

Al volante, con alegría

Las furgonetas clásicas de VW, descartando ya su uso profesional y aunque tengan un carácter absolutamente tranquilo y nada deportivo, les aseguro que pueden llegar a ser muy divertidas. Parece obvio que al conducirlas no hay nada que demostrar: simplemente hay que relajarse, elegir una buena compañía, una bonita ruta, abstraerse de lo cotidiano e ir manejando sus mandos con certeza y sin prisas. Esa es la forma de sacarles partido y disfrutarlas.

Al ponernos en marcha lo primero que nos llama la atención es la agilidad con la que se desenvuelve en marchas cortas entre el tráfico actual; está bien resuelta en ese sentido, su dirección y los desarrollos de la caja de cambios ponen de su parte para darle un cierto talante urbano.

volkswagen t2
La microbús en movimiento (Foto: Anchoafoto)
Liberty Seguros 710×88
 

Una vez llegamos a una vía rápida y vamos cogiendo velocidad nos damos cuenta que no podemos pedirle mucho más. La T2 es una auténtica tragamillas, pero las autovías y las autopistas no son su hábitat natural. Aunque sea capaz de alcanzar casi 130 Km/h, su velocidad de crucero se sitúa entre los 100 y 110 dependiendo del peso que llevemos. Si circulamos con ocho ocupantes abordo y el camino empieza a tomar pendiente ascendente veremos como la aguja del velocímetro empieza a caer. Su aerodinámica tampoco ayuda a mantener el ritmo.

La prueba se realizó por la zona de Hoyo de Manzanares, a unos 35 Kms de Madrid, siendo la mayoría del recorrido por carretera convencional. Es en este tipo de vías, circulando a velocidad legal, donde más cómoda se encuentra, pero a la hora de realizar algún adelantamiento habrá que buscar el momento idóneo, pues no nos va a permitir florituras, las aceleraciones fulgurantes no están entre sus virtudes.

Cuando llegan curvas de nuevo nos vuelve a sorprender gratamente: se negocian mucho mejor de lo que cabría esperar. En un primer contacto las tomamos mucho más lento de lo que podríamos, pues el hecho de conducir tan cerca del morro y su considerable altura no aporta ninguna confianza, pero es una apreciación totalmente subjetiva. Cuando su dueño, quien ya ha superado esa etapa de aprendizaje y feedback, lleva el volante, lo hace con mucha mayor alegría y con bastante seguridad. Entonces la furgo se muestra muy estable para el tipo de automóvil que es.

volkswagen transporter
Negociando curvas se muestra muy estable (Foto: Anchoafoto)

Respecto al confort que aporta a los pasajeros, el nivel es bastante aceptable. Las suspensiones absorben bien las irregularidades del asfalto, son suficientemente cómodas y blandas, balancean un poco en curvas pero sin exageraciones, aunque aportan un tanto de efecto muelle en los resaltos de las zonas urbanas por donde transitamos. La insonorización no está muy lograda, se escucha bastante el motor, seguramente porque el habitáculo de las furgonetas hace una perfecta caja de resonancia; también es cierto que el tubo de escape de esta unidad no está en su mejor momento y produce más decibelios de lo normal.

En el capítulo frenos simplemente hay que apuntar que cumplen honrosamente con su cometido, detienen el vehículo eficazmente para las prestaciones disponibles y su considerable peso. Los discos delanteros ayudan en la labor; el día de la toma de contacto tampoco los sometimos a grandes esfuerzos para poder comprobar si pueden llegar a fatigarse, pero en las pruebas de la época no se hacen comentarios negativos al respecto.

Por último nos queda hacer una observación sobre los consumos de combustible. Ya sé que es injusto criticar a un coche de los años setenta en este apartado y que no es lo más importante para elegir un clásico, pero, sin ser disparatados, me parecen un tanto exagerados. Fue un vehículo de uso supuestamente profesional en una época en la que los fabricantes ya se habían puesto las pilas después de haber pasado la primera crisis del petróleo, y albergaba un motor muy relajado que no sobrepasaba las 4.400 rpm. Así las cosas, los datos son los que son: 8 lts. a 60 Km/h y 11 lts. a 100 Km/h.

Conclusión

La T2 es uno de esos vehículos que aun sin ser especialmente bonito y sin tener unas cualidades dinámicas sobresalientes tiene la gran virtud de agradar a todo el mundo. No conozco a nadie, ya sea hombre o mujer, joven o viejo, aficionado o no a los coches, a quien le preguntes por esta furgoneta y te conteste que no le gusta. Desde luego no seré yo quien vaya a decir lo contrario.

volkswagen t2
Pordría decirse que la T2 es adorable (Foto: Anchoafoto)

Tengo que reconocer que la Volkswagen T2 me ha cautivado, es de esos clásicos que tienen algo que se escapa a la lógica y que es muy difícil de describir; no es bonita pero resulta enormemente atractiva; no es útil pero a todos nos gustaría tener una en el garaje; no tiene una mecánica brillante pero te lo pasas pipa conduciéndola. Es algo absolutamente irracional.

Es un automóvil especial que saca los mejores pensamientos de cada uno de nosotros, cuando se cruza en nuestro camino es inevitable poner en marcha nuestra imaginación y vernos a sus mandos disfrutando de maravillosos paisajes de montaña, de espectaculares playas plagadas de surfistas, de conciertos de música de los 60 y 70, o de increíbles cielos estrellados rodeados de buena gente, todo ello con una sonrisa de oreja a oreja.

EN TORNO A PABLO ARANGO

Por esos caprichos del destino, ha dado la triste casualidad de que Pablo Arango, de quien hablábamos en la primera parte, nos ha dejado hace unos pocos días de forma cruelmente prematura.

Pablo fue un gran amante de los clásicos en general, pero especialmente de los coches fabricados en Villaverde por Barreiros. Ha sido una de las personas que mejor conocía los Dodge españoles y que más ha hecho por mantener vivo el legado de Don Eduardo Barreiros.

Quienes tuvimos la oportunidad y el privilegio de conocerle echaremos de menos sus lecciones magistrales y su forma simpática y peculiar de transmitir sus conocimientos.

Un fuerte abrazo a su novia, a su familia, a sus amigos y a todos aquellos que le echan de menos. DEP.

FICHA TÉCNICA

Datos tomados del libro: «Volkswagen Bus – Camper – Van (1968-1979)» Brooklands road test books.

Motor

• Tipo: 4 cilindros horizontales opuestos.
• Construcción: bloque de fundición, culatas en aleación ligera.
• Distribución: 2 válvulas por cilindro.
• Alimentación: 2 carburadores gemelos Solex.
• Refrigeración: por aire.
• Cilindrada: 1.970 cc
• Diámetro • carrera: 94 x 71 mm
• Relación de compresión: 7,3:1
• Potencia máxima: 68 cv a 4.200 rpm.
• Par máximo: 143 Nm a 2.800 rpm.

Transmisión

• Tracción: propulsión.
• Caja de cambios: manual de 4 velocidades.
• Relaciones del cambio: 1ª 3,78:1 • 2ª 2,06:1 • 3ª 1,26:1 • 4ª 0,88:1

Bastidor

• Chasis: doble biga con plataforma.
• Dirección: de tornillo sin fin.
• Diámetro de giro: 10 mts.
• Suspensión delantera: independiente con barra de torsión y estabilizadora.
• Suspensión trasera: independiente con barra de torsión y semiejes articulados.
• Sistema de frenado: discos delanteros y tambores traseros, con servo asistencia.
• Llantas: de acero.
• Neumáticos: 185/70 R14.

Cotas

• Largo: 4.545 mm.
• Ancho: 1.670 mm.
• Alto: 1.955 mm.
• Batalla: 2.400 mm.
• Vías: delantera 1.395 mm; trasera 1.455 mm.
• Depósito de combustible: 56 lts.
• Maletero: 1.000 lts; 5.000 lts sin asientos.
• Peso: 1290 Kgs.

Prestaciones

• Velocidad máxima: 128 Km/h.
• 0 a 100 km/h: 21 segundos
• Consumos: 8 lts. a 60 Km/h; 9 lts. a 80 Km/h; 11 lts. a 100 Km/h

Vida comercial

• Años de producción:

De 1968 a 1979 en Alemania.
De 1970 a 1994 en México.
De 1968 a 2013 en Brasil.

• Producción total: cerca de 4.000.000 de unidades

 

Lee la 1ª Parte…

 

Catawiki 750

2 Comentarios

  1. José Cedeño
    Jun 30, 2016 en 5:38 — Responder

    Hey! Excelente post.
    ¿Y dónde crees que se puede comprar una de estas?
    Es que estoy aventurando en mis años de soltería y me gustaría un coche como este.

  2. Jaime
    Mar 5, 2018 en 21:22 — Responder

    Muy buen post.
    Mi duda es:
    En el apartado de Cota, a qué te refieres con batalla: 2.400 mm?

    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

VW T2: Mucho más que una furgoneta - 1ª parte

Post siguiente:

El retrovisor que ganó Indianápolis