in ,

V12 y cuatro plazas, la mejor opción para un Safety Car en Le Mans

Cuando en 1960 Ferrari presentó el 250 GTE lo hizo en Le Mans. Y es que, no en vano, desde Maranello eran conscientes de las virtudes de un V12 2+2 como Safety Car en esta carrera.

Con seis victorias consecutivas en Le Mans, la década de los sesenta fue la más importante para Ferrari en el Mundial de Marcas. De esta manera, en 1963 la casa italiana estaba en la cima de su competitividad. Así las cosas, durante las 24 Horas de Le Mans correspondientes a aquel año los cavallino ejercieron un dominio espectacular copando las seis primeras posiciones de la clasificación absoluta.

Arrancando la misma, se encontraba el 250 P pilotado por Scarfiotti y Bandini perteneciente al equipo de Maranello. Tras éste, otro 250 P oficial sumaba junto a diversos 250 GTO y un 330 LMB hasta completar el listado. Listado donde aparecían escuderías como la North American Racing Team de Luigi Chinetti o la Maranello Consessionaries británica. Ambas junto a las belgas Ecurie Francorchamps y Equipe Nationale.

Asimismo, más allá de la hegemonía ejercida por las máquinas de Enzo Ferrari se encontraban los Jaguar, Lotus y Porsche. Es más, incluso se coló en la tabla el BRM-Rover con motor de turbina que, aún no compitiendo de forma no oficial, logró acabar la carrera con excelentes resultados.

En suma, la de 1963 fue una más entre las típicas ediciones de las 24 Horas de Le Mans propias de la primera mitad de los años sesenta. Alternando el auge de los modelos con motor central junto a la hegemonía italiana seguida por diseños británicos y una Porsche cada vez más al alza.

Además, pasados los años no sólo los modelos de competición son los protagonistas de aquella carrera. Lejos de ello, el tiempo ha hecho crecer el interés por los vehículos de asistencia relativos a los equipos y la organización. De esta manera, mientras en estos últimos años ha sido común contemplar subastas de camiones pertenecientes a Porsche, Ferrari o Ecurie Ecosse RM Sothebys’s acaba de anunciar la inminente subasta del que ejerció como coche de seguridad en aquella edición de 1963.

FERRARI 250 GTE SAFETY CAR LE MANS 1963, UNA PIEZA HISTÓRICA RELEVANTE

Desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial y hasta bien entrados los años setenta, las 24 Horas de Le Mans tuvieron una importancia mediática mucho mayor que la ejercida hoy en día. Por esta razón, esta cita fue un escenario perfecto para la presentación de modelos deportivos y nuevas tecnologías aplicadas al automóvil. Algo advertido por Ferrari. La cual escogió la edición de 1960 como telón de fondo para el lanzamiento del 250 GTE.

Un modelo esencial para la trayectoria comercial de la marca. Siendo el primer 2+2 realmente apto para el transporte de cuatro adultos. Y es que, aunque durante la década anterior ya habían aparecido algunos Ferrari con la denominación 2+2, estos contaban con unas plazas traseras meramente testimoniales. Sólo dispuestas para bultos o, en el mejor de los casos, niños capaces de estarse quietos aún con el excitante sonido de un V12.

Usado como vehículo para la dirección y seguridad de la carrera, aquel 250 GTE fue una unidad prototipo. De hecho, la definitiva presentación comercial del modelo tendría que esperar cuatro meses más hasta el Salón de París celebrado en octubre. Tras esto, la comodidad y eficiencia de un V12 con cuatro plazas reales -capaz de mover por el trazado de Le Mans al director de carrera junto a varios comisarios sin estorbar la marcha de los modelos de competición- convirtió al nuevo Ferrari en un vehículo recurrente en esta cita.

No en vano, volvemos a ver unidades del 250 GTE cumpliendo la misma función en 1961, 1962 y 1963. Todo ello tras ser sustituido por el 330 ya en 1964. En fin, otro V12 Ferrari con cuatro plazas. En referencia a la unidad protagonista de esta nota, hablamos de la correspondiente a 1963. Año en el que fue ensamblada y adjudicada a Franco-Britannic Autos FBA. La cual se encargó de adaptarla para coche de seguridad en Le Mans llevándola al famoso carrocero local Henri Chapron. Responsable de incluir nuevas luces de posición así como los soportes para las banderas.

Asimismo, aquel Ferrari 250 GTE ha sobrevivido al tiempo en un excelente estado original. Estando desde 1970 hasta el pasado 2017 en manos de la misma familia. En fin, sin duda éste es uno de los ejemplos más interesantes cuando hablamos de vehículos auxiliares para la competición teniendo además un exquisito aspecto gracias a su pintura Blu Sera a cargo de Pininfarina.

Fotografías: RM Sotheby’s

Foto del avatar

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

60.2kFans
2.1kFollowers
3.4kFollowers
3.9kFollowers