Retromovil 728×90 px
Inicio»Noticias»Vídeos»On Board con Truco en el San Francisco de 1906

On Board con Truco en el San Francisco de 1906

Conducir un clásico es una forma de transportarse, también al pasado. En algunas concentraciones algunos hacen el esfuerzo y hasta se disfrazan de época. Echar la imaginación a volar es uno de los valores añadidos del vehículo antiguo, nos sirve para recrear la historia. Sin embargo, nada como verla con nuestros propios ojos...

CCRJ 728×90 px

banner-sromagosa-750x90

Cuando hablamos de San Francisco, cine y coches… lo primero que se nos viene a la mente es la mítica persecución entre un Dogdge Charger y el Ford Mustang Fastback de Steve McQueen en la cinta ‘Bullit’, de 1968. La imagen de aquellos dos míticos deportivos americanos dando saltos en las cuestas de la “Ciudad de la Bahía” está en la retina de cualquier aficionado al cine, y a los clásicos… Sin embargo hay filmaciones aún más curiosas en las que San Francisco y los coches se dan la mano.

Por eso hoy, desde La Escudería, te proponemos un viaje al pasado. Vale, siendo una revista de coches clásicos… estamos casi todo el día en él, pero es que hoy nos vamos a un pasado aún más lejano. Nada menos que hasta 1906; una época en la que aún era inimaginable ver tantos coches como para provocar un atasco. Más bien éstos eran tan singulares que los chiquillos corrían detrás de ellos como si de verdaderas “visiones del futuro” se tratara. Era mucho más normal ver una jaula tirada por caballos a modo de primitivo “bus urbano”; lo que han cambiado las cosas…

A TRIP DOWN MARKET STREET

1906 fue un año tan histórico como terrible para la ciudad de San Francisco: el 18 de abril de ese mismo año un terremoto de entre 7’9 y 8’6 grados de magnitud agitó la Falla de San Andrés. Su rastro de destrucción dejó en torno a 3.000 muertos y a más de la población de la ciudad -alrededor de 400.000 habitantes- sin hogar. Afortunadamente, la vigorosa actitud de los norteamericanos se puso manos a la obra para la reconstrucción. Ya sabes, el americano “United we stand”.

Tan sólo algunos días antes la intrépida pareja de los Hermanos Miles -pioneros de la cinematografía- recogieron a través de 13 minutos de filmación la vida cotidiana del centro de San Francisco. Aunque hay diferentes opiniones sobre la fecha exacta, nos inclinamos a dar como la más certera el 14 de abril, tan sólo 4 días antes del fatal seísmo, ya que además se publicitó con el subtítulo “Market Street Before the Fire” -en referencia a los incendios acontecidos tras el terremoto.  De hecho, fíjate en esta comparación a pantalla partida entre esta película y una rodada desde el mismo punto de vista justo después del desastre:

La película, exhibida como “A Trip Down Market Street”, es un plano secuencia grabado desde la delantera de uno de los famosos tranvías eléctricos de la ciudad mientras éste se dirige hacia el famoso edificio de la terminal de ferry de San Francisco, por cuyo reloj podemos saber que la grabación se realizó a las tres y veinte de la tarde. Y ojo, si hemos dicho “tranvía eléctrico” no es sólo por ser escrupulosos con el lenguaje… Si hay un vehículo que nos ha llamado la atención es este carro con palos -para que los viajeros se puedan agarrar de pie- tirado por unos imponentes percherones…

miles brothers film san francisco
Fíjate en la parte central de la imagen y verás al bisabuelo de los buses urbanos.

LLAMANDO A AMIGOS CON COCHE PARA HACER BULTO

Venga, y ahora vamos a lo nuestro: los coches clásicos. ¿Te das cuenta de que muchos de los coches son toda una atracción? De hecho no son pocas las veces que vemos niños siguiendo un coche como si fuera una nave espacial, incluso al final aparece uno especialmente “pilluelo” encaramado a la trasera de uno. Bueno, pues ésto se explica por la poca abundancia de los mismos hacia 1906, incluso en el centro de una próspera y vigorosa ciudad californiana como San Francisco. Pues bien… incluso así, son más de la cuenta porque ahí hay truco.

Si sigues con cuidado la grabación te das cuenta de que, delante de la cámara, hay automóviles que se pasean varias veces. De hecho uno aparece ¡hasta 10 momentos! delante del objetivo. Y es que los Hermanos Miles, a fin de dar una imagen de prosperidad de la ciudad, citaron a varias personas con automóvil para que los pasearan repetidamente delante del tranvía donde montaron la cámara.

En 1906 el automóvil era un invento relativamente reciente, extremadamente costoso para el ciudadano medio y aún algo extraño de ver en las calles, donde seguía imperando el carro a caballo (faltaban 2 años para la llegada del Ford T). Sin embargo, lo que no era tan reciente era el poder de la imagen para crear publicidades engañosas. Al fin y al cabo, como el crío que se sube a la trasera del coche, todos tenemos algo de pilluelos…

miles brothers film san francisco
Uno de los pillos que en el vídeo gozan vívamente paseándose como polizones en los novedosos automóviles.
Post anterior:

La Antigüedad Para Matricula Histórica Pasa a Ser de 30 Años

Post siguiente:

Para Comérsela: Fiat Multipla en Catawiki

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *