ClassicMadrid Medio

Giro ágil

A nada que el Ebro esté rodando, la dirección se vuelve más suave. Es entonces cuando puedo comprobar la facilidad con que se desenvuelve, con un radio de giro de sólo 4,6 metros.

Y en el caso de que pise sólo el freno de un lado, el mencionado radio de giro se queda en 3,9 metros, ya bastante cercana a la longitud del propio vehículo.

A paso tranquilo y sobre el camino embarrado por una tormenta matinal, la conducción es placentera. Aun a sabiendas de que un tractorista en raras ocasiones lo movería si no fuese para realizar algún tipo de labor.

Tractor Ebro Diesel 44 de 1961
Tractor Ebro Diesel 44 de 1961
Gracias al ángulo que toman las ruedas delanteras, el Ebro logra un radio de giro de sólo 4,6 metros

Y es que ahí está la gran diferencia de un tractor agrícola con un turismo. En que se trata de una máquina concebida para efectuar infinidad de trabajos, desde arrastrar un remolque cargado, labrar con el bisurco o aportar fuerza a una abonadora.

Tantos fueron sus cometidos bien resueltos, que su llegada supuso la emigración a la ciudad de un porcentaje nada desdeñable de la población rural. Y es que ya no hacía falta en el campo tanta mano de obra, ni tampoco tanto animal de tiro.

Tractor Ebro Diesel 44 de 1961
El Ebro Diésel propició el éxodo rural sucedido a partir de los años 50
FICHA TÉCNICA: EBRO DIESEL 44 DE 1961
• Motor: 4 cilindros en línea, de ciclo diesel cuatro tiempos.

• Cilindrada: 3.611 cc.

• Potencia: 44 CV a 1.600 rpm.

• Caja de cambios: Manual, de 8 velocidades con reductora.

• Tracción: Trasera.

• Frenos: Dos tambores traseros.

• Neumáticos: delanteros 6.00-19 y traseros 16.9-30.

• Capacidad del depósito de combustible: 68,25 litros.

• Largo/ancho/alto: 3,305/1,650/1,651 m.

• Vías/Batalla: 1,500/1,300/2,032 m.

• Peso en orden de marcha: 2.360 kg.

• Velocidad máx.: 21,2 km/h.

• Consumo medio: 4 l/hora.

El super Ebro

En 1961, la gama de tractores de Motor Ibérica S.A. se amplía con el modelo Super Ebro. El nuevo modelo conserva la misma cilindrada en su motor, pero la potencia aumenta hasta 52 CV a 1.600 rpm.

Asimismo, su estética posee novedades que ya había estrenado en el Reino Unido el Fordson Super Major, presentado en 1960, aunque sin incluir los dos faros encastrados en la rejilla frontal.

Una de las mejoras más importantes del tractor Super Ebro era su nuevo sistema hidráulico, que permitía regular de forma automática la altura a la que trabajaban los diferentes aperos.

Tractor Ebro Diesel 44 de 1961
En los años sesenta, los tractores Ebro azules se convirtieron en un elemento cotidiano del paisaje nacional
A la venta a un precio de 175.000 pesetas, tuvo desde 1964 su potencia aumentada a 55 CV a 1.800 rpm y su producción en Barcelona continuó hasta 1972.

Por casualidades del destino, el Super Ebro coincidió con el repunte económico. Y su precio competitivo, más su robustez y amplia red de distribución y asistencia lo convirtieron en el tractor más difundido del agro español.

De hecho, aún se utiliza en labores auxiliares, tales como bombear agua desde los pozos o ríos hasta las instalaciones de riego. Y es que a decir de muchos agricultores, si se va manteniendo bien, su motor acaba siendo prácticamente indestructible.

Tractor Ebro Diesel 44 de 1961
Dotado de un motor diesel cuatro tiempos y de cuatro cilindros,
los primitivos Ebro destacaron por su robustez mecánica

¿Será por vergüenza?

Actualmente, en Alemania hay tres revistas de papel especializadas en los vehículos agrícolas históricos. Su nombres son «Schlepper Post», «Oldtimer Traktor» y «Traktor Classic». Y eso que Alemania nos parece un país eminentemente industrial.

Más cerca, en Francia, la publicaciones «Tractorama», «Tracteurs Retro» y «Tracteurs Revue» dan cumplida información al respecto. Tanto de los tractores y demás maquinaria de hace años como de los eventos que se organizan a lo largo y ancho del país.

Y lo mismo sucede en los Estados Unidos y en el Reino Unido, donde también guardan con orgullo la memoria de su tradición agrícola.

Tractor Ebro Diesel 44 de 1961
A diferencia de Alemania o Francia, en España cuesta encontrar información sobre los tractores clásicos

En cambio, en España sólo tenemos esfuerzos aislados, que bastante es dada la indiferencia general. Nuestras revistas del sector sólo hablan de tractores ultramodernos.

Sólo el afán de los escasos coleccionistas, así como de unos pocos museos privados, evitan que se vaya perdiendo y se olvide por completo nuestro patrimonio industrial del sector agrario.

Llegados a este punto, dudo si será por vergüenza a reconocer un pasado rural. O simplemente por el puro desprecio del ignorante, como cuando aquí los aficionados a los coches deportivos minusvaloraban las berlinetas Alpine A-110.

Ocasión de oro para que los más avispados los comprasen a precios reducidos y los exportasen a mercados lejanos, con la lógica ganancia comercial.

 

Catawiki 750

4 Comentarios

  1. Ene 12, 2015 en 1:02 — Responder

    Aficionados a estos tractores haberlos haylos, otro tema es que tengan la relevancia que estas viejas máquinas se merecen. Pero poco a poco y sumando esfuerzos se van rescatando del olvido. Muy buen artículo, enhorabuena. Espero sigas haciendo otros similares de otras viejas glorias como los tractores Barreiros o Motransa.

    • Ignacio Sáenz de Cámara
      Ene 12, 2015 en 7:38 — Responder

      Muchas gracias por el comentario. Claro que hay aficionados a los tractores y ello es motivo de alegría, pero una vez más da pena lo atrasados que vamos en comparación con otros países cercanos.

  2. Joan Marca
    Mar 21, 2016 en 20:33 — Responder

    !!!! ENHORABUENA !!!! Compartimos afición. Estupendo y completísimo reportaje. Hablo con propiedad, porque conozco el tractor, en alguna ocasión trabajé con el. En algunas zonas de España, y debido a su gran difusión, ( tenia buen precio, i grandes prestaciones), se les definió como, «la Peste Azul».
    Soy jubilado, y estoy en el «Centro de Estudios» de nuestro pueblo, La Canonja (Tarragona). ¿Nos autorizas a que los socios nos imprimamos este bonito estudio?.
    Si alguna vez vienes por Tarragona estaria encantado de charlar un rato contigo.
    Un afectuoso saludo JOAN MARCA

    • Ignacio
      Mar 22, 2016 en 16:16 — Responder

      Buenas tardes, Joan

      Dentro de una semana iré a Salomó y a Torredembarra para hacer el reportaje de un coche algo antiguo, pero voy con el tiempo justo. En junio regresaré a Tarragona y entonces puede ser el momento de acercarme a La Canonja.

      Saludos cordiales
      Ignacio Sáenz de Cámara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Bertone entra en fase de liquidación

Post siguiente:

Los raros de Le Mans Classic