La chatarra de lujo nunca se funde

Liberty 1146 2

tractor lamborghini

¡Sí, la chatarra de lujo nunca se funde! Claro, siempre que alguien sea capaz de retroceder en el tiempo a través ella. Y eso le ocurre a Pedro, que con su habilidad y paciencia recupera parte de la historia de nuestra mecanización agrícola…

Hace alrededor de diez años que lo vi por primera vez. Se encontraba en un solar semicubierto por la nieve; parecía abandonado, paré el coche y estuve husmeando alrededor de lo que mi imaginación veía como un vehículo recuperado de la Guerra Civil convertido a tractor. Sus cadenas me recordaban a una tanqueta Fiat Ansaldo de las que participaron en la contienda, pero pronto me di cuenta de que la máquina que tenía delante era más estrecha; además la coraza que cubría la parte delantera era de un tractor.

Entonces me dije que posiblemente fuese algún vehículo oruga para transportar piezas de artillería en el frente. Dándole a la imaginación, que estas lides se me dan muy bien, llegué a la conclusión de que, en su momento, un artesano lo había convertido en tractor, y con el paso del tiempo, algún visionario lo recuperó de la chatarra. Lo cierto es que con estos razonamientos quedó satisfecha mi curiosidad del momento.

Publicidad

CCRJ 300×250 px
tractor lamborghini
El tractor tal como lo conocí

PUBLICIDAD

IDV ITV 260×600
Pedro tenía decidido devolverlo a una vida útil, pero lo cierto es que estos proyectos no tienen fecha…

Siempre que pasaba por allí, aquel tractorcillo seguía acaparando mi atención; y un buen día, el tractorcillo desapareció. Pasaron en torno a unos ocho años, cuando un amigo me informó que un señor de su pueblo había restaurado un tractor de cuando la guerra. Me alegré de que por estos lares se comenzase a sensibilizar la gente por la chatarra de lujo, y me dije que cuando pudiese le dedicaría un tiempo.

Aunque sabía perfectamente que hasta finales de los años cincuenta no hubo ningún tractor en la zona, siempre me han interesado los motores estacionarios, los tractores y todos los artilugios mecánicos antiguos, especialmente la maquinaria agrícola. Pero en un segundo plano: Mi atención desde siempre la han acaparado mayormente las motocicletas, los aeroplanos, y los automóviles antiguos.

tractor antiguo lamborghini
Iván, antes de la restauración. Ya le iremos conociendo.

¡Es un tractor Lamborghini!

Un buen día conocí a Pedro, y entonces me encontré de nuevo con aquel tractorcillo que años atrás sufría estoicamente su abandono bajo la nieve. Pedro es un hombre muy amable; ante mi interés, se esforzó en explicarme todo el proceso que siguió para devolver al Lamborghini a ser útil de nuevo. Yo me dije, ya se algo más, que es un tractor Lamborghini. Y tras abrir su ordenador me fue mostrando en fotografías todo el proceso de su trabajo. La historia me resultó muy interesante, tanto que he decidido compartirla con vosotros; confío en que os guste.

El tractor se encontraba abandonado en una finca que se vendió para construir una urbanización. Pere, el hijo de Pedro, reparó en él; por su aspecto se encontraba en un estado para la fundición. No obstante, Pere lo imaginó labrando de nuevo sus campos… Está claro que Pere tiene mucha imaginación.

Tras un agradable trato, el tractor vino a su casa y, como poco importaba que estuviese un tiempo más abandonado, se quedó a la puerta; y así es como yo lo conocí. Pedro tenía decidido devolverlo a una vida útil, pero lo cierto es que estos proyectos no tienen fecha. Al final un buen día las ilusiones de recuperar el Lamborghini comenzaron a materializarse. A simple vista le faltaban las tapas de los balancines, por los inyectores había entrado agua, tenía pinocha en todos los rincones y cuando abrieron el tapón del cárter salió un chorro de agua; afortunadamente el aceite había subido hasta el cigüeñal y no pasó se allí.

CCRJ 728×90 px
tractor lamborghini
Placa de identificación, ¡todo un Lamborghini!

Desmontaron la bomba y las culatas de los dos cilindros, y milagrosamente a pesar de los muchos años de abandono, los dos pistones se soltaron con cierta facilidad. Con buena dosis de ingenio Pedro acopló una reducción a un motor eléctrico, y esta reducción, a la punta del cigüeñal. Luego hizo una mezcla de aceite y gasoil al cincuenta por cien y puso el motor eléctrico en marcha. El cigüeñal despertó y los pistones comenzaron a subir y bajar. Así estuvo unas veinticuatro horas funcionando en vacío, se cambió la mezcla de aceite y gasoil unas cuantas veces y, cuando salió limpia, se llenó de nuevo con aceite y a rodar de nuevo con el motor eléctrico

La bomba se desmontó, limpió y se acondicionó de nuevo; no se pudo conseguir una dinamo y se sustituyó por un alternador de 2CV que cumplía mejor el cometido. El motor de arranque se reparó, se construyeron los conductos de los inyectores a partir de unos de un camión Mercedes… En fin, que todo se hizo en casa, recurriendo a material de desguace y recuperando las piezas originales.

Los embragues se reconstruyeron, así como la caja de cambios. Conforme se iba montando se iban pintando las piezas; nunca se calcularon las horas invertidas, ¡para qué! pero os podéis imaginar que fueron las de muchos relojes. Al final se puso en marcha, todo funcionaba. Entonces comenzó el acondicionamiento del remolque para transportarlo, la reparación del hidráulico para los aperos de labranza, y en este punto os diré que se tuvieron que hacer para este tractor.

Por supuesto que los hizo Pedro a partir de su ingenio y de piezas que recuperó de la chatarra. Al final el tractor estaba operativo y con él se labró ese año la viña. Con el tiempo se hicieron más aperos y actualmente realiza todas las labores para lo que en su día fue fabricado.

filigranab

classic lamborghini tractor
Lecciones de manejo, mejor en en familia

Un tractor, tres aficionados

Es curioso que alrededor de este tractor confluyan tres generaciones: Pedro, su hijo Pere y el nieto Iván, que a pesar de su corta edad ya es capaz de manejarlo bajo la custodia de su padre; pero lo más envidiable es que los tres se entusiasmen por recuperar aquella maquinaria agrícola que hace más de sesenta años comenzó a mecanizar el campo español. Y ahora os contaré como se maneja:

La puesta en marcha el día que decidimos sacar las fotografías fue inmediata; el motor, tras los estertores del arranque, funcionaba con normalidad, se introdujo una marcha y a rodar en línea recta. El tractor dispone de tres embragues, a saber: uno que desconecta el motor de la caja de cambios como en cualquier otro tractor y dos más accionados por dos palancas a ambos lados del conductor que desconectan la tracción de las cadenas.

Si se quiere girar a la derecha, se acciona la palanca de embrague de ese lado y al contrario si el giro es a la izquierda. Si se quiere hacer un giro más cerrado simplemente se ayuda con el freno de pie de la parte hacia la que se quiere girar.

Es muy manejable pues parece ser que Ferruccio Lamborghini lo diseño principalmente para labrar las viñas de la Toscana…

Publicidad

Aunque parezca complicado debe de ser muy sencillo, pues durante la sesión de fotos comprobé como las cadenas pasaban por donde el conductor quería. Es muy manejable pues parece ser que Ferruccio Lamborghini lo diseño principalmente para labrar las viñas de la Toscana…

El tamaño es más reducido de lo que parece; de largo medimos 197 cm. sin aperos y el ancho total de borde exterior de cadena a cadena es apenas de 80 cm. Su potencia es suficiente a 2.200 rpm., rinde 30 CV y no debe de consumir mucho ya que se impulsa con un motor de dos cilindros refrigerado por aire.

El cambio de marchas dispone de ocho relaciones, cuatro largas y cuatro cortas que podríamos denominar reductoras. Intentando documentarme acerca del Lamborghini he tenido ocasión de comprobar la de historias que se tejen alrededor de este tractorcito de cadenas; tanto es así que he decidido dejar este espacio al entusiasta que se sienta interesado.

Y al hilo de este tema os diré que existe una página en la red con la participación de muchos aficionados, y que al descubrir que seguimos la línea de otros países en relación con el interés de la maquinaria agrícola antigua he decidido contaros en otra ocasión más historias de tractores.

filigranab

Catawiki  1170×150 2

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

¿Pero qué es esto? Citroën BX DeLorean

Post siguiente:

Gran Premio Recoleta Tigre 2015