toyota Sports 800
in

Me encantaMe encanta

Toyota Sports 800. El inicio del Waku Doki en los deportivos de la marca

En 1965 Toyota presentaba al Sports 800. Su primer deportivo de producción en serie, el cual mezcló una espectacular rebaja de peso junto a un motor bien afinado capaz de medirse con modelos superiores a pesar de ser un sencillo bicilíndrico de 789cc. Por todo ello, este modelo es una verdadera joya de la ingeniería japonesa, el cual funcionó tan bien que incluso algunos comisarios de carrera pensaron que todo se debía a una trampa.

Con más de cinco kilómetros de trazado, el Circuito de Suzuka es uno de los más importantes del mundo. Creado en 1962 como prueba de pistas de Honda, este trazado ha sido testigo de la F1 pero también del Campeonato Japonés de Turismos o los 1000 Kilómetros de Suzuka. Dos de las pruebas fundamentales para el desarrollo del automovilismo deportivo en Japón, esenciales para comprender la historia de Datsun, Honda o Toyota. Marcas que desde la expansión económica de los sesenta no sólo se han centrado en utilitarios masivos, sino también en deportivos bien afinados capaces de medirse con los europeos y americanos.

De hecho, en no pocos casos el comportamiento y consumo de los japoneses ha sido realmente asombroso. Siempre con una mezcla de rigidez y poco peso capaz de sobrellevar la potencia de motores con gusto a subir de vueltas. En ese sentido, uno de los mejores ejemplos se dio durante los 500 Kilómetros de Suzuka en 1966. Una de las primeras pruebas en las que el novedoso Toyota Sports 800 se medía con los Datsun Fairlady 1600 o los Honda S600. Dos pequeños deportivos con motores de cuatro cilindros en línea puestos en jaque por el ingenio bicilíndrico 2U de Toyota. Eso sí, propulsando los tan sólo 580 kilos del Sports 800.

Dato que le permitía marcar consumos de 3’2 litros a los 100 para sospecha de los comisarios de la carrera. Convencidos de la instalación de algún depósito de gasolina oculto gracias al cual no necesitaba parar tanto como sus competidores. Así las cosas, la organización hizo parar al Toyota Sports 800 tras la vuelta 84 para inspeccionarlo con calma. Tras ello no encontraron nada sospechoso. Simplemente el resultado de la audacia demostrada por los ingenieros de Toyota. Los cuales crearon con este modelo no sólo su primer deportivo en serie, sino también la definición de lo que iba a ser el diseño de los siguientes.

toyota Sports 800

TOYOTA SPORTS 800. EL TRIUNFO DE LA LIGEREZA

Puestos a escoger el deportivo japonés más significativo podríamos estar horas debatiendo sobre ello. Sin embargo, lo cierto es que respecto a cuál mostró el desarrollo de la industria nipona no existe duda: el Toyota 2000 GT. Un vehículo sensacional que puso a Japón en el mapa de los superdeportivos, combinando una gran manejabilidad con la potencia y alegría de sus seis cilindros en línea. Una forma de hacer las cosas que ya había tenido su ensayo dos años antes -en 1965- con el Toyota Sports 800. Y eso que mecánicamente no tienen mucho que ver, aunque sí en lo que se refiere a lograr buenos resultados sin partir de una potencia excesiva.

Para ello todo se pone en manos de dos características. La primera es el peso. Algo que se ve muy bien en lo escueto del Toyota Sports 800, siendo exactamente 100 kilos más ligero que el Lotus Elan. Un deportivo de 1962 con el cual Colin Chapman se encontraba especialmente orgulloso en lo referido a su mejora obsesiva de la relación peso/potencia. Además, la batalla de tan sólo dos metros aseguraba un comportamiento eficaz en curvas. Respecto a la segunda característica todo tiene que ver con lo bien afinado que esté el motor para trabajar en altos índices de compresión.

De esta forma, la precisión de ajustes en el motor 2U daba 45CV llegando en unidades de competición hasta los 70. Más que suficiente para mover con alegría al Toyota Sports 800, el cual aún con su motor plano de dos cilindros y 789cc era capaz de medirse con deportivos mucho más potentes. Sin duda una de los diseños deportivos más ingeniosos de los sesenta, el cual nos recuerda a lo que hacía Abarth con los FIAT 600 debido a que también se usan elementos provenientes de coches populares como base. Y es que, aunque el Sports 800 fue el primer deportivo en serie hecho por Toyota su bloque motor es el mismo que propulsaba a los compactos Publica P10.

WAKU DOKI O LA EMOCIÓN DE CONDUCIR

Aún a riesgo de perder la imparcialidad, diremos que el automovilismo nipón tiene como virtud poner su avanzada tecnología al servicio de las sensaciones. De esta forma, incluso en deportivos populares como el Mazda MX5 puedes encontrar una respuesta ágil y vibrante responsable de seducirte desde la primera curva. En el caso de Mazda esto se denomina Jinba Ittai. En alusión al viejo principio de caballería por el cual jinete y montura habían de ser uno. Una filosofía de marca relacionada con la de Honda, aunque en este caso los de Tokio prefieren llamarlo Waku Doki. Otro término de la cultura tradicional nipona, el cual sirve para designar la emoción producida por un estado de efervescencia.

toyota Sports 800

O lo que es lo mismo, la aparición de la adrenalina cuando el motor sube de vueltas. Una mezcla de alegría y emoción que ha sido el objetivo perseguido en los deportivos de Toyota desde el Sports 800. Logrado en este caso con la ligereza y los ajustes mecánicos que antes comentábamos, pero también complementado por un buen diseño aerodinámico. Moldeado por Tatsuo Hasegawa y dotado de un ingenioso panel de techo desmontable ideado meses antes de la presentación del primer 911 Targa en 1965. Otra de los atributos de seducción del Toyota Sports 800.

Un coche donde la eficiencia llega a límites insospechados gracias a la aplicación de soluciones tan ingeniosas pero llamativas que hicieron de este coche un modelo sólo comercializado en Japón. Algo que quizá venga por la inseguridad que en el aquel momento tenían las marcas niponas a la hora de distribuir en Occidente. Pero en lo cual también influyó lo específico del nicho de mercado al cual se dirigía el Sports 800. Una situación similar a la que en 1991 experimentó el Honda Beat. Sin duda uno de los modelos que, aún décadas después, seguían debiendo mucho al camino abierto por el Toyota en el mundo de los Kei Cars con ínfulas deportivas.

Imágenes: Garagisti / Toyota

P.D. La unidad usada para ilustrar este artículo ya ha aparecido en otras publicaciones de La Escudería. Concretamente en el reportaje sobre la Feria de Oporto 2021 con fotografías de Sergio Calleja. Actualmente se encuentra a la venta en Garagisti -Lisboa-, siendo una extraña pieza para entendidos más aún dentro del mercado europeo. Recordemos que del Toyoya Sports 800 sólo se fabricaron poco más de 3.000 unidades principalmente destinadas a su mercado nacional.

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

51kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.2kFollowers