Liberty 750×184

Tour Auto Optic 2000, a un ritmo frenético

Retromovil 2020 Medio


La versión conmemorativa del Tour de Francia automovilístico se celebra desde 1991 sin interrupciones, aunque el evento en sí -antes de ser considerado histórico- tuvo un carácter intermitente. Desde su inicio en los años 20, en 1937 se produjo una primera interrupción tras 19 ediciones celebradas; el tour se reemprendió en 1951 –saltando 1955- para detenerse de nuevo 13 años más tarde cuando la prueba se encontraba en su más claro apogeo…

En 1969 resurgió bajo un reglamento que permitía codearse al Citroën DS con los Sport Prototipos, tal y como ocurre en la prueba actual y, sin embargo, todo terminó en 1986 con la victoria de Chatriot-Périn y su Renault 5 Maxi Turbo en medio de la indiferencia general. Cinco años después se desempolvaría el concepto pero enfocándolo a vehículos clásicos.

Un organizador de envergadura

Desde hace ya varios años el organizador del Tour Auto es la empresa francesa Peter Auto, que lidia estupendamente con la problemática de montar un evento de estas magnitudes, con casi 250 participantes entre las categorías de competición y regularidad, y eso que la inscripción ronda la nada desdeñable cifra de 7.000 euros.

Este año, como en otras ocasiones, el Tour ha estado dividido en 5 etapas (del 20 al 25 de abril, sí, ya sabemos, vaya horas) comenzando como siempre con la exposición de los participantes en el magnífico Grand Palais de París y terminando al sur, concretamente en la localidad costera de Biarritz, con vistas al Atlántico.

Jornadas agotadoras en Tour Auto 2015

Las jornadas son maratonianas, de 7 de la mañana a 9 de la noche, son quizá demasiado largas para el número de pruebas disputadas; máxime cuando hay dos especiales de carretera y un circuito diarios. Hablando de trazados, este año se visitaron el mítico “Magny Cours” seguido del de Charade, el de Albi y el de Pau Arnos, por este orden.

Aunque un día no hubo circuito, es en ellos donde se juega el resultado final de competición, tanto por la acumulación de tiempos como por las averías y accidentes. Y eso que en los tramos de carretera este año se produjeron importantes accidentes como el que sufrió el Lotus Elan de Jean Legras y Jean Philippe Debrie, el cual quedó destrozado al empotrarse contra un quitamiedos.

Maquinaria e instrumentación añeja

Los participantes –en su mayoría franceses y belgas- acuden año tras año a Tour Auto con máquinas de primer nivel. Entre los “modestos”, este año abundaban los Lotus y Alfa Romeo de los 60 y 70; y pasando a máquinas de mayor nivel, sorprendía el número de AC Shelby Cobra y Ford GT 40, sin olvidar los varios Jaguar Type E Lightweight o valiosísimos Ferrari y Porsche de los 60 y 70.

Y entre ellos, alguna pieza menos vista pero no menos interesante como son los Ligier-Cosworth JS2 o los Jidé 1600 con motor Alpine Renault, ambos de fabricación francesa. Y también hay que señalar la gran cantidad de participantes que acuden con venerables monturas de los años 50: Este año había unos cuantos Jaguar XK, algún Alfa Romeo 1900 o Ferrari 225 y un interesante Osca 1500, por poner solo algunos ejemplos.

Aunque los coches de competición ocupan tres categorías completas, las dos de regularidad cuentan con más o menos el mismo número de participantes. De este modo, el organizador, Peter Auto, se asegura de que no concurran solo pilotos “profesionales”, para lo cual además ha eliminado los aparatos de medición limitando los cronómetros a los de aguja y ocultando las distancias de los tramos en los roadbooks.

Los vencedores del Tour Auto 2015 han sido, por categorías: Jean-Pierre Lajournade/Christophe Bouchet con su Jaguar E Type en “Competición VHC”, Philippe Vandromme/Frédéric Vivier con su Ford GT40 en “Competición G1 y G2”, Christophe Van Riet/ Kristoffer Cartenan con Porsche 911 en “Competicion H1, H2”, Jean-François/François Nicoules con Alpine A110 1600Sn en “Regularidad N1 81” y Frederic Puren/Caroline Bertrand con su Porsche 356 pre A en “Competicion VHC”.

Y no olvidemos que los participantes no solo habrán disfrutado de los autos antiguos y la competición: al Tour de France también se va a comer estupendamente, alojarse en preciosos castillos y beber champán, que se sirve incluso en los parques cerrados.

 

Accede a más fotos de Tour Auto 2015…

 

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Angel Sánchez, un tipo auténtico

Post siguiente:

Impalada 2015: Cientos de Impalas en Barcelona