Liberty 750×184

Bonhams subasta el Maserati Boomerang por 3,3 millones de euros

El Boomerang es un prototipo matriculable de los años 70 cuyos primeros dueños ¡fueron españoles! En su época ya pagaron un alto precio, el cual parece que se mantiene.

Retromovil 2020 Medio


El pasado fin de semana, en el concurso de elegancia de Chantilly, la casa subastera Bonhams vendió el célebre Maserati Boomerang (1971) por 3.3 millones de euros. Se trata de todo un icono del diseño de los años 70 pergeñado por Giurgetto Giugiaro que, como muchos de vosotros sabréis, fue vendido nuevo en España.

En efecto, al estar asentado sobre el chásis y la mecánica del Maserati Bora es matriculable y, como tal, puede circular en carretera abierta. Toda una excentricidad que, como desvela Autódromo en su último número, llevó a un rico comerciante bilbaíno apodado Manolito «El Honrado» a hacerse con él tras el Salón de Barcelona de 1973, en el que había sido expuesto y puesto a la venta por el astronómico de 5 millones de pesetas.

Pongámonos en situación: Una especie de platillo volante con motor V8 de 4.7 litros rugiendo por una España repleta de 600 en la que las importaciones estaban por regla general prohibidas… El Maserati Boomerang tuvo que causar verdadera sensación entre nuestros ancestros.

Al poco tiempo, el Maserati Boomerang cambió de manos siendo comprado por un compositor argentino afincado en Madrid por ¡8 milloners de pesetas!; posteriormente, en 1975, sería vendido por un comerciante valenciano a su último propietario español. Por lo visto el motor estaba averiado y lo repararon de aquella manera, es decir, con piezas de otros coches… Difícil asunto que no fue solventado hasta que en 1981 un alemán se hizo con él y lo restauró por completo.

Lamentablemente, para entonces el Maserati Boomerang ya estaba fuera de nuestras fronteras. Después de peregrinar por los mejores concursos de elegancia del mundo, y ya por último, ha sido recientemente subastado por Bonhams alcanzado una puja de nada más y nada menos que 3.3 millones de euros. En su línea, sin duda.

Bonhams subastá también un Bugatti de Nicholas Cage

Lo cierto es que la subasta de Chantilly, aunque pequeña, contó con piezas de excepción. Dificílmente se puede pasar por alto la presencia de todo un Bugatti Type 101C coupé Antem de 1954 ex-Nicholas Cage -sí, parece que él también le da a estas cosas-, ejemplar tardío que finalmente no se vendió pero que hace que uno se pregunte, al menos estéticamente, cómo pudo hundirse la marca.

Tampoco hubo suerte con un Alfa Romeo 1900 C Super Sprint Coupé de 1959 carrozado por Ghia, aunque se tratase de uno de los cuatro coupés SS que se conservan de los tan sólo cinco construidos; ni con el pequeño OSCA 1600 GT Coupé de 1961, un exclusivo deportivo carrozado por Touring que recuerda a los Pegaso Z-102. OSCA es la enseña tardía de los hermanos Maserati, quienes abandonaron su marca en la posguerra para lanzarse a una nueva aventura.

El último de los malditos -por no haberse vendido- que mencionaré es un precioso Aston Martin DB2 Sports Saloon de 1951, una unidad de las primeras que luce una atípica parrilla frontal «washboard».

Ventas de Bonhams en Chantilly

Pero vamos con los lotes que sí se adjudicaron: Para empezar, me gustaría destacar un Citroën DS 19 Cabriolet de pre-serie, de nuevo un ejemplar tempranero que cambió de manos por 230.000 euros. Por un otro lado, debió de ser complicado resistirse a los encantos de un AC ACE Bristol de 1959, o de un Bentley S3 Continental Cabriolet «ojos de chino» de 1962.

Mención aparte merecen el Lancia Aurelia B52 Coupé de 1951 con carrocería única de Bertone en tres volúmenes y que se vendió en 172.500 euros; o el Maserati Mexico de 1968, prototipo único de la carrocería Frua cuya belleza facilitó el que el mazo bajara en 621.000 euros, si no me equivoco todo un record para el modelo.

Por último, me niego a dejar fuera el imponente Mercedes 500K Cabriolet de 1934, portento de la ingeniería alemana de la época cuya adjudicación por 609.500 totalizó junto con la del resto de lotes vendidos una cifra de ventas de 7,5 millones de euros. Y es que parece que ir a Chantilly renta.

Si el lector quiere consultar los resultados completos de la subasta, le animo a hacer click aquí.

*Texto: Javier Romagosa / Fotos: Unai Ona

 

Más fotos de la subasta…

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

II Concurso de Elegancia de Chantilly, todo un atracón de clásicos

Post siguiente:

¿Quieres saber cómo funciona un diferencial?