ClassicMadrid Medio

Una caja de sorpresas

La unidad probada B-6593-CZ está equipada con el motor más potente, el de 1.438 c.c., y fue matriculada en Barcelona el 30 de junio del 1978. Llevaba años buscando por Internet un coche como éste… pero no lo acababa de encontrar o si no me pedían un precio desorbitado. Aunque fuese un modelo escaso, lo quería encontrar perfecto, que no estuviese restaurado y, además, en un color que me gustase -me daba igual el azul metalizado, el champagne o el verde Kent.

Curiosamente, en un foro conocí al propietario de un vehículo que satisfacía mis pretensiones y que se veía obligado a venderlo por la dinámica de la crisis que aún hoy perdura. No ponía facilidades, y al final organizó una especie de casting para su joya en el cual yo no era el primero, tenía el Bocanegra varios pretendientes antes. Me imagino que adelanté posiciones cuando me preguntó qué pensaba hacer con el coche si me lo quedaba, a lo que le contesté que ya tenía su sitio de honor preparado al lado de otro de mis coches preferidos, el Jeep CJ-3 militar. Le aseguré que conmigo estaría como un príncipe.

Mis palabras debieron conmoverle, aunque todavía tenía una chica delante que lo probaría antes que yo. Las circunstancias quisieron que ella, a la que también le gustaba el modelo, se acabase de sacar el carné de conducir, y claro, aunque el Seat Sport era un prodigio de estabilidad en su tiempo, se debe estar acostumbrado a los clásicos para poder apreciarlo. Si lo comparas con los vehículos actuales, lo cierto es que no da la sensación para nada de estar asentado en la carretera.

Pie de foto
La unidad objeto de prueba se conserva en un excelente estado
original. El cuentakilometros marca apenas la cifra de 21.600

Yo uso habitualmente como coche de diario un Mercedes Clase E, y es que te bajas de él, te montas en el Boca y parece otro mundo. Nada mas yendo a 120 Km/h, con algo de curvas te parece estar en plena carrera; he ido con acompañantes en calzadas reviradas que creían asustados que le estaba dando demasiada caña.

Y es cierto, a 120 Km/h, en cuarta -recordemos que la caja de cambios del Sport es de cuatro velocidades-, pasas ampliamente de las 4.000 vueltas en un coche que no está insonorizado como los de ahora y en el que la suspensión tampoco tiene nada que ver con lo actual. Entonces, la sensación de velocidad se multiplica y, como corras un poquito, te parecerá estar participando en un rally. El bramido del motor es una maravilla, salvo que tengas que realizar un viaje largo, ya que entonces es un verdadero martirio.

En definitiva, la chica no se veía segura con el coche, por lo que me tocó el turno a mí. Ni que decir tiene que lo dejaba su dueño a un precio competitivo porque le hacía falta el dinero, y que yo sabiéndolo no le regateé. Me hice con el Sport de las fotos el 14 de abril del año 2012, y su apenado dueño me hizo prometerle que si algún día me deshacía de él, le contactaría para que me lo volviese a comprar.

Pie de foto
A la izquierda, la chapa de Inducar. Las llantas refrigeraban bien unos frenos resistentes

En nuestro hobby cada uno se marca las metas. A unos les valen los clásicos restaurados, a otros le gustan restaurarlos ellos mismos, y a otros incluso no les importa que tengan añadidos, alerones e incluso tuning en su carrocería, interiores o equipamiento. A mi, por suerte o por desgracia, me gusta lo más complicado, el coche original 100%, no restaurado y en el mejor estado posible. Por eso me costó tanto encontrar éste.

La unidad B-6593-CZ parece nacida para trasmitir la Historia. Ha servido tanto para reportajes periodísticos como de modelo en Wikipedia. Incluso se ha utilizado como prototipo para videojuegos…

Prestaciones, comparativa y comportamiento

Se detalla a continuación una tabla donde se pueden ver las prestaciones puras del Seat Sport 1430 en relación con sus competidores europeos del año 1977. Recordemos ahora, además, que muchos de los modelos reflejados no se comercializaban en España.

EL SEAT SPORT FRENTE A SUS RIVALES. PRESTACIONES PURAS
COCHECILINDRADA
(EN CC)
CV / RPMVELOCIDAD (EN KM/H)ACELERACIÓN (0-100 KM/H)
Seat Sport 14301.43877 / 5.60016511,7
Ford Capri GL 2.61.57672 / 5.20015815,1
Mitsubishi Celeste ST1.57073 / 5.00016013,5
Opel Kadett1.56675 / 5.20016013
Opel Manta L 1.2 S1.18760 / 5.40014719
Toyota Celica1.58875 / 5.20016014
Volkswagen Scirocco GT1.45775 / 5.20016014
Alfasud Sprint 1.31.28675 / 6.00016512,5
Datsun Sunny Coupé1.38767 / 5.75015514

Si ya en Europa era el mejor dentro de su segmento, donde tan sólo se acercaba el Alfasud Sprint, en España podemos decir que en la producción nacional no tenía rival. Ganaba en todo excepto en velocidad punta, categoría en la que lo aventajaban dos modelos que citaremos más adelante. Su comportamiento, por tanto, está de acuerdo con su agresivo aspecto.

El Seat Sport 1430 posee una mecánica portentosa, comenzando por la elasticidad, continuando por la potencia bruta de las altas prestaciones y finalizando por una transmisión -con sincronizaciones de 1ª y 2ª Borg Warner, y de 3º y 4ª tipo Porsche- de manejo agradable. Dado el peso del vehículo, de tan solo 800 kilos según catágolo -810 Kg. reales con el depósito lleno-, los 77 CV dan para una relación peso/potencia de 10,38 Kg/CV.

Con este excelente ratio, donde aproximadamente cada caballo debe mover tan solo 10 kilogramos, su desempeño en ruta es brillante, como corresponde a un vehículo de aspiraciones deportivas.

La tracción delantera y el reparto de pesos favorable al eje delantero determina un comportamiento típicamente subvirador. La suspensión independiente a las cuatro ruedas proporciona un buen agarre, no siendo el Bocanegra en absoluto peligroso, pues goza de una gran estabilidad.

Pie de foto
En prestaciones puras casi no tenía rival, mientras que su comportamiento en ruta raya a la misma altura

En cuanto al consumo, es excelente, y eso que no se trata de un utilitario sino de un coche de capricho. Según pruebas realizadas por la publicación Autopista en 1977, arroja un gasto de 6.39 L/100 Km., que era hasta la fecha el segundo más bajo obtenido, ya que con la prueba del 128/3P-1200 se logró 6,35 L/100 Km. En pruebas con el 128-1430, el Fiesta 957 o el SEAT 127 los consumos fueron mayores, quedando comprendidos entre 6,6 y 6,7 L/100 Km.

Volvamos al asunto de la velocidad. Aunque el fabricante anunciaba 165 Km/h, Autopista cronometró al Sport a 700 metros de altitud y con una temperatura entre 25 y 30 grados centígrados a 171 Km/h reales, por encima de las 6.500 r.p.m. y sobrepasando por tanto la tolerancia del velocímetro graduado hasta 180 Km/h.

Según las pruebas realizadas por la misma publicación a los coches producidos en España en 1977, el Sport 1430 sólo era superado en velocidad punta por el FL-80 y el Citroën CX. Y en aceleración y reprise, tan sólo por el FL-80. Había dos vehículos más producidos en el país por parte de Renault, el Alpine y el R5 TS, que no fueron comparados en los tests ya que FASA no los cedía ni a expertos ni a prensa del mundo del motor. Como contrapartida, tampoco éstos contaban con ellos.

 

Continúa en la Página 4…

 

Catawiki 750

6 Comentarios

  1. Ene 29, 2014 en 23:45 — Responder

    Para hacer honor a que soy una fémina… tengo que reconocer que no tengo ni idea de coches. Me gustan por su aspecto o por sus líneas o por su color o por su dueño… Pues bien, tal y como le ocurrió al propietario de este coche, al ver las fotos y leer su historia, me ha dado un auténtico flechazo, es increíblemente bonito, y por las prestaciones que tiene según se describe en el artículo, debe ser toda una aventura conducirlo o montarse en él.
    Alucinante el artículo y todo un descubrimiento el vehículo. Me ha encantado la historia del propietario desde que era pequeño y conoció el coche por primera vez -¿seguirá conservando la miniatura con pegatinas de carreras?- hasta cómo pretendió vender el que le regaló su madre para comprar el de sus sueños, de precio inalcanzable en aquella época, como lo buscó, cómo lo encontró, cómo lo compró y el vínculo que se produjo con su antiguo propietario y la anécdota de la chica de la autoescuela que lo que buscaba era un clásico llamativo. Tengo que decir que auténtico flechazo, el coche me ha enamorado por sus líneas, por su color, por su aspecto y por su dueño!! Ahora ya he cambiado de coche favorito, BOCANEGRA, me gusta hasta el nombre!!

    • Javier Romagosa
      Feb 3, 2014 en 1:02 — Responder

      A mi lo que me gusta es tu comentario, sí señor. Has captado perfectamente la esencia del artículo y cada una de los pequeños matices de que su autor pretendía sembrarlo.

      Quién sabe, igual si que sabes algo de coches…

      Un saludo!!

  2. Jose Antonio Rodríguez
    Feb 12, 2014 en 16:01 — Responder

    Buenas tardes:

    Muchas gracias por tus amables palabras. La verdad es que he efectuado el
    artículo con amor y la pasión que le pongo a lo que hago.

    Y es que el coche ha sido un amor idílico desde hace tanto tiempo…

    Por otra parte pongo textual lo que me comenta el autor del único libro que existe sobre el Bocanegra sobre el coche y su anécdota sobre la prestigiosa revista Motor Clásico:

    «Quizás hay una anécdota que desconoces (no sé si Francisco, el chico que te lo vendió, te lo llegó a contar). Cuando hace un par de años la revista decana del automovilismo clásico en España (Motor Clásico) tenían en cartera hacer un Dossier al bocanegra, contactaron conmigo para que les pasase información gráfica y para que les ayudase a localizar dos buenas unidades de bocanegra (una 1200 y otra 1430) en los alrededores de Madrid. Era interesante, también, que fuesen de colores lo más dispares posibles entre sí (por lo de las fotos). Del 1200, no tuve duda: el precioso 1200 Sport de 1976 del forero ‘Coloreros’ que yo mismo tuve oportunidad de conducir por las calles madrileñas hace ya unos años, y en cuanto al 1430 pensé en dos unidades: la tuya (entonces de Francisco) y la del socio del Club Manuel Sousa (verde la tuya, roja la de Sousa). Decirte que finalmente tu unidad fue descartada por la bola de remolque (daba mala imagen) y al final el 1430 Sport rojo de Manuel Sousa fue el co-protagonista en el Dossier de Motor Clásico.

    No sé si conocías esta anécdota, pero por si acaso aquí la comparto, suponiendo que te gustará conocerla

    Bueno añadir que si hubiera sido mío entonces y si se trataba de salir en Motor Clásico, yo le hubiera quitado la bola.

    Saludos.

  3. Jul 27, 2014 en 19:50 — Responder

    Precioso tu boca, y tu historia.
    Yo también nací enamorado del boca, y como no he tenido la ocasión de tenerlo todavía, quién sabe si no podre ya conseguir uno. El tiempo lo dirá.
    Que disfrutes el tuyo muchos años!
    Un saludo.

    PD: Te enlazamos en un proyecto que tenemos entre manos, llamado Centímetros Cúbicos, de momento en facebook:
    https://www.facebook.com/2000centimetroscubicos

  4. José Francisco Nuñez Roidriguez
    Ago 14, 2015 en 21:50 — Responder

    tuve el placer de tener uno en color blanco 1200, solo puedo decir que me salvo la vida al protegerme en un acidente, lo arregle por que estaba enamorado de el, pero ya nunca fue lo mismo.
    No os podeis imaginar lo que significaba conducirlo por las carreteras en los pueblos de Galicia, fuimos tres amigos con el mismo coche, dos 1430, un verde botella, un verde Galicia y mi 1200. me encanto leer el articulo y vuestros comentarios.
    Es cierto, en vigo un piso costaba 400.000 mil pesetas, pero nunca me arrepentire. Tenia 18 añitos y fue una locura en los años de la movida. Gracias a todos por emocionarme.

  5. miguel
    Oct 5, 2015 en 21:49 — Responder

    Tuve la suerte de conseguir uno de segunda mano en los 80.Estaba enamorado de el,me arte de llorar cucando se me quemo.Me sigo acordando mucho de el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

XVII Monte-Carlo Histórico

Post siguiente:

Interclassics & Topmobiel, la bolsa de Maastricht