Liberty 750×184

Rolls-Royce Merlín V12: Un Empuje Difícil De Gobernar

El motor Rolls-Royce Merlin V12 es uno de los grandes hitos en la ingeniería británica. Un ingenio aeronáutico de 27 litros que Jay Leno ha conseguido llevar a la carretera sobre un chasis de 1934. Eso sí, el enorme par motor del Merlin ha dado no pocos problemas...

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

FOTOS ROLLS-ROYCE 1934 V12 MERLIN: JAY LENO’S GARAGE

Independientemente de las prestaciones hay motores realmente míticos. El Cléon-Fonte “Sierra” de Renault, el Small-Block de Chevrolet, los V12 Colombo de Ferrari… Sin embargo, todos éstos quedan en segundo plano cuando analizamos el motor que ganó la Segunda Guerra Mundial. Estamos hablando del Rolls-Royce Merlin. Una bestia de 27 litros y 12 cilindros -cada pistón mueve 2’25 litros- responsable de motorizar aviones como el Spitfire o el Hurricane.

Y eso sin contar que la versión de este motor construida por Packard -V-1650- movía al caza americano P-51. En suma, uno de los grandes hitos de la ingeniería anglosajona testigo de las batallas aéreas más importantes de la última contienda mundial. Se construyeron un poco menos de 150.000, sirviendo durante décadas en multitud de fuerzas aéreas. Por tanto aún sigue siendo relativamente común verlo volar, aunque sea en alguna conmemoración bélica.

Pero… ¿Verlo montado sobre un chasis de automóvil? Bueno, como decía el torero “hay gente pa’tó” y uno de ellos es Jay Leno. En uno de sus últimos programas nos ha presentado este Rolls-Royce 1934 con motor Merlin V12. Una creación artesanal y a medida que ha costado años de trabajo. Si podemos definirlo como restomod, creemos que es uno de los más alucinantes en los últimos años.

REVENTANDO CAJAS DE CAMBIO CON UN PAR MOTOR DE 2300 NM

Esto de los motores aeronáuticos aplicados a la automoción viene de lejos. Pero aquí tenemos que diferenciar entre dos planteamientos. Por un lado están los vehículos pensados para batir marcas de velocidad punta. Esto fue muy común hasta los años 30 y, por ejemplo, generó coches como el Botafogo o el Mefistófeles, ambos con un motor de avión FIAT A.12.

Por otro están los vehículos de alta gama pensados para poder ser utilizados digamos que con mayor flexibilidad. En ese sentido tenemos el Hispano-Suiza H6 lanzado en 1919, propulsado por un V12 creado por Marc Birkigt para el caza británico S.E.5a. Eso sí, cortado por la mitad hasta dejarlo en un seis cilindros. ¿Qué nos quiere decir esto? Pues que con el inmenso par motor de una mecánica aeronáutica más te vale montar una transmisión a prueba de bombas.

rolls royce v12 merlin jay leno

Precisamente éste ha sido el mayor desafío para Jay Leno en la concepción de este coche. Adquirido en Inglaterra hace unos 30 años, lo que de entonces era un proyecto sin rematar montaba el V12 Merlin sobre un chasis Rolls Royce Phantom II unido a la caja de cambios de un Jaguar XJ120. Obviamente ésta no soportó el inmenso par motor de 2300Nm, haciéndose añicos en cuanto Jay Leno engranó la segunda marcha.

Para que te hagas una idea, el Ferrari La Ferrari actual llega a un par motor de 700Nm. Menos de tres veces lo que desarrolla el Rolls-Royce Merlin. Una enorme fuerza que sólo ha podido ser domesticada a través de una transmisión New Venture Gear 5600 de seis velocidades. La misma que monta la inmensa camioneta Dodge RAM 3500. Los datos son de infarto, pero según lo que vemos en la prueba “el empuje se siente como si la misma mano de Dios te impulsara”. Y eso que el motor está limitado a “tan sólo” 1.000CV.

rolls royce v12 merlin jay leno

ROLLS-ROYCE PHANTOM II MERLIN V12: ESTÉTICA DE PREGUERRA, INNOVACIONES ACTUALES

Aunque este Rolls-Royce 1934 V12 Merlin tiene toda la apariencia de haber venido directamente desde los años 30, lo cierto es que muchas de sus partes son plenamente actuales. Al fin y al cabo su construcción se ha demorado durante 11 años, transcurridos desde que empezaran a trabajar en serio allá por el 2008. Es por ello que, además de contar con una transmisión actual, monta discos de freno actuales en las cuatro ruedas.

Una prudente decisión teniendo en cuenta que el conjunto marca en báscula 2.180 kilos, casi 800 de los cuales pertenecen en exclusiva al motor V12 Merlin. Un motor alimentado por cuatro carburadores Weber creados por una impresora 3D a fin de resolver ciertos problemas de alimentación. Algo que se une a unas nuevas llantas más resistentes y un mejorado sistema de refrigeración, entre otros.

Todo ello cubierto por la elegante y muy lograda carrocería en aluminio realizada en exclusiva para este modelo. En suma, un restomod espectacular tanto por la estética como por el logro de conseguir domar semejante par motor sobre el chasis de un Rolls-Royce Phantom II. Eso sí, escuchándolo en marcha queda claro que no puede negar su origen: suena como uno de aquellos míticos Spitfire justo antes de lanzarse a la Batalla de Inglaterra.

Catawiki 750
Post anterior:

Recuperado: El Mitsubishi Galant VR4 de Ricardo Avero vuelve a las carreras

Post siguiente:

El 'Encuentro del Siglo' del Centenario Citroën