Lago de Madine, con los pies en el suelo

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

El simpático club de aficionados a los vehículos antiguos denominado Les Bielles Meusiennes es uno de tantos de los que existen en el norte de Francia, pero tiene la peculiaridad de organizar cada año (desde hace 29) una de las concentraciones de coches populares más multitudinaria en su especialidad.

Miles de aficionados, mayoritariamente franceses como es lógico, pero también belgas, franceses, holandeses (y de manera más aislada británicos, junto con algún italiano), responden a la llamada anual del lago de Madine, situado en lo que podríamos llamar una región de la Francia profunda entre las importantes ciudades de Nancy, la capital histórica de Lorena, y Metz, en la prefectura de Mosela.

Lejos de los grandes ejes de autopistas que son la A31 (norte-sur) y la A4 (este-oeste), enclavado en el centro del Parque Natural Regional de Lorena, el lago de Madine ha quedado protegido de las grandes invasiones turísticas y conoce un desarrollo moderado de carácter regional, lo cual le ha permitido conservar sus particularidades paisajísticas, urbanísticas y sociales. La sociedad predominantemente rural vive al ritmo de los tractores y las explotaciones ganaderas.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Simca 1200S coupé, del tablero de diseño de Bertone, a orillas del Lago

Al hablar de Madine, el nombre de otro lago nos viene a la memoria; es el lago de Como, en Cernobbio (Italia), donde tiene lugar el conocido concurso de elegancia de Villa d’Este.

Antes de seguir adelante, observaremos que Como y Madine se encuentran en las antípodas el uno del otro en términos automovilísticos, siendo precisamente esa circunstancia la que confiere a Madine su atractivo especial. Imaginemos un cuadro del Greco, a quien le gustaba jugar con lo celestial y lo terrenal. En ese cuadro, Villa d’Este sería el paraíso, la parte superior, representando lo espiritual y sublime, mientras que Madine sería la realidad terrenal que ocupa la mitad inferior del cuadro, la que nos es más cercana, cotidiana y auténtica.

En el mundo de las exposiciones y concentraciones de automóviles clásicos, antiguos, históricos, viejos, pasados de moda o como les queramos llamar, el lago de Madine representa a quienes tienen los pies en el suelo, se manchan las manos de grasa para que el motor funcione, utilizan sus vehículos sin creerse que sean obras de arte y si la carrocería tiene un rasguño o la pintura no tiene diez capas de laca perfectamente abrillantada cada diez minutos, esto es algo que no les quita el sueño.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Ambiente campestre alrededor de un Cadillac cabriolet de 1955

Al borde de la trigésima edición

Rétro Meus’ Auto es el nombre de una concentración de coches clásicos o de coches que sencillamente han acumulado más de treinta años en sus costillas o, como diría el organizador, en sus bielas, pero que se resisten a abandonar las carreteras para que los depositen en museos o en cajas fuertes y convertirse en objetos de especulación.

La vigésimo novena edición de Rétro Meus’ Auto se celebró con su éxito popular acostumbrado en las orillas del lago de Madine los días 14 y 15 de junio de 2014, registrando la llegada de los más variados tipos de coches, donde todas las marcas de mayor divulgación estaban representadas, en particular y especialmente las francesas. Madine es un libro abierto de la historia del automovilismo francés y sus marcas asequibles y de producción masiva, como las conocidas Renault, Citroën y Peugeot, los tres mosqueteros de la industria francesa; pero también de otras que conocieron tiempos de mayor esplendor y han caído en el olvido, como Simca, Panhard o Salmson.

Las grandes zonas cubiertas de hierba que dejan libre acceso a los bañistas más valientes al borde del agua, son invadidas por un tropel de coches que siempre llegan conducidos por carretera y no subidos y remolcados en plataformas, como suele ser frecuente en otros acontecimientos de mayor prestigio. Los participantes llegan la víspera y acampan bajo sencillas tiendas ante las que siempre hay lumbre para una barbacoa, provisiones variadas y buenas cantidades de vino y cerveza, sólo durante el tiempo que los coches permanecen en reposo, para no ofender al código de la circulación.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Triumph Herald cabriolet y mesa de celebraciones, de las que abundan en todo el perímetro de 20 Km. del lago

Lo único que piden los participantes a la providencia es que no llueva y pasar el fin de semana con la ropa seca, lo cual raramente ocurre. Pero incluso bajo los aguaceros más copiosos, las actividades programadas tienen lugar, como el desfile del domingo con música en directo para la entrega de premios. Afortunadamente, en junio de 2014 se está conociendo un tiempo espléndido en el norte y noreste de Francia y el sol recompensó con su presencia a los fieles participantes.

Un gran mercadillo de piezas de repuesto y artículos de colección se desarrolla de modo paralelo a las exposiciones de coches, siendo uno de los pocos lugares de Europa donde todavía es posible regatear y ajustar los precios a la baja con los vendedores, siempre dispuestos a hablar con los clientes e intercambiar opiniones de un modo desinteresado. Los precios son razonables y las piezas se venden como lo que son, piezas de desguaces, usadas y para que sirvan para mantener los coches en funcionamiento, no como piezas de museo a los precios disparatados que se practican en otras ferias.

Es cierto que los expositores se ahorran el precio del alquiler de los puestos, que son gratis, mientras que en pabellones cerrados hay que cargar en la mercancía el precio del alquiler. Sea como fuere, si alguien está restaurando un coche de marca francesa, posiblemente encuentre en Madine las piezas que le hagan falta y más baratas que en ninguna otra parte.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Es uno de los pocos lugares de Europa donde todavía es posible regatear y ajustar los precios a la baja

Para el público, el acceso es libre, no hay que pasar por taquilla a comprar la entrada. Sólo se piden 4 euros por el aparcamiento de un coche… para dos días. Es difícil hacerlo mejor. Si en un coche llegan cuatro personas y visitan el lugar dos días, el precio de acceso es de 0,50 euros por persona. Reconozco que esas tarifas no se han visto desde hace muchos años.

Las marcas francesas

En cuanto a la presente edición, para proceder con cierto orden, realizaremos nuestro recorrido por marcas. Como no será posible hablar de todas, destacaremos las más populares y añadiremos algunos modelos raros, de los que pueden admirarse con poca frecuencia.

Así, la historia de la marca Citroën podía recorrerse bajo los árboles de Madine. Los 2CV abundaban por doquier, incluida su versión de lujo en forma de Ami 6.

Un Traction Avant 15, de 6 cilindros, llegaba a Madine después de haber participado en el épico maratón Ruta 40 de Argentina en 2010, conocido como Gaucho Bicentenario, realizando el recorrido Antofagasta – Mendoza – Ushuaia. La solidez del modelo no deja dudas y sorprende, al tratarse de un automóvil cuya fabricación empezó a principio de los años treinta.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Rétro Meus' Auto Lago de Madine
1- El Ami 6, un Citroën 2CV de lujo, quién lo diría
2- La versión 15 del Citroën Traction, capaz de largas y duras travesías

No lejos del Gaucho podía admirarse un modelo de 1935. Los ejemplares tempranos del Traction Avant se reconocen a primer golpe de vista por la rueda de repuesto carenada sobre el maletero, mientas que en los modelos posteriores la rueda de repuesto ya no es aparente y el maletero es cuadrado.

El DS también representó un hito de modernidad, y los 19, 20, 21 o 23 continúan dando perfecto servicio a sus usuarios. Muchos DS podían verse campando alrededor del lago, sin que faltaran las versiones deportivas SM con motor Maserati de 6 cilindros, un modelo más complejo que su veterano antecesor de 4 cilindros derivado directamente del bloque del Traction Avant. El SM tiene otras complejidades mecánicas que dan no poco trabajo a los restauradores, como es la dirección asistida de modo variable dependiendo de la velocidad a que se circule.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Sin ser un coche señorial al Peugeot 202 cabriolet no le falta cierta elegancia

PEUGEOT

El más veterano de los presentes ostentando el escudo del león era un 202 cabriolet de 1939, fielmente restaurado, con su aspecto aerodinámico acentuado por los faros camuflados dentro de la parrilla de ventilación.

Un elegante 404 cabriolet carrozado por Pininfarina demostraba la versatilidad del modelo, capaz de remolcar una roulotte sin mayores complejos, mientras que los entusiastas del 205 GTi aprovecharon la ocasión para celebrar el 30 aniversario del modelo francés que quiso hacer la competencia al Volkswagen Golf GTi, pionero de la especialidad. Las versiones 1,6, así como la posterior evolución 1,9 estaban bien representadas.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
El Peugeot 205 GTi ha celebrado su trigésimo aniversario

RENAULT

Es muy posible que Renault sea la marca más querida por los franceses en términos de venta y difusión. La predominancia de coches de la marca del hexágono (antes rombo) era evidente. Cierto que los seguidores de Renault pueden elegir entre una gama muy completa que va desde los deportivos Gordini hasta los utilitarios y camionetas de todo tipo.

Destacaremos un conjunto de Fregates de 1958, incluidas las versiones Transfluide con cambio semi-automático de tres velocidades. El Fregate fue un modelo de prestigio con el que Renault intentó hacerse con el mercado de coches lujosos después de la guerra, sin conseguirlo. Del Fregate existían desde modelos de base hasta otros más lujosamente equipados, como el mencionado Transfluide y el Amiral.

El Fregate podría ser un hermano mayor del famoso 4/4, más conocido en Francia como 4CV. Un ejemplar perfectamente restaurado de 1955 exponía todas las opciones disponibles, incluso un pequeño remolque para transportar mesas y sillas de camping.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
El Renault Fregate, también disponible con cambio semi-automático de 3 marchas

El Dauphine que habría de seguir mantiene un aire de familia, pareciendo un Fregate actualizado de menores dimensiones pero con el motor trasero heredado del 4/4.

Del R-8 se encontraban ejemplos en perfectas condiciones, lo mismo en sus versiones comunes que en las de rallye, con las mejoras de rendimiento de los motores preparados por Gordini. El R-16 ofrecía una mayor capacidad y confort de utilización y las versiones comerciales y militarizadas están en boga, como lo demostraban los grupos de vehículos militares. Destacaba uno propio para misiones en el desierto, denominado 4×4 Tactique R2087, con motor de 4 cilindros a gasolina de 64 CV a 3.300 rpm y autonomía de 400 Km.

En buen firme la velocidad máxima del vehículo era de 86 Km/h, pudiendo transportar una carga útil de 800 Kg; unas prestaciones muy honorables para coches fabricados en 1953. La versión civil estaba muy difundida y era conocida como Goelette.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Rétro Meus' Auto Lago de Madine
1- Los vehículos militares en auge con las celebraciones del 70 aniversario del desembarco de Normandía
2- El Renault Fuego quiso competir con los Porsche más modestos, como el 924

Para terminar con Renault mencionaremos el Fuego, que quiso competir con los deportivos básicos de Porsche con motor Audi, como lo era el 924. El Fuego tenía a su favor una aerodinámica muy bien conseguida con un Cx inferior a 0,30.

Un caso particular que merece ser destacado es el R-5 modificado para el mercado de los Estados Unidos. A la vista del éxito del coche en Europa, Renault decidió exportarlo a los Estados Unidos, pero tuvo que realizar algunas adaptaciones para cumplir las normas americanas de seguridad que exigían faros verticales y parachoques más resistentes.

El resultado fue el R-5 Le Car, con faros redondos, calandra modificada y, como se ha mencionado, parachoques distintos a los europeos.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Simca Aronde próximo a terminar su restauración

SIMCA

Aunque la tendencia sea a escribirlo con mínusculas (como sucede con Seat o Fiat), en realidad SIMCA debería escribirse con mayúsculas, ya que son las siglas de un nombre algo complejo como Société Industrielle de Mécanique et Carrosserie Automobile. Hasta el colapso de la fábrica por pérdida de competitividad, Simca puso en el mercado modelos interesantes, sin olvidar que también eran fabricados en España al obtener Barreiros la licencia para ello.

Algunos Simca Aronde se pudieron admirar en Madine, al igual que un modelo con pretensiones deportivas como era el 1200S cuya carrocería fue realizada por Bertone.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Fournier Marcadier de 1975, descrito en su tiempo como el Lotus francés

FOURNIER MARCADIER

A pesar de no ser muy bien conocido, el constructor de pequeñas series Fournier Marcadier, radicado en Lyon, fabricó deportivos con la mejor técnica utilizando bastidores tubulares o monocascos vestidos con carrocerías de poliéster en los que se implantaba mecánicas de gran serie, fáciles de mejorar, generalmente de origen Renault, con la ventaja de poder utilizar motores ya adaptados como los Gordini o los Alpine.

En la foto a la vista de los lectores, un Fournier Marcadier de tipo Barzoi 1 de 1975, con motor trasero de 1.800 cc. Sorprende por sus aires de prototipo, aunque se fabricaron cien ejemplares.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Rétro Meus' Auto Lago de Madine
1- El Matra Jet 5 pretendió rentabilizar el éxito del Alpine, no le faltan seguidores
2- GS 1200S en su vista trasera tres cuartos

Entre las marcas que intentaron seguir el ritmo en competición de Alpine y con la misma filosofía de construcción de vehículos ligeros y asequibles se podrían citar Matra y la menos conocida CG. Sobre el terreno podían compararse, al menos visualmente, un Matra Jet 5 de 1966 y un CG 1200S con mecánica Simca. La marca CG responde a las iniciales de los socios Chappe y Gessalin.

Extranjeros y algún que otro representante español

Marcas alemanas, británicas y, sobre todo, americanas también abundaban en una mezcla variopinta y espontánea en la que no se siguen los criterios habituales. Lo esencial en Madine es compartir la afición sin someterse a normas rígidas.

De ese modo, un Triumph Herald cabriolet puede compartir terreno sin acomplejarse con un Cadillac de 1955, con un Ford Custom o con un Ford Thunderbird de 1962.

Un Jaguar XJ6 de 1974 con 151.000 Km se ponía en venta por un razonable importe de 3.500 euros.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
Lujoso Cadillac cabriolet de 1955, con buen gusto se ha respetado su color original negro

Con una distancia orientativa de 1.600 Km entre Madrid y Metz, es comprensible que los españoles no visiten el lago de Madine, ni como expositores ni como visitantes, no obstante si alguien se encontrara de vacaciones en el norte de Francia durante el mes de junio, una visita a la región sería muy apropiada.

La representación española se resumía en un Renault 7 matriculado en Alemania, cuyo propietario algo optimista lo ha dotado de las llantas del Alpine. El coche aún conserva en perfecto estado la pegatina del concesionario Cerezo, con domicilio en Aviación, 10 (gasolinera), Madrid-24.

Otros objetos de origen español eran distintas insignias Seat, una placa esmaltada Bultaco y una reproducción del famoso Bugatti de juguete fabricado por Payá de Ibi.

Rétro Meus' Auto Lago de Madine
El Renault 7 se ha convertido en un bravo representante español

VALORACIÓN DESDE EL PUNTO DE VISTA DE…

Interés por las marcas populares francesas:10/10
Piezas de recambio marcas populares francesas:10/10
Otras marcas:5/10
Otras mercancías, libros, juguetes, modelos accesorios:6/10
Ambiente popular:8/10

Inconvenientes: Distancia, viaje largo desde España
 

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Exclusive RetroClásica, ¿por el buen camino?

Post siguiente:

Encontramos un Renault Primaquatre Saprar único