Retro Málaga 2018: Crónica

Asistimos a la 5ª edición de Retro Málaga, feria del sur de vehículos clásicos para, un año más, contarte lo que se pudo ver allí...

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

La costa andaluza tiene casi todo lo que un amante del motor pueda desear. Desde las endiabladas carreteras de los Montes de Málaga hasta autopistas hechas para disfrutar y dar gas a fondo. Por la mañana puedes estar circulando con la capota quitada junto al mar… y en menos de tres horas recorrer Sierra Nevada rodeado de paredes de nieve. Así las cosas, es normal que la afición al motor clásico sea algo común en el sur de España. Una afición que, según acabamos de ver en Retro Málaga 2018, sigue gozando de buena salud.

El evento de auto clásico referente en Andalucía abrió sus puertas el pasado 26 de enero con una audiencia estimada por la organización de 20.000 personas. Desde luego, ya en la propia tarde inaugural el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga registraba una animada asistencia. Asistencia que respondía al llamado de esta quinta edición de Retro Málaga, una cita que con la gestión de Eventos del Motor va asentándose cada vez más en el calendario nacional. Nacional… pero también con un punto internacional, ya que la amplia comunidad extranjera residente en la Costa del Sol hace de este enclave un lugar donde escuchas inglés o alemán con la misma normalidad que el español.

Llegados a primerísima hora del viernes, pudimos observar el despertar de algunos de los espacios. De hecho, modelos como un espectacular Lincoln Continental sólo se insinuaban bajo sus lonas. Y otros como el poderoso 911 preparado por Betolaza aguardaban a ser colocados. Para empezar la jornada, no estuvo nada mal disfrutar de un momento de intimidad con estas maravillas…

UN MENÚ VARIADO EN RETRO MÁLAGA

Con dos pabellones ocupados al completo, Retro Málaga 2018 nos ha ofrecido una interesante variedad. En la zona de expositores pudimos encontrar desde los típicos deportivos de alta gama -especialmente Porsche, con una esperada colección de modelos Targa y la conmemoración del 70 aniversario del 356- hasta escasísimos utilitarios europeos. Y no sólo europeos, ya que también contemplamos presencia de clásicos americanos. Por poner una pega, sólo pudimos ver un Ferrari -a excepción de la concentración del Club Ferrari Andalucía en el domingo-. Aunque el Alfa Romeo instalado en el espacio del Museo de la Automoción de Málaga hizo las delicias de más de un amante de lo italiano…

La presencia nacional estaba garantizada en varios lugares, especialmente en el espacio dedicado al Seat 124. El popular 600 ocupaba dos espacios contiguos, situados junto a la zona de aparcamiento. En ella pudimos ver también alguna que otra unidad muy interesante, al igual que en la exposición de venta de particulares.

Los amantes de las dos ruedas también gozaron de espacios propios, donde pudimos encontrar un espléndido monográfico a la moto de campo española. ¡Y también una enorme selección de Vespas! Entre medias de todas estas bellezas se situaba la típica multitud de puestos con recambios, documentación, miniaturas, coleccionismo… En suma, un conjunto bastante variado en el que no es difícil encontrar lo que busques. Vamos a meternos a fondo…

ENORMES Y ENCANTADORES: CLÁSICOS DE PREGUERRA

Si tenemos que empezar por algo, vamos a hacerlo por orden cronológico. Porque además, los más antiguos en Retro Málaga eran algunos de los más deliciosos. Deliciosos como el precioso Ford Montier de 1931 que nos encontramos poco resaltado en un pequeño stand. Un auténtico coche de carreras de resistencia con 3.620 cc y un precioso color plateado, típico de los modelos que este fabricante y piloto francés hacía a partir de piezas Ford. Por cierto, hemos encontrado en internet su ficha de subasta. Si te animas…

Los que no están a subasta son los tres ejemplares expuestos en el espacio del Museo Automovilístico de Málaga. Una selección con la que el museo de la ciudad se reivindica como uno de los espacios del motor más interesantes en todo el sur de España, en parte gracias a modelos como el espectacular Bugatti 57 Galibier de 1936. Una verdadera «escultura rodante» llena de encantadoras soluciones técnicas, tales como la tapa que cubre la rueda insertada en uno de los alerones delanteros o las curiosas pestañas retráctiles que hacen de intermitentes traseros.

Junto a Alberto Pedraza pudimos hablar de cómo se conservan estos vehículos, coincidiendo en lo acertado que es mantenerlos de forma que no se pierda esa encantadora pátina que les da el tiempo. Tiempo que, aunque ha pasado por décadas, aún no ha marchitado la rotunda sensación de calidad que te transmite la forma en la que se cierran las puertas de este Bugatti. Bugatti que se complementa con un BMW 328 de 1938, el seis cilindros dominador de Le Mans y la Mille Miglia a finales de los años 30.

Y aunque por poco no es de preguerra… no podíamos dejar de mencionar el Alfa Romeo 6c 2500 con carrocería Superleggera. Un 2+2 de 1946 en el que el estilo y la elegancia se dan la mano con un potencial de marcha que lo hacen ser uno de los «abuelos» de algunos GT cuatro plazas como el Ferrari 456. Realmente encantador.

PORSCHE, LA MARCA MÁS REPRESENTADA

Los entusiastas de Porsche que hayan recorrido esta edición de Retromóvil Málaga habrán salido especialmente satisfechos. Y es que la presencia de modelos de la casa alemana ha sido muy amplia. Amplia y llamativa, pues no todos los días se ven cuatro 356 juntos y una colección de Porsche Targa representativa de casi todas las generaciones del 911.

Al igual que se hiciera en el Retromóvil Madrid, nos encontramos con un espacio dedicado al 70 aniversario del Porsche 356. El mítico modelo que diera carácter definitivo a los deportivos de la casa alemana estuvo representado por cuatro unidades, dos coupé y otras dos descapotables. De los coupé -ambos 356 C- nos llamó especialmente la atención el pintado en un eléctrico color azul, el cual destaca aún más las suaves y divertidas formas de una carrocería a la que puedes mirar desde decenas de ángulos y siempre sacar un nuevo detalle. Ahora, si tuviéramos que escoger uno… el 356 A ‘Speedester’ en beige fue sin duda, aparte del más antiguo, el más especial.

Pero… si hay alguien en el sur de España que sabe llevar más allá a un Porsche, ése es Francisco Espinosa. 8 fueron los modelos presentados en el espacio de Betolaza, su taller enclavado en el pueblo granadino de Atarfe. Un taller especializado en la restauración y modificación de Porsche clásicos, como los que el propio Francisco nos fue mostrando con una gran pasión.

Aunque él se afanaba en subrayar el carácter «único en el mundo» de la preparación Targa de su 911 (993) -ya que la casa alemana no fabricó unidades de esa generación del 911 en Targa-, a nosotros… nos absorbió el «restmod» plateado del 911 ’73. Una verdadera bestia de 700 CV que, según su diseñador, «deja atrás a cualquier preparación de Singer«.

Prestaciones de infarto aparte, lo cierto es que en el espacio de Betolaza se dio algo realmente único: una reunión de 911 Targa representativa de la historia de este modelo, con un total de 6 unidades. Algo que hizo las delicias del público, y no sólo a nivel visual… ya que por la tarde el pabellón vibró varias veces con el estruendo de sus motores. Motores como el atmosférico hecho a mano que equipa el 911 E Targa de 1970 modificado por este taller.

Además, paseando por el resto del recinto pudimos ver más modelos de la casa de Stuttgart situados en el espacio de «Amigos de Volkswagen y Porsche Clásicos«. Allí descubrimos un flamante 911 Carrera RS 2.7, teniendo la suerte de escucharlo mientras entraba al recinto cruzando el pabellón con sonoros alaridos de escape. Sin embargo, lo que más nos llamó la atención fue un Karmann Ghia. Esa mezcla de ingeniería Volkswagen, motor Porsche, carrocería diseñada por la italiana Ghia y ensamblada por la alemana Karmann… Uno de los automóviles europeos más importados por el mercado americano.

Cerrando el festival de Porsche nos topamos con un 911 (930) Flachbau o «pico de pato«. Una unidad que por su baja producción -fueron menos de 1000- no se deja ver fácilmente.

ENORMES Y CROMADOS. CLÁSICOS AMERICANOS

Aunque sea por su tamaño, es imposible no cruzarse con los clásicos americanos. No obstante, en la pasada edición de Retro Málaga ha sido fácil localizarlos: sólo había que dirigirse al espacio de Alessandro Ramírez. Este coleccionista malagueño, el cual define su afición a los clásicos casi como «una necesidad», empezó con un Beetle del 78 y ahora es dueño de un amplio garaje de americanos. En su espacio destacan varios coches de esos que él admira por su estética «enorme y llena de cromados«, así como lo «fácil y agradable de su conducción«. De hecho, hasta su Corvette tiene cambio automático.

Aunque es difícil quedarse con uno, lo cierto es que las más de las fotos y miradas iban para su Lincoln Continental de 1962. Un «transatlántico« de 5 metros y 60 centímetros equipado con un motor de 7.000 cc. Además, éste es el único descapotable de cuatro puertas, las cuales se abren a lo «suicida«. Todo un monumento a la grandilocuente estética americana, el cual fue coche de iconos nacionales como Sinatra o Kennedy.

Siguiendo en esta línea, Alessandro nos mostró un coche que cautiva sólo con el nombre: Thunderbird, «el pájaro de trueno». Un modelo motorizado con un V8 de 5.600 cc y equipado con el kit Continental. Un kit que sólo se montó en unidades de 1956, las cuales se reconocen por un característico «ojo de buey» en los laterales de la capota. Además, su muestra se completa con un Corvette C3 Stingray del 68, un Volkswagen Beetle del 66 que no por alemán deja de tener un fuerte sabor a playa californiana… y una espectacular Harley. Fue sin duda uno de los espacios más fotografiados del fin de semana.

Más allá de este stand, descubrimos dos enormes Buick. Un cincuentero lleno de detalles cromados de cuando los EE.UU vivieron fascinados por la carrera espacial… Y un gigantesco 675 Club Sedan de 1934 en el stand de Catawiki, la web de subastas que deberías conocer si eres lector de ‘La Escudería’.

CLÁSICO NACIONAL EN EL ESPACIO DEL 124

Este 2018 es un año especial para los seguidores del motor español. Uno de nuestros coches más icónicos, el 124, cumple 50 años desde la fabricación de su primera serie en 1968. Un coche que, más allá de las puras características técnicas, ha llegado a ser una pieza clave en el imaginario sentimental de millones de españoles porque… aunque a alguien no le gustaran los coches, ¿quién no tiene algún recuerdo ligado a un 124? ¡Aunque sea por el cine!

Fabricado en España bajo licencia italiana gracias a la visión para los negocios del mítico «Avocato» Agnelli, el 124 es ¡el segundo coche más fabricado de todos los tiempos! Una patente que extendió las siglas de este utilitario por toda Europa y que en este Retro Móvil Málaga está representado tanto por unidades de calle como de competición. Unidades envueltas en el escenario que el Club 124 ha montado para esta ocasión, recreando parte de un taller mecánico de la época.

Más allá de los turismos de serie o las varias unidades adaptadas para carreras, nos llamó la atención un precioso 1800 Sport Coupé de color azul. Una unidad de última serie restaurada por su actual propietario: José Tello. Con él charlamos sobre cómo ha restaurado esta unidad que adquirió en Valladolid, donde «la menor humedad respecto a la que tenemos aquí en Málaga hace que este tipo de coches no desarrollen tanto óxido«.

La verdad es que el trabajo realizado con la tapicería de terciopelo rojo es magnífico, amplificando el encanto de este Sport Coupé con 118 CV, 5 velocidades, doble árbol de levas y numerosos extras de época. Un precioso clásico nacional en el que asombra «la enorme diferencia que existía entre las versiones base del 124 y sus variantes más deportivas«.

Además, la producción nacional -igualmente realizada bajo patente italiana- estaba también representada en dos espacios dedicados al popular 600. Junto a ellos encontramos el Club de Clásicos Renault Andalucía, el cual, a pesar de ser una reunión de coches franceses contaba con una clara carga nacional al exhibir un precioso Alpine A108 hecho en la FASA de Valladolid. Nos quedamos con ganas de poder hablar con el propietario sobre su proceso de restauración, el cual vemos ha culminado estupendamente en ese radiante color amarillo. Seguro que habrá más ocasiones.

CLÁSICOS POPULARES MUY ORIGINALES

Seguimos recorriendo los pabellones en busca de más coches singulares y rebuscando… los encontramos. Obviamente nos paramos con calma cuando nos encontramos con un precioso Mustang del 66 o con los numerosos Triumph y MG descapotables que había en esta edición de Retro Móvil Málaga. También echamos un buen rato en el espacio del Club Sur de Europa, en el que se custodiaban 14 ejemplares… ¡Todos ellos rojos! Una preciosas selección de deportivos entre los que destacaban varios FIAT y Alfa Romeo descapotables, un Mercedes Pagoda y, obviamente siendo todos de color rojo… ¡el único Ferrari de toda la muestra! Un 348 de imponente trasera.

Sin embargo, cuando nos dispusimos a listar los clásicos populares más allá del 124 o el 600… dimos con dos sorpresas escondidas en esta edición 2018. La primera nos vino en el espacio del Club Sur Andalucía, una asociación con importante presencia extranjera radicada en Mijas. Se trata de un Ford Consul 315, un coche muy raro en España ya que apenas se importaron a nuestro país. Se trata de uno de los modelos fabricados en el Reino Unido por la empresa americana, siendo ésta una unidad fabricada en 1961 y matriculada en Barcelona.

Su propietario, el danés Knud Jespersen, nos comenta que este es «uno de los pocos ejemplares en toda España«. Además nos mostró el catálogo de la restauración, un proceso de 2 años que casi naufraga debido a una inundación en el taller. Felizmente la restauración llegó a buen puerto habiendo pasado la ITV ¡la misma semana que se expuso en Retro Málaga!

La segunda nos vino en el espacio del Club 2CV Málaga . Allí nos sorprendió una versión descapotable muy especial, la cual se homologó en Alemania en el 2005, siendo imposible realizarla hoy en día en España debido a restricciones de la ITV. La preparación es una Hoffman Cabriolet con la carrocería en polyester. Nunca habíamos visto un 2CV así…

Respecto a las motos destacaba el monográfico que la Asociación Malagueña de Motos Veteranas dedicó a la moto de campo en España. Un conjunto con 50 de las motos más representativas de este segmento en el que la industria española fue puntera, ilustrado con modelos como la Bultaco Matador, una espectacular Ranchera con la protección de los tubos en amarillo o varias Ossa, Montessa o Puch de fabricación nacional.

Además, expusieron dos preciosas Moto Guzzi de 1955-58 las cuales están en pleno rendimiento: acaban de hacer el Camino de Santiago. Pudimos ver la llegada de una de ellas al recinto, rezumando un sensacional y característico olor a gasolina.

Finalmente, y ya cuando poníamos punto y despedida por nuestra parte a este RetroMálaga… nos topamos en la zona de aparcamiento para clásicos con varios Pontiac y un coche que nos fascina: el Citroën SM. Uno de esos vehículos que no te pueden dejar indiferente, fruto de la unión inesperada entre Citroën y Maserati para fabricar un GT tan futurista como ambicioso. Aerodinámico, comfortable, enorme… pero con un 2.7 V6 firmado por Maserati bajo el capó. No estuvo nada mal como despedida a todo lo que habíamos visto…

UNA REFERENCIA QUE SE ASIENTA

Con 5 ediciones ya, Retro Málaga se está consolidando como la referencia en materia de ferias de clásicos en el sur de España. Se trata de una feria en la que la afición que habla en varias lenguas y donde se cruzan multitud de gustos pero una única pasión: la pasión por el motor clásico. Esperamos vernos el próximo año.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Citroën DS en Vídeo: Un Clásico Extraordinario

Post siguiente:

Jensen-Healey en Catawiki