Liberty 750×184

Familiar y Deportivo: Renault 8 Gordini

Hay conductores que restauran un clásico porque les encanta esa labor. Otros porque disfrutan con un coche antiguo y especial. Sin embargo, hay otros que a esos motivos le suman el recuerdo de familia; no sólo custodian con su clásico un pedacito del pasado del automovil, sino también de sus propios recuerdos de infancia. Ya hablamos de un Citroën 2CV, y ése es el caso también de este Renault 8 Gordini...


ClassicMadrid Medio

Con la excusa de este nuevo vídeo producido por Petrolicious, hoy en La Escudería vamos a rememorar al Renault 8 Gordini: uno de los clásicos populares más apreciados. Quizá por lo inesperado de su comportamiento. Quizá por su motor trasero. O, simplemente, por el encanto de su color azul, distintivo de los deportivos franceses, y sus dos tiras blancas, distintivas de las preparaciones Gordini.

En este caso vamos a ver una unidad perfectamente afinada. Fe de ello es la manera en que se comporta tomando las curvas de una carretera de montaña en el sur de Francia. Aunque no sólo para disfrutar de su conducción se ha restaurado este coche; su propietario, Anthony, atesora en él recuerdos de infancia y el legado de un padre muerto prematuramente. Ya lo hemos dicho otras veces: un clásico es historia y memoria. 

Echa un ojo al vídeo y hazte a la idea…

RENAULT Y GORDINI: UNA RELACIÓN DEPORTIVA

1957 no fue un buen año para Amadeo Gordini. Tras 11 años resistiendo en la más alta competición -sus coches llegaron hasta la F1-, este italo-francés estuvo a punto de tener que echar el cierre a su empresa de desarrollo de automóviles. A pesar de haberse hecho un hueco a golpe de palmarés -especialmente en carreras de resistencia- las cuentas no cuadraban. Parecía que el azul de sus coches nunca más iba a cruzar las pistas, cuando en eso… llegó Renault.

El fabricante galo contrató a Gordini en 1958. Su misión era ‘sencilla’: insuflar vida al departamento deportivo que a partir de ahora pasaría a llamarse oficialmente Gordini. Dio dio rápidamente en el clavo potenciando con éxito el pequeño Renault Dauphine; y hasta 1977, preparó unidades de los Renault Dauphine, 5, 8, 12 y 17.

Aunque luego fue eclipsado por la excelente colaboración con Alpine, o la fundación en los ’70 de Renault Sport, Gordini dejó tan buen sabor de boca que la marca francesa ha resucitado recientemente su enseña. No obstante… tienen el listo muy alto. Modelos como este Renault 8 Gordini dejaron mucha huella.

renault 8 gordini petrolicious
En su segunda versión, la de 1966, el Gordini incorporaba dos faros más.

RENAULT 8 GORDINI. UN CUATRO PUERTAS QUE SALIÓ RESPONDÓN

Sustituyendo al Dauphine, el Renault 8 aparecía en 1962 como un coche familiar, cómodo, sencillo y fiable. El típico modelo familiar de gama media, equipado con una mecánica robusta y unos consumos contenidos. Sin embargo… algo había en ese modelo que le hacía ser algo “respondón”.

Su motor trasero -potenciado en 1964 al ofrecer en las versiones S 1108 cc- y su comportamiento, hicieron que muchos jóvenes pilotos se fijaran en él. En España salió el TS a imitación del S francés, y se creó la Copa Renault 8 TS;  enseguida empezamos a ver unidades del Renault 8 preparadas para la competición.

A pesar de su vocación popular y familiar, el Renault 8 despuntaba en las carreras. Por eso, era inevitable que en 1964 Renault lanzara una versión desarrollada por Gordini. De los 60 CV del S, este modelo pasó a los 96CV y, en la versión de 1966, a los 103CV. Si comparamos las prestaciones del Gordini con las del modelo base lanzado en 1964, éste casi dobla la potencia.

El modelo fue un auténtico éxito ya que, aunque puedes conducirlo tranquilamente como una berlina, al mismo tiempo fue un coche ideal para que muchos conductores se iniciaran en el pilotaje deportivo gracias a su potencia y carácter en las curvas. Era todo un deportivo bajo una apariencia civilizada, haciendo reinar a Renault en este segmento con un Gordini podía vérselas “de tú a tú” con competidores de un precio muy superior, como el BMW 1800 TI. En producción desde el 1966 hasta el 1970, sus dos versiones crearon el recuerdo de uno de los Renault deportivos más queridos.

LA “RELIQUIA DE FAMILIA” DE ANTHONY

Nos ha encantado la historia de este conductor, porque justamente en ella se resumen esas dos cualidades del Renault 8 Gordini de las que antes hablábamos: familiar y deportivo. Familiar porque este coche está unido a los recuerdos de Anthony desde pequeño, cuando su padre lo llevaba cada mañana a la escuela en el coche rodeado del característico sonido de su motor. Y deportivo porque, ahora que lo ha restaurado, ha hecho aflorar toda esa deportividad en curvas.

renault 8 gordini petrolicious
Anthony, el orgulloso propietario de este R8 y personaje de la historia.

Se trata de un R8 Gordini de 1967. Éste era propiedad del padre, todo un apasionado de la mecánica y el modelo, quien falleció víctima de un repentino ataque al corazón a los 32 años. Durante 15 años, el coche quedó guardado en el garaje como un recuerdo; como una “reliquia de familia” que hablaba de la pasión del fallecido. Mientras el coche languidecía, Anthony crecía y aprendía de mecánica, hasta que decidió restaurarlo. Por cierto, sustituyendo el color rojo original por el clásico azul de los Gordini, surcado con las dos franjas blancas colocadas en el lateral del conductor.

Como habrás escuchado antes en el vídeo de Petrolicious, el rugido del motor es imponente. Por no hablar de lo que tiene que ser tomar las curvas con este Renault que, aunque pensado para ser un familiar de cuatro plazas, salió deportivo y respondón.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

¿Has Visto Lo Que Han Puesto en el Pasaporte?

Post siguiente:

II Edición de la Reunión del Autocine de Madrid