Liberty 750×184

Porsche Type 64: El abuelo

El Type64 es el antecesor de los Porsche. Precede a la fundación de la empresa como tal, pero se ve claramente que inspiró los 356. Una pieza histórica de primer nivel con una gran historia y previsiones de romper récords en Monterey...

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

FOTOS VW AEROCOUPE-PORSCHE TYPE64: RM SOTHEBY’S / FOTOS PORSCHE 356 CABRIO 1951 SPLIT-WINDOW: CLASSICCARS

Hablar de la relación existente entre Volkswagen y Porsche no es nada nuevo. De hecho muchos dicen con cierta sorna que “los 911 son escarabajos potenciados”. Obviamente eso es una irritante exageración, pero no deja de tener cierta verdad. Al fin y al cabo Ferdinand Porsche fue el hombre clave para el nacimiento del Kdf Wagen -nombre del Beetle antes de que los nazis fueran al vertedero de la Historia-, utilizándolo como base para la fundación de su propia empresa en 1948.

Entre los aproximadamente 10 años que van de una cosa a otra la familia Porsche experimentó cómo hacer del Escarabajo un coche deportivo. Todos sabemos que el fruto de aquello fue el 356, pero antes hubo algunas pruebas. La más representativa de todas es la conocida como Type64. Un vehículo al que bien podríamos calificar de “eslabón perdido”.

Y es que, ¿estamos ante el primer Porsche? Bueno, lo cierto es que el primero fabricado fue un 356. Sin embargo el Type64 representa la primera evolución deportiva del Escarabajo. Un puente entre el popular utilitario y el fuerte desarrollo deportivo que de él se hiciera con el 356. Si no es el primer Porsche… Al menos estamos seguros de que sí es el prólogo. Y es bastante bonito.

Se fabricaron 2 chasis y tres mecánicas -para mayor gloria de las engorrosas genealogías de la marca-, sobreviviendo únicamente esta unidad a los embates de 80 años de historia. Es el VW Aerocoupe-Porsche Type64 chasis 38/41 mecánica 38/43. Se va a subastar el próximo agosto en Monterey, preveyendo que supere los 12’5 millones.

TYPE 64. YENDO HACIA UNA MARCA PROPIA

En 1939 no estaba el horno para bollos en Alemania. A las puertas de la Segunda Guerra Mundial el régimen nazi concentraba su industria en la fabricación bélica. Sin embargo Ferdinand Porsche estaba obsesionado con el desarrollo deportivo del KdF-Wagen. Inmerso en los programas de competición, para ello concibió construir varios modelos de cara a la carrera Berlín-Roma de 1939. Aunque ésta no se celebró debido al inicio de la Guerra, el Type64 ya era irreversible.

Éste se basaba en el chasis del Escarabajo, llevando su mecánica de cuatro cilindros y 983cc de 32 a 50CV gracias a la doble carburación, un mayor índice de compresión y válvulas más grandes. Además el peso se aligeraba hasta los tan sólo 540 kilos gracias a la carrocería de aluminio fabricada por Reutte -antecesora de la actual Recaro-. Todo ésto catapultaba al Type64 hasta una velocidad punta de 153 km/h. Para partir de un KdF-Wagen… El primer Porsche ya daba muestras de un buen carácter deportivo.

porsche type64

DOS NÚMEROS DE CHASIS, TRES UNIDADES DIFERENTES

La primera unidad acabó en manos de Bodo Lafferent -teniente coronel de las SS y director de VW en 1938-, quien lo estampó meses después. Tras el accidente, y utilizando el chasis siniestrado, se construyó en 1940 la tercera unidad dotándola de un nuevo motor con las mismas especificaciones que el primero. Precisamente este Type64#3 que nos ocupa, el cual fue utilizado por la familia Porsche hasta que en 1949 se vendió al piloto austriaco Otto Matte. Éste lo retuvo hasta 1995.

Como dato de postín hay que señalar la primera restauración del coche, la cual realizó el mismísimo Battista “Pinin” Farina en 1947. A partir de ahí experimentó una sucesión de pinturas pasando del negro al metalizado hasta quedar en el azulado que contemplamos hoy. Una locura cromática que añade aún más confusión a la hora de chequear la historia del único Type64 superviviente.

Vista la historia del primer chasis y las unidades 1 y 3 a las que se liga… La pregunta es obvia, ¿qué pasó con el Type64 número 2? Bueno la familia Porsche lo guardó en un garaje de Austria durante la Guerra, pero al final de la contienda fue descubierto por un grupo de soldados americanos con ganas de juerga. Le serraron el techo, lo utilizaron como coche de ocio y acabaron reventando el motor. Acabó servido como chatarra en un desguace y no sabemos si corresponde al coche del vídeo del cierre de este artículo.

MÁS ALLÁ DEL TYPE64: UN 356 CABRIO 1951 EN PERFECTO ESTADO

El Type64 número 3 es una pieza única de tremendo valor. En fin, ya has visto que realmente se le puede considerar el primer Porsche así que… Imagina. De todos modos no creas que sus vástagos andan poco valorados. Lo que tienes en las fotos es un 356 cabrio de 1951. Un ejemplar de primera generación pero con el avance mecánico implantado en aquel año, cuando la cilindrada del 356 sube de 1100 a 1300 cc.

Esto hace que la potencia aumente de los 36 hasta los 44CV. Nada del otro mundo pero… Es que estos coches se valoran por lo que son y no por lo que rinden. Éste en concreto se exportó a Argentina, donde estuvo 30 años para luego vagar de mano en mano por Europa y Estados Unidos. Se encuentra en un estado realmente envidiable.

En suma, los primeros Porsche no son un cúmulo de potencia desmedida. Pero no por ello dejan de ser clásicos de primerísima línea. Al fin y al cabo son el inicio de una de las mejores marcas deportivas de todos los tiempos.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Holiday House Geographic 1961: Autocaravana para viajes espaciales

Post siguiente:

Restaurado el Volkswagen 39: El Otro Escarabajo con Sabor a Porsche