Liberty 750×184

40 Años de motor delantero: Porsche 928

“El 928 es excelente en dirección, suspensión, frenos, motor, cambio, habitabilidad, acabado y refinamientos. Además es bonito, ¡pero no me gusta!” La historia de este Porsche es la del profano y el purista. La del éxito entre el aficionado y el rechazo por parte del seguidor más fanático. A 40 años de su lanzamiento, este GT ha superado todas las polémicas, siendo un clásico que aún conserva su imagen futurista.

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

Con su filosofía del todo atrás”, Porsche ha logrado ser una de las marcas con mayor identidad en el panorama europeo. Sus característicos motores traseros marcan un comportamiento brusco, deportivo, nervioso en las curvas, con tendencia al sobreviraje y un sonido muy particular fruto de la refrigeración por aire. No en vano, muchos porschistas siempre han defendido la idea de que “un Porsche no se conduce, se pilota”.

Y de repente, cuando esa identidad ya está plenamente asentada… la marca de Stuttgart aparece con el 928. Un estilizado GT de 4 plazas, con motor delantero, todas las comodidades de una berlina e incluso la posibilidad de montar cambio automático. A todas luces el coche era -y es- excelente. Tan excelente como alejado de la identidad porschista más purista.

¿Qué había pasado?

porsche 928 40 aniversario
Motor alemán, carácter americano. El 928 consolidó el desembarco de Porsche en el mercado americano. Fuente: GR Auto Gallery.

DESDE ALEMANIA SE VE AMÉRICA

A comienzos de los ’70 los directivos de Porsche se sentaron calculadora en mano y empezaron a hacer cuentas. La conclusión era sencilla: aunque la marca era valorada en América por los amantes de los efectivos deportivos europeos, Porsche no tenía el suficiente número de ventas en ese importantísimo mercado.

Además, la arquitectura de motor trasero empezaba a ser algo arcaica y los Estados Unidos estudiaban nuevas leyes en materia medioambiental y de seguridad. Porsche temía -con razón- que sus ‘salvajes’ 911 empezarian a tener serias dificultades de comercialización en el Nuevo Continente; por consiguiente, había que desarrollar un coche algo más civilizado y moderno.

Por todo esto, en 1971 la factoría alemana empieza a trabajar en un GT con motor delantero ubicado detrás del eje -lo que en realidad hace que el 928 sea un coche de motor central- que reúna lo mejor de la marca aunque no necesariamente su identidad más clásica. La idea era sencilla, pero la ejecución resultaba realmente audaz, pues implicaba crear desde cero una gama completamente diferente a la ya existente. Un giro de 180 grados. Sin embargo, los trabajos evolucionaron a un ritmo excelente: en 1972 ya estaban listas las primeras maquetas, y en 1974 ya se veía el rodar de los prototipos.

porsche 928 40 aniversario
Casi parece el morro de ciertos tiburones. Estética aerodinámica. Fuente: Hemmings.

1977: EL AÑO DE LA POLÉMICA

Tras seis años de desarrollo, el Porsche 928 era al fin presentado en el Salón de Ginebra. Desde luego el resultado era impecable: un 2+2 con motor V8 a 90 grados y algo más de 4’5 litros, capaz de rendir 240 CV, equipado con una excelente dirección de cremallera, caja de cambios manual de 5 velocidades o automática de tres, refrigerado por agua, aire acondicionado, centralita de diagnóstico en el panel de mandos, esmerados acabados y un futurista diseño con los primeros paragolpes de material sintético integrados en el mismo color de la carrocería.

En suma, uno de los mejores Gran Turismo del momento. Un coche potente y con estabilidad gracias a un inteligente reparto de pesos en el que se monta el cambio justo delante del eje trasero.

Además, el resultado comercial fue excelente: 60.000 unidades durante sus 18 años en producción a lo largo de siete evoluciones diferentes. Siete evoluciones que, aunque siempre conservaron el motor V8 a 90 grados, aumentaron desde los 4.474 centímetros cúbicos y 240 CV de la primera versión hasta los 5.397 y 350 del GTS de 1991. Lo mismo sucedió con la carrocería y el equipamiento.

porsche 928 40 aniversario
Un V8 de una unidad del ’82. Fuente: GR Auto Gallery.

Porsche había logrado todo un éxito al desarrollar un impresionante GT tan potente como confortable, el comprador respondía gastando con suficiente ánimo y el 928 ganaba el premio a Coche del Año en 1978. Sin embargo, no todos estaban contentos…

Como sabemos, los puristas no siempre entienden los cambios. Los más acérrimos porschistas, amantes de las reacciones enérgicas del motor trasero y la ventilación por aire, renegaron ipso facto del 928. La contradicción entre su buena acogida general y el rechazo provocado entre los incondicionales de la marca creó la imagen del 928 como el Porsche “maldito”, el patito feo que nunca sería visto como un igual a pesar de sus éxitos. Lo mismo ocurrió, aunque en menor medida, con sus hermanos 924/944.

FIN DE SIGLO Y VUELTA INESPERADA

El 928 estaba llamado a dar un giro de 180 grados en la trayectoria de Porsche, dejando en segundo plano la filosofía del “todo atrás”. Sin embargo, la llama del 928 fue poco a poco extinguiéndose inesperadamente frente a su predecesor. Y es que, a la altura de 1995, los Porsche con motor delantero parecían ya una cosa del pasado y lo que sí había sobrevivido era el 911, indiscutible icono de la marca.

Gran parte de la culpa la habían tenido también los americanos, en especial el recientemente fallecido Peter Schutz, primer CEO de Porsche North America. Al final resultó que el 911 no estaba necesariamente pasado de moda.

El “pecado original” del 928 hizo que su precio se devaluara en exceso respecto al que, por calidades, debería ser su auténtico valor. Si a eso le sumamos la gran producción de este modelo en relación a la exclusiva gama GT que ocupa… nos da como resultado unos precios realmente bajos que permitieron el acceso de coleccionistas “populares” a este modelo.

A 40 años justos de su lanzamiento, el 928 es un clásico de diseño futurista relativamente accesible: aunque hay que tener en cuenta el coste de sus recambios y mantenimiento, por lo que si estás pensando en adquirir uno te recomendamos que hagas bien tus cálculos.

Es fácil verlo en concentraciones y autopistas, pero aún es más fácil “verlo” bajo la carrocería más contemporánea en la que ahora se presenta. Y es que, aunque esto es una opinión muy particular, en fin… motor delantero… 4 plazas habitables… Gran Turismo deportivo pero de fácil uso… ¿No crees que el 928 ha vuelto bajo la apariencia del actual Porsche Panamera? Parece que no somos los únicos en pensarlo.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Vídeos 'PowerArt': El Arte de la Potencia

Post siguiente:

Goodwood Revival 2017: El Diluvio