Liberty 750×184

Porsche 356/930. Pieza única con motor de 911 Turbo en chasis de 356

El Porsche 356/930 es una pieza única que acaba de saltar a la palestra gracias a su adquisición por el campeón Walter Röhrl. Esta modificación logra insertar el primer motor turbo en la historia de los 911 en un chasis de 356, vitaminando la mecánica hasta los 260CV. Una interesante modificación tras la que se esconde la curiosa historia de Viktor Grahser...

Retromovil 2020 Medio


FOTOS PORSCHE 356 TURBO: PORSCHE NEWSROOM / RUDOLF SCHMIED

Un fotógrafo, un mecánico, varios Porsche y un antiguo campeón de rallyes. Así se puede resumir el guión donde aparece una de las modificaciones más interesantes que hayamos visto últimamente: el Porsche 356/930. Tras años de olvido, esta pieza única creada de forma artesanal ha saltado a primera plana gracias a su adquisición por Walter Röhrl. Así se pone el último capítulo a una historia que hunde sus raíces muy lejos de Europa y el 2020.

Tras 31 años viviendo en las antípodas como mecánico de la Trans Australia Airlines, Viktor Grahser regresó a su Austria natal a comienzos de los 90. Sin embargo, no lo hizo sólo. En varios contenedores de barco se hizo traer tres Porsche. En medio de su casa descansa un 356 Speedster en pleno proceso de restauración, concretamente una de las pocas unidades con el volante a la derecha. Mientras, en el jardín y aún en el contenedor de transporte, se apilan un 356A Coupé y un 356B Roadster de 1959.

porsche 356 walter

Esta última unidad es la protagonista de nuestra historia, ya que Viktor Grahser estaba empeñado en cambiar su motor por el de un 911/930 Turbo. Sí, precisamente el tres litros que incorporó por vez primera la tecnología turbo a la saga 911. Todo con el afán de inaugurar un museo dedicado a la marca germana a partir de estos tres primeros vehículos. La ilusión de un entusiasta Porsche que cayó en el olvido tras su muerte repentina en 2008. No obstante, una llamada de teléfono en el 2012 rescató la memoria del señor Grahser.

EL FOTÓGRAFO Y EL COLECCIONISTA. PORSCHE 356/930 EN EL OBJETIVO

A un lado de la línea Rafael Díez, coleccionista Porsche. Al otro lado Rudolf Schmied, antiguo amigo de Viktor y responsable de haber plasmado la pasión de éste por sus coches en un reportaje con el que logró su graduado en fotografía. Una idea que surgió en 1996, cuando el joven Rudolf conoció a Viktor en un hostal donde solían coincidir los fines de semana. Fue allí donde el fotógrafo descubrió que el antiguo mecánico vivía como un eremita, dedicando todo el espacio de su rústica casa a la obsesión por sus Porsche.

Obviamente ahí había miga para un buen reportaje, pero también una larga historia dedicada a Porsche que nació cuando en los 80 Viktor se convirtió en un personaje de lo más reconocido entre los aficionados australianos. Tras su muerte, fue Rudolf el que comunicó la noticia a los miembros del Australian Porsche 356 Register Inc. No obstante, éste perdió la pista de los tres coches cuando el alabacea del testamento los vendió a un concesionario donde finalmente acabó adquiriedolos Rafael Díez hace unos 8 años.

De los tres era el proyecto Porsche 356 Turbo el que más destacaba. Los pasos de rueda ensanchados y las nuevas regulaciones de chasis y suspensiones no daban lugar a la duda: la idea de Viktor era insertar en él el motor 3 litros turbo del 911/930. Motor que se conservaba en buen estado junto a las demás piezas del proyecto. Así las cosas, y con unos medios más profesionales que los sumados por Viktor en su casa-taller, Rafael Díez emprendió la tarea de llevar a cabo el proyecto. Una vez instalado el motor y ultimados los remates en carrocería y ajustes el Porsche 356/930 ya estaba listo.

PORSCHE 356 TURBO: UNA PIEZA ÚNICA DIGNA DE WALTER RÖHRL

Con creaciones artesanales y entusiastas como la del Porsche 356 Turbo las cosas no siempre salen bien. Al fin y al cabo, ajustar un motor de 260CV en el chasis de un 356 puede ser de lo más descabellado, más aún si viene de un mecánico que trabaja en la soledad de su casa. Sin embargo, cuando Rafael Díez invitó a Walter Röhrl a unas pruebas de conducción del vehículo el pasado 2018… Todo fue como la seda. Y eso que el mismo campeón de rallyes confiesa haber ido con cuidado en un principio, escéptico frente a lo que se iba a encontrar.

Lejos de las sombrías expectativas, el Porsche 356/930 sedujo al piloto con una conducción “tranquila, precisa y francamente divertida”. Tanto fue así que el vehículo acaba de pasar a la colección de Walter Röhrl, conociéndose ahora como Porsche 356/930 3000 RR. Un curioso nombre donde el nuevo número designa el cubicaje y las siglas RR el apelativo de Röhrl Roadster. Lo cierto es que el servicio de prensa de Porsche ha ofrecido pocas fotografías, pero suficientes para percibir que no estás ante un 356 cualquiera.

Sea como fuera, éste es el mejor remate a una historia de pasión por los clásicos llevada al extremo. Y es que, en las escasas fotografías que hemos podido encontrar del reportaje firmado por Rudolf Schmied, se ve a un Viktor dominado por el gesto común a todos aquellos que se están consumiendo en la pira de la obsesión. El gesto de un hombre que fue capaz de traer desde el otro lado del mundo tres herrumbrosos Porsche 356 con el objetivo de crear su propio museo dedicado a lo único que aún lo siguió apasionando hasta el día de su muerte.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

BMW 2002 Baur: Descapotable con personalidad

Post siguiente:

Turbo en Catawiki: Renault 18