Plymouth Road Runner Rapid Transit. Pieza única creada para vender

La segunda generación del Plymouth Road Runner es uno de los musclecars más celebrados de los setenta. Lo que hoy te traemos es una versión única de este modelo: el Road Runner Rapid Transit. Una verdadera joya que participó en una caravana promocional que hoy sería impensable.

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

FOTOS PLYMOUTH ROAD RUNNER RT: MECUM / HAMTRAMCK REGISTRY

¡El circo ha llegado a la ciudad! Algo así tuvieron que pensar no pocos entusiastas del motor al ver los anuncios de la Rapid Transit Caravan. Este espectáculo rodante recorrió los Estados Unidos en 1971 con 100 paradas en concesionarios Chrysler, exhibiciones y carreras llenas de olor a gasolina. Una feria rodante ideada por los ejecutivos del gigante americano para promocionar los musclecars de Dodge y Plymouth.

Además la Rapid Transit Caravan publicitaba diferentes kits de preparación deportiva ofrecidos por las marcas. Ruedas especiales, carburadores más eficientes, apliques aerodinámicos… Pero la cosa no quedaba aquí. Porque allí mismo se ofrecían manuales para aprender a trucar el motor, obtener mejor punta en rectas o modificar el ángulo de giro en la dirección. ¡Todo ello avalado por la propia marca!

Sin duda esto puede parecer una locura. Una verdadera macarrada avalada por los propios ejecutivos de la Chrysler. Sin embargo… En Estados Unidos los años previos a la Crisis del Petróleo de 1973 fueron así. Una escalada de cilindradas, caballajes y grandilocuente cultura automovilística donde los poderosos musclecar representaban el objeto de deseo de una juventud aficionada a las carreras de aceleración.

De hecho, en la Rapid Transit Caravan se proyectaba una película sobre la historia de las carreras dragster en América. Vamos, justo lo contrario al concepto de concesionario tranquilo y neutro que vemos hoy en día (Dodge Charger Demon aparte). Obviamente todo esto sería impensable hoy en día, pero en la proteica excitación americana del momento esta exhibición itinerante fue todo un éxito, aumentando aún más las ventas de modelos como el Plymouth Road Runner.

PLYMOUTH ROAD RUNNER RAPID TRANSIT. ÚNICO EJEMPLAR

Parte de esta alocada caravana eran los cuatro musclecars preparados para la ocasión. Cuatro modelos únicos que exhibían especificaciones únicas. Éstos se unían a otros vehículos entre los que destacaba un Road Runner Superbird. De hecho, este mítico coche de la NASCAR fue presentado en ese mismo 1971 junto a su inolvidable alerón trasero.

Entre los deportivos preparados exclusivamente para la Rapid Transit estaban un 440 Cuda, un 340 Duster, un Hemri Cuda y… Este espectacular Plymouth Road Runner Rapid Transit. Dentro del mundo de los automóviles de exhibición norteamericanos a éste se le cataloga a la altura de mito. Un ejemplar construido por el customizador Chuck Miller durante 1970 por encargo de la Chrysler.

Respecto a la carrocería original los cambios son notables en el frontal y la trasera. Delante gracias a un remate que estiliza la delantera haciendo más largo el coche, y detrás en la nueva cola con el alerón integrado. En nuestra opinión una verdadera maravilla, que une a la línea de la carrocería lo que otro diseñador hubiera puesto en forma de exaltada protuberancia.

Las modificaciones también afectan a la mecánica, la cual se ve potenciada hasta los 335CV gracias a una mayor relación de compresión que la prevista en el V8 6’3 litros original. Una rabia que va al asfalto gracias a una transmisión automática. ¡Esto es América ya sabes!

PARTE DEL LEGADO HISTÓRICO DE CHRYSLER

Durante años el Road Runner Rapid Transit ha estado bajo la titularidad de Chrysler pero acogido en la colección de Steven Juliano, quien ha mantenido el coche en estado de exhibición. De hecho su cuentakilómetros sólo marca 1.300 millas (2.092 kms), siendo el estado general del coche realmente impecable. Una pura pieza de museo.

No obstante quizá sea ahora el momento en que comience a sumar más kilómetros, ya que el pasado mayo cambió de manos en la subasta que Mecum celebró en la Indy Car. El nuevo propietario se hizo con esta leyenda de los musclecar por 341.000 dólares (304.000 euros), siendo parte de un lote en el que también se ofrecían los otros modelos únicos que giraron con la Rapid Transit Caravan en 1971. Quién sabe si alguna vez los volveremos a ver juntos sobre el escenario…

Catawiki 750
Post anterior:

Chantilly 2019: Un concurso y tres centenarios

Post siguiente:

Recuperado: El Mitsubishi Galant VR4 de Ricardo Avero vuelve a las carreras