104 barchetta
in

Me encantaMe encanta SorprendidoSorprendido

Peugette 104 Barchetta. La versión más inesperada del popular Peugeot

La relación entre Peugeot y Pininfarina siempre ha dado frutos interesantes. Y es que, más allá de las celebradas versiones descapotable y coupé del 504 en 1969, el carrocero italiano es responsable de diseños tan elegantes como el del 404 de 1960. Dotado de un estilo que recuerda al de algunos Lancia del momento, éste fue el primer paso de una colaboración que ha tenido como último gran icono al 406 Coupé de 1996. Una belleza de líneas fluidas ofrecida en primer lugar desde Pininfarina a Ferrari y que, para bien último de Peugeot, Maranello acabó rechazando. Un episodio donde la guinda la pone el prototipo 406 Toscana.

Sin embargo, la historia entre ambas marcas también ha dejado proyectos por el camino. Vehículos que plasmaban una idea inteligente pero finalmente no llevada a la práctica. Ése es el caso del 104 Peugette. Una creación presentada por Pininfarina en el Salón de Turín de 1976 con la firma de Aldo Brovarone. Y sí, acabas de leer bien dos cosas. La primera es que este Peugeot barchetta basado en líneas rectangulares es una creación del diseñador del Dino 246GTB y el Alfa Romeo Superflow. Algo que no debería sorprendernos, ya que el prolífico diseñador italiano abrazó en los setenta la línea recta con la misma dedicación que en la década anterior veneró la curva. De hecho, Aldo Brovarone presentó su Lancia Gamma Coupé el mismo año que el 104 Peugette.

La segunda es que, lejos de ser Peugeot la que encargase a Pininfarina un prototipo a modo de ejercicio de estilo, fue el propio carrocero quien ideó en solitario este Peugeot barchetta para ofrecerse a la empresa gala como fabricante. Algo no tan extraño, pues la logística de Pininfarina en su fábrica de San Giogio Canavese ha permitido que ésta ensamble allí coches de gran serie. De hecho, el 406 Coupé de 1996 se producía allí con mecánicas enviadas por Peugeot desde Francia. Un planteamiento industrial que nos lleva a la siguiente conclusión: lejos de ser un simple experimento, el 104 Peugette se hizo con ánimo de llevarse al mercado. Pero, ¿por qué esto salió mal?

104 PEUGETTE. MUCHO MÁS QUE UN EJERCICIO DE ESTILO

Viendo en el telediario algún pase de moda celebrado en esta o aquella pasarela internacional muchos hemos escuchado lo de “eso no se lo pondría nadie”. Y es cierto, ya que las más de esas creaciones son puros ejercicios de estilo impensables para la producción en serie. Entonces, ¿por qué se hacen? Pues precisamente para ensayar. Para experimentar los límites de lo posible y así poder ir estudiando tendencias. Justo el mismo cometido por el cual los diseñadores de automóviles realizan sus coches concepto. Propuestas radicales imposibles de llevar a los concesionarios, pero brillantes a la hora de influir en los años venideros.

Los años a caballo entre el final de los sesenta y el comienzo de los setenta son un buen ejemplo de ello. Y es que, aunque ejercicios de diseño como el Lancia Stratos Zero o el Ferrari Modulo hubieran sido un despropósito en el mercado al cual de hecho no llegaron… Lo cierto es que han ejercido una influencia decisiva para todo lo que vino en los 20 años posteriores. En ese sentido, el 104 Peugeot Barchetta parece otro prototipo sin afán de llegar a serie. Sin embargo, su intención fue justo la contraria. De hecho Pininfarina lo ideó por su cuenta pensando que Peugeot caería seducida ante la idea de fabricar un pequeño deportivo tan original como económico.

Ése era el planteamiento con el que Pininfarina pensaba poner la deportividad y el diseño más rupturista al alcance de una juventud atrevida en sus gustos. Y ojo, porque con los estudios de mercado en la mano la idea resultaba más que interesante y rentable. Al fin y al cabo, a mediados de los setenta el nicho de un pequeño y divertido deportivo popular con diseño extravagante estaba desierto. Más aún si tenemos en cuenta que cualquier Lotus o Alfa Romeo se iba de precio muy encima de lo que se hubiera ido este 104 Peugette. Algo extensible al VW/Porsche 914-4. Por ello, Pininfarina pensó en lo interesante que sería hacerlo sobre la base de un compacto tan eficiente y vendido como el Peugeot 104. No obstante, nada salió como se esperaba.

PININFARINA MIRANDO A PEUGEOT Y PEUGEOT MIRANDO A CITROËN

Pensado como un coche de construcción sencilla y económica, el 104 Peugette tenía al mercado joven en la mirilla. De hecho, para simplificar su producción Pininfarina dispuso paneles de carrocería simétricos, siendo iguales los paragolpes traseros y delanteros. Esto resultaba muy económico tanto en lo que se refiere a cadena de montaje como a oferta de repuestos, haciendo del Peugette un producto interesante para gente de escaso poder adquisitivo. Sin embargo, lo cierto es que este tipo de comprador no suele decantarse por coches más centrados en el capricho que en la practicidad.

Además, lo que definitivamente alejó a Peugeot de los cantos de sirena de Pininfarina fue la compra de Citroën. Y es que, el mismo año en que se presentó el Peugeot barchetta la marca del león realizó la compra de Citroën, virando todo su esfuerzo financiero a crear coches de venta masiva para asegurar la operación. Así las cosas, lo cierto es que los italianos escogieron el peor momento para presentar su idea, lo cual lamentaron diversos medios especializados del momento. No en vano, haber visto este 104 Peugette fabricado en serie hubiera sido de lo más emocionante. De hecho, consultando algunas de las pocas pruebas que la prensa pudo hacer se confirma una experiencia de conducción divertida y potente.

Algo posible gracias a que este vehículo toma como base al 104ZS de 1976. Versión deportiva del utilitario capaz de entregar 66CV con su motor de cuatro cilindros en línea. Una potencia en apariencia no muy elevada, pero sí más que suficiente para un coche con menos de 800 kilos y que, gracias a las llantas ensanchadas o la carrocería barchetta, aseguraba sensaciones fuertes al volante. Desgraciadamente, sólo llegaron a fabricarse las dos unidades experimentales. Una con dos plazas y otra con un sólo asiento. Ambas coronadas con un arco de seguridad que aportaba mayor rigidez en las curvas. Justo el terreno natural donde esta deliciosa creación de Aldo Brovarone prometía ser un fantástico juguete.

Fotografías: Pininfarina.

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.4kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3kFollowers