Liberty 750×184

Nissan Skyline 2000 GT, Un Icono Japonés

A todo amante del motor japonés hay un nombre que le eriza los cabellos: Skyline. La mítica saga que durante 50 años asentó la deportividad japonesa y que tuvo en el 2000 GT su versión, quizá no más espectacular, pero sí más decisiva...

Retromovil 2020 Medio


Con el motor japonés hay una cosa indiscutible: no te deja indiferente. La estética te puede gustar más o menos, señalar el hecho de que a pesar de su gran nivel mecánico nunca ha dejado de ser un panorama de competición algo “periférico”, lo que quieras… Pero lo cierto es que cada vez que hablamos de algún deportivo venido desde el sol naciente la relación calidad/precio suele ser sobresaliente, por no hablar de un comportamiento ligero y de lo más juguetón.

Vamos, que aunque nos hayamos educado en la fascinación por nombres italianos y circuitos alemanes… Es imposible no desear a los cuatro vientos pilotar alguno de los grandes deportivos japoneses. Y bueno, para grande… El Nissan Skyline. Quizás no sea tu favorito, pero que un coche esté en el mercado 50 años a lo largo de 7 evoluciones diferentes es algo que habla por sí solo.

Un modelo que evolucionó, desde la concepción sedán de los comienzos, hasta ser una rabiosa y competitiva leyenda de competición en los campeonatos de turismos japoneses. Y es que, ya ves: te pones a potenciar un a priori anodino familiar y acabas comiéndote las pistas a mediados de los 70 gracias a una hábil mezcla de potencia, agilidad y tecnología punta.

Una tecnología punta que, aunque a día de hoy esté superada, es capaz de entregar emociones fuertes al conductor que se atreva con un Nissan Skyline 2000 GT. Un clásico tan divertido como encantador que poco a poco empieza a revalorizarse en el mercado. Quizá por ello éste que te traemos a las páginas de La Escudería haya sido adquirido hace menos de un mes. ¡Y eso que no está exactamente en el estado original! Pero… hay que ver cómo seduce. Y cómo suena.

SKYLINE C10 CON HAKOSUKA, LLEGA LA DIVERSIÓN

Lanzado en 1957, el Skyline se presentaba como el coche perfecto para una emergente clase media japonesa que empezaba a acceder tanto al consumo como a la paternidad. En ese sentido, Nissan lanzó un coche de aspecto respetable; perfecto para la imagen de cualquier contable tan gris como eficiente, dotado al mismo tiempo de un gran espacio interior para unos niños que irían envueltos en las últimas medidas de seguridad.

En suma: un sedán cómodo y fiable para el padre de familia medio. Sin embargo, especulamos con la idea de que tanto dentro como fuera de Nissan había nipones con ganas de diversión. Así las cosas, el Skyline empezó a ganar potencia en su segunda generación, además de aparecer disponible en versión coupé.

Evolucionando en este sentido apareció en 1968 el Skyline C10, la que para los seguidores de la saga es la etapa más icónica del modelo. ¿Por qué? Posiblemente porque durante sus cuatro años en producción no sólo se vendió como rosquillas -más de 300.000 unidades- sino que también irrumpió con fuerza en las competiciones de turismos arrasando en casi todas las carreras donde se presentaba.

En suma, una jugada maestra en la que Nissan cambió el viejo motor de cuatro cilindros por otro de 2 litros y seis en línea capaz de dar 106 CV de potencia en las versiones básicas. Así se consolidaba la confianza de la marca en las posibilidades deportivas del modelo, lo que llegó a su plena confirmación cuando en 1969 se lanzaba el ingenio Hakosuka; un motor algo más pequeño -pero capaz de rendir hasta los 160CV– destinado a motorizar las versiones más deportivas como el 2000 GT de tracción trasera y 5 marchas que protagoniza nuestro artículo.

Ya en los 70 se lanzó la mítica denominación GT-R; aquella que a los entusiastas de las carreras les rememora la leyenda que supuso en las pistas japoneses y, a los amantes de la ingeniería, les vuelve locos por su sofisticado sistema de par motor independiente en las cuatro ruedas, el cual actúa cuando detecta pérdida de tracción compensando la marcha del coche. Pero tranquilo, eso lo veremos otro día…

NISSAN SKYLINE 2000 GT: UN EJEMPLAR DE CAPRICHO

Como puedes imaginar, del Skyline C10 podríamos estar hablando mucho tiempo. Pero resumiendo… Ya has visto que el 2000 GT fue el primero -y quizá más icónico- modelo totalmente deportivo de esta saga con 50 años de historia. Para los que somos amantes de los clásicos, estas historias y cualidades nos vuelven literalmente locos a la hora de apreciar y disfrutar estos coches. Cosa ésta que también suele volver loco a otro protagonista recurrente en nuestro mundillo: el precio.

Tampoco nos vamos a engañar; este coche no es extremadamente asequible. De hecho el modelo que te estamos mostrando se ha vendido en los EE.UU hace unos días por casi 60.000 euros. Sin embargo… Dentro del mercado actual el Skyline se está valorando cada vez más, por lo que aquellos que pillen a tiempo modelos como éste podrían sacar cierto rendimiento en muy pocos años vista.

Un rendimiento que podría ser mayor según el estado del coche sea más original; en este caso la verdad es que no lo es. Pero… No pensemos siempre con la cartera. Vale, las modificaciones que este coche de 1972 incorpora han podido restarle valor, o quizá no… ¿has visto cómo le quedan esas llantas RS Watanabe? ¿Y ese repintado en plateado? No será el estado original, pero es capaz de transmitir toda la emoción de un modelo que supuso un antes y un después para Nissan y los deportivos japoneses. Creo que vamos a empezar a prestar más atención a aquellos viejos orientales…

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Un curioso 'Frankenstein' a la Americana

Post siguiente:

Próximamente: AutoRacing, Salón de la Competición