Liberty 750×184

Exotismo Nipón: Nissan GT-R

Los deportivos clásicos japoneses siempre han tenido un magnetismo especial. ¿Por qué? Probablemente por su halo de exotismo: Vienen de un país tan lejano como tecnológico y lo cierto es que no tenemos muchos a nuestro alrededor. ¿Quién no ha visto o conducido un Mazda RX-7 o un Nissan GT-R? PowerArt nos desvela la historia de este último con varias unidades españolas...

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

Seis generaciones. Casi 50 años. Toda una saga que define al deportivo japonés por excelencia: el GT-R de Nissan. Una de esas leyendas dentro y fuera de las pistas, con millones de seguidores conquistados por su poderío a lo largo y ancho del mundo. Uno de ellos es Guillermo García, responsable del canal PowerArt, del cual ya te hemos hablado.

Una de sus últimas novedades es la trilogía centrada en la historia del Nissan GT-R, de la que os dejamos a continuación el primer capítulo. Casi media hora -no es fácil encontrar vídeos tan documentados y extensos- donde Guillermo nos va desgranando la evolución de este icono del motor. Desde el magnífico palmares deportivo del modelo debutante de 1969 hasta la actual versión de 480 Cvs. Y todo mientras nos muestra unidades representativas de cuatro generaciones facilitadas por ¡propietarios españoles!

ADRENALINA JAPONESA LISTA PARA CIRCUITO

Los campeonatos de turismos no son sólo patrimonio de Europa y América. También Japón cuenta con una amplia tradición en este tipo de carreras; una tradición en la que, ya en los años ’60, competía la firma Prince. Ésta no dejaba de ser una de esas pequeñas marcas realmente exclusivas como Akura o Lexus, capaces de desarrollar interesantes modelos derivados de las grandes enseñas.

Prince fue respaldada por Nissan a partir de 1966. Ésta última, interesada por el rendimiento del Prince Skyline S54 2000 GT, adquirió la marca con el objetivo de desarrollar un coche nacional capaz de enfrentarse con éxito a los bólidos extranjeros en los campeonato de turismos. Así nació el Skyline 2000 GT-R de 1969.

¡Y vaya si lo lograron! Durante tres años este modelo acumuló 49 victorias consecutivas gracias a una dinámica excepcional. Había nacido una leyenda.

1972 vio nacer la segunda generación del GT-R: Un precioso coupé con carrocería fastback, muy al estilo de los Pony Car americanos. Sin embargo, lo que se preveía magnífico acabó con un frenazo en seco: La Crisis del Petróleo hizo su aparición e hirió de muerte los GT-R, que no entendían de consumos reducidos. La segunda generación sólo vendió unas 200 unidades y archivó el modelo hasta finales de los años 80.

A LA TERCERA VA LA VENCIDA: RESUCITANDO EL GT-R

Pasaron unos 16 años hasta que Nissan estuvo lo suficientemente convencida con uno de sus modelos como para bautizarlo con las siglas GT-R. Así, en 1989 llegó la tercera generación o GT-R R32. Un coche concebido para competir en el Grupo A, con una excitante versión de calle dotada de un 6 cilindros de 280 Cvs -según Nissan, porque parece que en realidad puede llegar a rendir más de 300- y tracción integral. Una maravilla que te sugerimos encarecidamente escuchar a partir del minuto 7:30 del vídeo.

Bronco y amenazante. Así es el sonido de la mecánica del GT-R de 1989. Y como había dado buen resultado… fue la misma que se montó en la cuarta generación. Sin embargo, el resultado comercial de ésta última tampoco fue espléndido: Del R32 se vendieron unas 40.000 unidades, mientras que del R33 sólo se logró comercializar alrededor de 11.000.

¿La razón? Bueno, la carrocería había sido agrandada, y el coche se asemejaba más a un gran turismo que a un deportivo. Y en aquella época… los clientes del GT-R buscaban radicalidad. Nissan tomó nota y la quinta generación acortó la batalla buscando un chasis más compacto y rígido, al tiempo que un magnífico estudio aerodinámico lapaba el coche al asfalto.

La saga culminó en 2007 con el GT-R R35, un escaparate para la marca nipona en el que da rienda suelta a sus avances técnológicos más vanguardistas. El GT-R es un deportivo de raza, con una historia a sus espaldas tan interesante como desconocida en nuestro país. ¿Llegará su fama a ser algún día a ser comparable a la de su gran rival, el Porsche 911?

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

ClassicAuto convoca sus Concursos de Elegancia y Restauración

Post siguiente:

Nuevo Spain Classic Rally: Regularidad en Asfalto