Retromovil Cabecera 2
Auto Retro Cabecera 1
Inicio»Noticias»Anecdotas»GPS por Cassette: Tecnología Setentera

GPS por Cassette: Tecnología Setentera

Hoy en día tenemos la tecnología GPS hasta en el teléfono. Algo que hace sólo unas décadas estaba reservado a avanzados usos militares ahora marca el día a día de nuestras vidas. Sin embargo... Antes de estos complejos sistemas hubo intentos de crear navegadores ¡con cassettes!

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

De un tiempo a esta parte está volviendo la cassette. Hemos llegado a escuchar en alguna tienda de sonido cosas como que “su sonido crudo da una tonalidad perfecta a ciertas grabaciones” e incluso opiniones poniendo a este formato magnético por encima de lo digital. Pero… No nos engañemos: la tecnología del sonido ha avanzado mucho en las dos últimas décadas y, nos guste o no, la cassette ha quedado totalmente superada.

Entonces… ¿Por qué vuelve? Bueno, si estás leyendo La Escudería es porque seguramente seas un amante de los clásicos, así que tú en concreto seguro que puedes responder a ésto fácilmente: la nostalgia vende. Eso es así; por lo que sea, pero es un dato empírico. Al igual que conducir un coche de 1954 es algo tan emocionante como tecnológicamente superado, escuchar aquellas cassettes ochenteras con la que creciste en el mismo aparato donde te atravesaron por vez primera Jimi Hendrix o Beethoven es algo emocionalmente ganador.

Ahora vemos a las cintas como un recuerdo nostálgico, cual si fuéramos el Peter Quill de Guardianes de la Galaxia con la cassette que le regaló su madre antes de morir. Pero ojo, porque en los años 60 eran una tecnología punta que avanzaba lo que hoy en día es el sistema de navegación GPS incorporado en nuestros coches actuales. Un alarde tan futurista que, en vez de aparecer en una revista de coches, lo hacía en el programa de la BBC “Tomorrow’s World”.

EL ORIGEN DE LOS MODERNOS GPS

Bueno, la verdad es que denominar a esto como “el origen” de los GPS resulta algo aventurado; al fin y al cabo un sistema de localización te sitúa en el mapa, mientras que éste simplemente te ayuda a realizar un determinado recorrido siempre y cuando no realices desvío alguno sobre la ruta pregrabada. Es decir, no tiene nada que ver con el sistema satelital porque no te puede localizar en cualquier lugar… Pero sí sabe dónde está mientras se mantenga en la ruta pensada ¿Cómo demonios funciona?

Vamos a verlo con un ejemplo… Pongamos que quieres ir desde un punto A hasta un punto B. Si hay una cassette ya grabada con las indicaciones necesarias para realizar ese trayecto… Puedes ponerla y dejarte guiar. El pro es que, vayas a la velocidad a la que vayas, la indicación va a saltar justo en el momento necesario para acometer un giro o desvío ya que este ingenio va acompasado al odómetro del coche, por lo que aunque el aparato no es un GPS sí sabe dónde se encuentra exactamente.

Ahora, sabe dónde se encuentra exactamente siempre y cuando no te salgas de la ruta grabada. En suma, como te tengas que desviar por culpa de un corte de vía o cualquier otro imprevisto… El sistema se sale de sus esquemas y no podrá volverte a guiar ya que la secuencia lineal de su funcionamiento se ha alterado, es decir, deberías regresar al punto de partida y empezar de nuevo. Algo así como un videojuego de los antiguos…

UNA TECNOLOGÍA DEMASIADO PIONERA

Este prototipo localizado en la Bélgica de 1971 funcionaba a través de una especie de pequeña computadora analógica conectada tanto al lector de cassettes -elemento que no incorporaron los coches hasta finales de los 60- como al cuentakilómetros. Todo ello equipado no con un chip que incluya un programa capaz de resolver problemas complejos, pero sí con una serie de cartuchos que recuerdan muy mucho a la rígida lógica de los primeros ordenadores.

La virtud de ésto es que es una tecnología realmente puntera para la época, la cual ha sido sin duda inspiradora para los sistemas de navegación que “adornan” casi todos los salpicaderos actuales. El problema… Va por duplicado: en primer lugar lo rígido de su funcionamiento líneal, el cual no prevé un mecanismo con el cual “volver al último punto” en caso de encontrar algún imprevisto en la ruta; y en segundo el hecho de que necesitarías llevar una maleta entera llena de cintas convenientemente actualizadas referentes a multitud de trayectos. Al menos si no quieres hacer siempre el mismo viaje…

Quizás estas sean las razones por las que este sistema no pasó de una mera fase experimental. De hecho, aún revolviendo un poco en nuestras fuentes de información, no hemos encontrado más mención a ésto que cuando fue montado en este Beetle.

Sea como sea, lo cierto es que nosotros somos unos amantes de estas antiguas innovaciones que ahora son deliciosos recuerdos. ¿Te imaginas prepararte una de estas cassettes de navegación con tu voz y escucharla en un clásico al mismo tiempo que alguna de aquellas cintas que aún tienes guardadas en un cajón? No estaría mal…

“Prepárate, va a estallar el Obús…”“Gire derecha, en, Cuesta de San Vicente, sentido, Plaza de España…”

Post anterior:

Opel Ascona de Dulce en Catawiki

Post siguiente:

Amor a Primera Vista: Fiat Dino Coupé