Retromovil Cabecera 2
Auto Retro Cabecera 1
Inicio»Noticias»Hallazgos»Reaparece Uno De Los Dos Mustang De Bullit Tras 50 Años De Olvido

Reaparece Uno De Los Dos Mustang De Bullit Tras 50 Años De Olvido

No sabemos cuál es la fórmula exacta para crear una película mítica. Una de esas que se convierte en icono, llenando con la reproducción de su cartel las habitaciones de miles de jóvenes. Que tenga una lectura generacional... Su banda sonora... Que cuente con una de las mejores escenas de persecución jamás filmadas... Este último es el caso de Bullitt, la película de 1968 que ahora recupera a uno de sus protagonistas: el Mustang pilotado por Steve McQueen.

Catawiki 750

Banner Sergio Romagosa 750

Cada vez son más los hallazgos de grandes coches olvidados en graneros o garajes, pero rara vez suelen tener detrás de sí una historia donde se junten tantas mitomanías. Un gran coche, un actor carismático… Y una película de culto recordada por contener una de las mejores escenas de persecución jamás vistas en la gran pantalla. Esta es la historia de uno de los dos Mustang GT Fastback utilizados en Bullitt, la cinta policiaca donde Steve McQueen conducía a toda velocidad por las calles de San Francisco.

Perdido durante años, el coche ha reaparecido ahora que se cumplen 50 años del rodaje de Bullitt. Y el regreso no ha podido ser más espectacular, coincidiendo con la salida al mercado de un nuevo Mustang conmemorativo de la película. Una puesta de largo escenificada en el pasado Salón de Detroit 2018, donde Ford expuso ambos modelos en un emocionante diálogo entre lo viejo y lo nuevo. Una imagen que nos recuerda lo mítico y longevo que es el Mustang, aunque no se acerque a lo vibrante de la secuencia original. Ahí sí que este GT Fastback luce en todo su esplendor…

LOS MUSTANG DE BULLIT

Tanto si eres amante del cine como si lo eres de los coches, tienes que conocer Bullit. A nivel fílmico es una de esas sólidas películas policiacas que tan bien saben hacer los americanos. Una historia de intriga detectivesca que nos pasea por la ciudad de San Francisco de la mano de un personaje duro y solitario: el teniente Frank Bullitt, interpretado magistralmente por el carismático Steve McQueen. Y bueno, si no te gusta el cine pero sí los Mustang… esa escena que acabamos de ver es una de las que siguió asentando el mito de Mustang dentro del imaginario del motor.

Durante el rodaje de Bullitt se utilizaron dos ejemplares. Uno era conocido como ‘El Salto’, siendo el que se usó para las escenas de mayor acción. Desgraciadamente, tanta secuencia vertiginosa castigando los amortiguadores y el chasis hicieron que acabara destrozado. Warner Bros no pudo venderlo, y hace tan sólo un año apareció -o al menos sus restos- en un depósito mexicano. El otro era conocido como El Héroe. Aquel que conducía Steve McQueen en las escenas donde se le debía ver claramente al volante.

EL REGRESO DEL HÉROE

El Héroe’ fue el único que sobrevivió al rodaje. A partir de ahí, fue vendido a un ejecutivo de la industria del cine, el cual se lo vendió a su vez a un detective de Nueva York, seguramente inspirado por las correrías del teniente Bullitt. Finalmente, en 1974 fue adquirido por el vendedor de seguros Robert Kiernan. Un fanático de Mustang que se negó a vendérselo ¡al mismísimo McQueen!, el cual mostró interés por adquirirlo a finales de los 70, justo antes de morir fulminado por un cáncer de pulmón en 1980.

Recluido al garaje por problemas mecánicos, este icono del cine ha estado oculto hasta que hace unos meses el hijo de Kiernan decidió ponerse en contacto con Ford. Una Ford que enseguida pudo darse cuenta de que esta unidad es realmente la de la película, ya que las múltiples marcas de soldadura así lo demuestran. ¿A qué nos referimos? Bueno, pues a las marcas que dejaron en su carrocería diferentes apliques soldados. Diferentes apliques soldados a fin de colocar las cámaras que rodaron al coche en marcha. Así como muchos más detalles propios de haber convertido al coche en otro “actor” de la película.

Además, el número de chasis no da lugar a dudas. Efectivamente fue la unidad adquirida por Warner Bros en 1968, recién ensamblada en el mes de enero de aquel año en la planta Ford de California. Una unidad con auténtico sabor a estudio de cine, pintada en el mítico Highland Green que todo aquel que haya visto Bullitt tiene en mente.

50 AÑOS DESPUÉS, LA SAGA CONTINÚA

Necesitado de una buena labor de restauración -al menos en su chapa- este Mustang GT Fastback sigue inspirando el camino de la saga. Es por ello que Ford acaba de presentar un espectacular modelo donde se rinde homenaje a la película, pintado en el mismo color que el protagonista de Bullitt y bautizado con ese mismo nombre.

Junto con el 911, posiblemente la saga Mustang sea una de las más longevas y excitantes en el mundo del motor. Una referencia capaz de cruzar el tiempo por décadas, produciendo encuentros tan emocionantes como el de la nieta de Steve McQueen con este coche, poniendo las manos en el mismo volante con el que su abuelo hizo vibrar las retinas de millones de espectadores 50 años atrás…

Post anterior:

Jensen-Healey en Catawiki

Post siguiente:

Como Nuevo: Volvo PV 544 de 1962