Liberty 750×184

El Museo de la Ciencia de Terrassa

Retromovil 2020 Medio


El Museo de la Ciencia y la Técnica de Terrassa es uno de los más completos que sobre este ámbito existen en nuestro país. Está ubicado en unas instalaciones que no pueden ser más apropiadas, pues además de su amplitud y belleza han servido para conservar una estereotípica factoría textil catalana de principios del Siglo XX, la “Aymerich, Amat i Jover”, inaugurada en 1909 y diseñada por el arquitecto Lluís Muncunill con un claro estilo modernista.

Estas amplias instalaciones de 22.000 metros cuadrados son además muy luminosas debido a sus características bóvedas de ladrillo y cristal en forma de dientes de sierra. Pero dejémonos de tanta arquitectura y pasemos a lo que realmente nos interesa: los automóviles clásicos.

De entre los varios museos dedicados a la cuestión científica que hay en nuestra geografía no hay ninguno que destine tanto espacio a la historia del transporte y la automoción como el de Terrassa.

Hay prácticamente de todo, y en un entorno muy apropiado
Hay prácticamente de todo, y en un entorno muy apropiado

Normalmente suele haber algún automóvil o moto clásica situada aquí o allá explicando su importancia técnica y social, pero no es normal encontrarse con una espaciosa y completa sección como la del museo que nos ocupa.

Situada en la antigua nave de producción, llena prácticamente un cuarto de su superficie total y, a excepción del transporte marítimo, reúne una buena muestra de lo que fue el parque móvil de nuestro país durante las décadas centrales del siglo pasado.

Empecemos por un singular Locomobile americano de alrededor a 1900 -de vapor, y el único de la muestra importado a España en época reciente- y sigamos con todo lo que fue típico o característico de nuestras carreteras durante más de cinco décadas.

SONY DSC
Este coche es más importante de lo que parece: En los años 20 en todas las grandes ciudades españoles los taxis eran estos Citroen B14
1- Locomobile a vapor de aproximadamente 1900, importado recientemente
2-Durante los años 20 en todas las grandes ciudades españoles los taxis eran estos Citroen B14

De todo un poco

Un Citroën Taxi de Barcelona de los años 20, microcoches españoles de los 50, una muestra con la práctica totalidad de modelos fabricados por Montesa, antiguos camiones de bomberos, ajadas camionetas usadas hasta la extenuación durante la dura posguerra y algún modelo único como
el AFA…

Este pequeño cochecito de líneas muy agradables nació gracias a la inquietud de Juan Aymerich, un personaje conocido durante los años 30 y 40 como fabricante de diversos aparatos motorizados de diferente índole. Quizá el más completo y estudiado de sus inventos es este automóvil, que contaba incluso con un pequeño motor de cuatro cilindros de diseño propio.

Fue presentado con todos los honores en la “Exposición Automovilística” que tuvo lugar en Villaverde (Madrid) el 10 de Julio de 1944, pero debido a la falta de apoyo oficial por parte de la Administración esta unidad quedó como prototipo único.

El AFA contaba además con un diseño muy agradable
El AFA contaba además con un diseño muy agradable

Tras varios años desaparecido se localizaron la carrocería –por un lado- y el chasis –por otro- y se efectuó una completa restauración que nos permite contemplar hoy en día lo acertado de su planteamiento. Aunque también es cierto que genera cierta pena pensar lo que esta marca podría haber sido y no fue, como pasó tantas veces en España durante los años 40 y 50.

Siguiendo cronológicamente podremos ver varias unidades de la producción popular española de los años del desarrollismo, entre los que destacan las maquetas de preproducción del Seat Sport “Bocanegra” o un Seat 1400 A de 1956. ¿Y qué tiene de especial este último, se preguntarán ustedes? Pues que parece ser la primera unidad de su serie, ya que aún porta unas matrículas de fábrica que demuestran tal efeméride.

Hay algunos detalles que podrían desmontar esta «evidencia», pero aún así sigue pareciendo increíble que tanto este 1400 como las maquetas del “Bocanegra” no estén en manos de Seat en su famosa nave 122.

Las maquetas del "Bocanegra" junto a un ejemplar real

SONY DSC
1- Las maquetas del «Bocanegra» junto a un ejemplar real
2-La placa de fábrica de este 1400 afirma que es la primera unidad de su serie

Los que estaban, y los que no estaban

También hay que destacar que la exposición no es completamente estática, y de una visita a otra puede haber unidades que hayan sido reemplazadas por otras; por ejemplo, en el momento de las fotos faltaban la mayoría de clásicos industriales que normalmente se muestran al público.

No estaba un Ford-Simca Cargo de bomberos de los años 50, ni un viejo camión Ford AA de reparto de botellas de 1930, ni un bonito furgón cerrado Bedford de los 40… ni  el más espectacular de todos, un Pegaso Mofletes 140cv Diésel, el único que se conserva actualmente de los de chasis largo.

Esperemos que todas estas ausencias se debieran a simples rotaciones y no a trabajos de restauración, pues dichos vehículos se encuentran primorosamente originales, con sus golpes, óxidos y rotulaciones antiguas, pero en un estado de conservación envidiable. Precisamente como el que muestra el único del grupo “no desaparecido” el día de nuestra visita, un Chevrolet de 1923 transformado a furgoneta durante la década de 1940.

Este Chevrolet de 1923 sin restaurar es una buenísima muestra de la historia automovilística española
SONY DSC
Este Chevrolet de 1923 sin restaurar es una buenísima muestra de la historia automovilística española

La explicación más factible es que los metros necesitados para la exposición temporal de Abadal, de la que hablaremos a continuación, se hayan “comido” el espacio de todas estas grandes piezas. En todo caso, la visita al museo sigue mereciendo la pena para los aficionados a los coches clásicos.

 

Continúa en la Página 2…

Catawiki 750

2 Comentarios

  1. Mar 6, 2014 en 21:24 — Responder

    Excelente e interesante artículo. Esperemos que ningún vehículo más le pase lo mismo que al Clement.

  2. Mar 14, 2014 en 20:50 — Responder

    Excelent articulo Oriol. Estuve en febrero para ver la exposición temporal «El boig de l`Hispano» que han prorrogado dos meses más y me quede sorprendido de la cantidad de temas del motor y otros (cuantas motos difíciles de ver) de las exposiciones fijas.

    El «Boig de l`Hispano» fué como llamaban en Ripoll (Girona) a Ramon Casanova i Danés. Todo un personaje genial, ya que además de fabricar los exclusivos y cada vez más buscados y cotizados Hispanos Suïza, en sus ratos libres creó y desarrolló el estatorreactor patentándolo en el año 1917.
    Pocos años antes los hermanos Wright de Minville (Indiana) conseguían vencer la fuerza de la gravedad volando unos metros en un aparato de hélices que hoy calificaríamos de imposible. Es decir, Ramon inventaba casi sin saberlo el medio de propulsión que utilizarían en el futuro los aviones al mismo timepo que los hermanos Wright conseguían surcar los cielos.
    Muchos años después, los alemanes copiaron parte de sus planos para “inventar” su temibles “bombas volantes” V1 propulsadas por un reactor parecido al que creó Ramon Casanova. Y es que la tecnología, a veces se usa para lo que no se debiera.
    Mientras recorría la exposición, me invadió un pensamiento curioso. La directa relación de estos pioneros, visionarios y genios. Gracias a ellos, hoy, los modernos motores a reacción y aeronaves, han hecho que nuestro mundo sea más pequeño que hace un siglo y esté al alcance y comprensión de todos.
    No en vano, Ramón Casanova tiene un merecido espacio en el museo de la NASA en Houston y es que no olvidemos que los cohetes que ponen en órbita satélites van propulsados por una evolución del estatorreactor. Es curioso (o triste) que sea más conocido fuera de nuestras fronteras que aquí. Que pocas son las veces que sabemos valorar a emprendedores de casa como en este caso.
    Felicito a los responsables de planificación del museo MCTC de Terrassa por su buen trabajo y puesta en escena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Crónica ClassicAuto 2014

Post siguiente:

Los vídeos de Petroliciuos: Lamborghini Espada