Liberty 750×184

Mikafa/Porsche Sport Camper 1955: La autocaravana con el motor de un 356

A mediados de los 50 la empresa de autocaravanas alemana Mikafa produjo casas rodantes con motor Porsche. Un curioso caso del que sólo se produjeron tres unidades. Eso sí, lo de mezclar motores deportivos con vehículos familiares no quedó ahí...

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

FOTOS 1955 MIKAFA/PORSCHE SPORT CAMPER: MECUM / FOTOS VOLKSWAGEN/PORSCHE T1: MISHA CHAROUDIN

Lo de querer llevarse la casa a cuestas es un impulso que viene de lejos. Conscientes de ello, en la industria del automovilismo siempre se han ofertado autocaravanas. Más o menos equipadas éstas actúan como un hogar rodante en el que acomodarse. Y bueno, aunque muchas veces se han asociado con profesiones nómadas o gente sin casa… Lo cierto es que hay autocaravanas de alta gama que parecen habitaciones de lujo.

Una transformación que llegó con el auge del turismo tras la Segunda Guerra Mundial. Momento en el que las clases medias urbanas descubren el sano acto del domingueo campestre. Algo providencial para empresas como Mikafa, la cual pudo reconvertirse a la fabricación de autocaravanas tras haber trabajado en la aeronáutica del III Reich.

Ésta actuaba como carrocera y ensambladora, montando sus carrocerías sobre chasis de las camionetas Tempo Matador. Una mezcla que al comienzo se propulsó con motores Austin, pero que luego pasó a estar protagonizada por ingenios comprados a Volkswagen y BMW. Eso sí, dentro de todo este cambio de motorizaciones se colaron 3 unidades equipadas por Porsche. Estamos hablando de la Porsche Tempo Mikafa Sport Camper de 1955.

MIKAFA SPORT CAMPER. PROPULSADA POR EL CORAZÓN DE UN 356A 1600

Quitando unos breves inicios con motores Austin, Mikafa recurrió al 4 cilindros bóxer del Volkswagen Beetle al igual que Tempo lo hacía con su furgoneta Matador. Una decisión acertada mientras sus autocaravanas se movieron en parámetros menos lujosos que los alcanzados años después. Y es que, a pesar de que Mikafa fabricaba las carrocerías en aluminio, sus camper rondaban las tres toneladas. ¡Imagina lo que es mover eso con un motor de tan sólo 25CV!

Conscientes de ello, los de Mikafa se lanzaron a la búsqueda de nuevos proveedores, cerrando en 1955 un pacto experimental con Porsche. Lo de “experimental” lo decimos porque tan sólo se suministraron tres motores, iguales a los que luego montaría el 356A 1600 de 1956. Capaces de entregar unos 60CV, estos nuevos bloques empujaban a la Mikafa Camper de una forma más alegre.

No obstante, nunca se llegaron a producir más que esas tres unidades. Una extraña decisión ya que, al menos desde Porsche, la idea contaba con todo el beneplácito. De hecho, muchos catálogos consideran a la Mikafa Porsche Sport Camper como un modelo autorizado por la marca de Stuttgart. Un proyecto en el que haber ido de la mano con Mikafa, al igual que ocurrió con Volkswagen al desarrollar el 914.

UNA DE LAS TRES UNIDADES CONSERVADAS. AUNQUE… HAY TRUCO

A día de hoy no hemos podido encontrar detalles veraces sobre porqué el pacto entre ambas marcas no cuajó, pero lo que está claro es que todo quedó en las unidades mencionadas. De ellas ésta es la que mantiene un estado más parecido al original. Aunque eso requiere una seria matización. Matización que nos lleva a la parte trasera, justo donde se aloja el motor de la Mikafa Sport Camper.

¡Y es que ya no está el motor Porsche! Éste se sustituyó por el del un Volkswagen Beetle, justo aquel al que vino a sustituir el de Porsche. Toda una ironía del destino, marcada por la facilidad de rotura del 356 en comparación con el del Beetle, mucho menos potente pero bastante más robusto.

Aún así, esta unidad fue vendida por Mecum el pasado agosto durante las subastas de Monterey. Algo a lo que puede ayudar el hecho de que en los Estados Unidos existe toda una cultura de la autocaravana, dentro de la cual encontramos aficionados dispuestos a hacerse con rarezas clásicas sea cual sea la cifra en la que vaya a bajar el mazo.

¿DECEPCIONADO? PUES MIRA ESTA VOLKSWAGEN CON MOTOR PORSCHE

Vale, lo de que esta Mikafa Sport Camper ya no tenga su motor Porsche es algo que desinfla la historia. Pero en fin, párate a pensar que por mucho que aún tuviera el motor original del 356A 1600… 60CV tampoco es que den para mucho moviendo unas tres toneladas. Así que hemos buscado un híbrido de furgoneta y motor Porsche realmente bestia. Y sí, lo hemos encontrado.

Concretamente entre las bizarras creaciones que suelen aparecer por Nürburgring. Por ahí suele rodar una Volkswagen T1 a la que se ha incorporado el seis cilindros de un 911. ¡Vaya invento! Con el conductor y el pasajero sentados delante del eje de la dirección y el motor colgado detrás del eje trasero… El manejo de las inercias tiene que ser de lo más curioso yendo con el empuje que da un seis cilindros Porsche.

Afortunadamente se ha incorporado una jaula antivuelco, así como nuevas llantas y una drástica reducción de altura en los amortiguadores. En fin, si la Mikafa Sport Camper no renunciaba a la tranquilidad de una autocaravana para viajar viendo el paisaje… Está claro que esta Volkswagen/Porsche T1 ha nacido para no puedas apartar los ojos de la carretera.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

No te lo pierdas: VIII Reunión IYLC

Post siguiente:

Concentración FEVA en Chanoe