in

Me encantaMe encanta

Mercedes 220TE Vs. E 300e 4MATIC: Evolución

Gracias a Chema y a Mercedes repasamos el W124 (‘La Roca’) y además lo comparamos con su sucesor a día de hoy, el E300e 4Matic…

FOTOS MERCEDES W124 / W213: LA ESCUDERÍA

La historia del automóvil está íntimamente ligada a la de Mercedes. Todos conocéis la relación y la propia marca ha explotado ese vínculo en su publicidad. Es justo reconocer que, aunque en una mezcla distinta, la Mercedes actual sigue siendo un híbrido de tradición y dinamismo que, no obstante, debe hacer frente a una competencia salvaje. Salvando las distancias, un Mercedes SSK 720 de los años 20 es asimilable a un AMG GT Roadster, pero un mundo de rivales les separa. En cualquier caso, lo que queremos decir es que, desde hace más de cien años, la casa de Stuttgart se sustenta sobre unos pilares que son de dominio público. 

¿Cuáles son esos pilares? Pensad por un momento en lo que representa el nombre (por cierto, es un nombre de mujer de origen español): Calidad, prestaciones, lujo, tecnología, innovación, éxito. Esta compañía alemana lleva una eternidad ofertando productos punteros, prácticamente sin fallar. Es cierto que durante una época estuvo apoyada y potenciada por el nazismo, pero después tuvo que recuperarse por si misma y esto es, quizá, lo que más ha influido en la imagen que muchos tienen actualmente de la compañía. En definitiva, Mercedes nunca ha perdido músculo.

Fue entonces, tras la Segunda Guerra Mundial, cuando aparecieron los ‘Ponton’, los ‘Colas’, los indestructibles W114/5 y W123 (recordemos esos 300D) y, por supuesto, el Mercedes W124, el antecesor de la Clase E actual. Todos éstos contaron, aparte de con una construcción y un refinamiento a prueba de bombas, con medidas de seguridad punteras. Porque Mercedes, a través del ingeniero Béla Barényi, fue la iniciadora de la investigación en este campo: Las células de seguridad, el ABS o los airbag, por ejemplo, son inventos de la marca alemana. Y el W124 fue quizá la quintaesencia de lo que podría llamarse la filosofía de la estrella

El Mercedes W124 se dio a conocer exactamente el 24 de noviembre de 1984 en Sevilla. El diseño había corrido a cargo de Bruno Sacco, Joseph Gallitzendörfer y Peter Pfeiffer, destacando por su aerodinámica y por unas cualidades tan sobresalientes que posiblemente no han vuelto a ser igualadas por ningún otro coche de Sttutgart posterior. Esto no quiere decir que los modelos actuales sean ni mucho menos malos sino que, en realidad, el Mercedes W124 era demasiado bueno

Mercedes 220TE

W124: Más de 2,5 millones de unidades vendidas

Cuando el Mercedes W124 llegó al mercado, Mercedes no era como la conocemos ahora. Era más recatada, más convencional y muy pulcra con sus ideales, demasiado pulcra seguramente. En España tenía el sambenito de “coche del abuelo”, pues muchos jubilados, que llevaban ahorrando toda su vida, se compraban uno. Resultaba por tanto muy común ver un coche con la estrella en el frontal conducido por una persona mayor. Aún así, siendo muy conservadores en el diseño, se vendieron más de 2,5 millones de unidades, un rotundo éxito. Y muchas de ellas incluso siguen rodando actualmente sin necesidad de una restauración. 

Es el caso del W124 de Chema. Un Mercedes 220 TE matriculado en 1995; es decir, la carrocería familiar (presentada en 1985), equipada con un motor de cuatro cilindros, 2.199 centímetros cúbicos, culata de 16 válvulas, 110 kW (150 CV) y 210 Nm de par. Un ejemplar que su dueño ha decorado como si fuera uno de los coches de la flota de asistencia en carretera de la marca. La decoración, realizada con vinilo es totalmente reversible para recuperar su pintura verde botella original. 

Mercedes W124
mercedes w124

Este W124, además, tiene casi 200.000 kilómetros. Pero se encuentra en un estado absolutamente espectacular: Parece que no han pasado los años por él y ese es, precisamente, el motivo por el cual protagoniza este reportaje y, de paso, se enfrenta a su reencarnación actual. Queríamos conocer de primera mano si realmente el modelo merece la increíble fama que tiene. Como veréis, así, de primeras, nos dejaba con la boca abierta… 

La situación del mercado obliga a cambiar cosas

Siempre se ha dicho que el Mercedes W201 fue la última plataforma desarrollada sin tener en cuenta los costes, y la propia marca llegó a reconocer que había creado un producto con mayor calidad de la necesaria. Lo calificó exactamente cómo “over-engineered”, lo que se podría traducir como “sobre diseñado”; innecesariamente bueno. Aunque esto según se mire, porque del estudio en el que se gastaron más de 600 millones de libras de finales de los años 70 salieron, entre otros, los modelos 190, W124 y R129. Es decir, clase S aparte, el grueso de los turismos sobre los que viviría Mercedes durante al menos 15 años.

Mercedes 220TE

Dentro de la gama de la época, el W124 ocupaba el lugar de berlina de tamaño medio, más grande que un 190 pero más pequeña que un S. Podría parecer una exageración pero, por favor, mirad las fotos, analizad los detalles; cosas como la madera de la consola, el pomo del selector del cambio, el volante o, sin ir mucho más lejos, la tapicería de tela de los asientos. Y cuando lo hayáis admirado todo, maravillaos de que el coche tiene más de 25 años y ha recorrido un kilometraje que destruiría por ejemplo cualquier rival francés o italiano.

Hay cosas que las fotos no te muestran, como la sensación de robustez general, el tacto de los botones o las reacciones al circular, que comentaremos más adelante, pero desde aquí podemos asegurar que sorprenden. Es evidente que mucha de la fama actual de este modelo es totalmente merecida; es uno de los mejores Mercedes que se han fabricado nunca y al compararlo con el Clase E actual, el W213 II, te das cuenta de ello. 

Mercedes 220TE

¿Ha perdido Mercedes calidad?

Desde hace tiempo, Mercedes parece haber perdido ese nivel de calidad, aunque teniendo el lujo de poder analizar de cerca un coche como el Mercedes E 300e 4MATIC es algo que cuesta creer. La ejecución de este auto está a un nivel que encontrar pegas se torna difícil. Haberlas haylas, pero tenemos que ser muy exigentes. De todas formas, debemos analizar ambas máquinas de formas distintas, pues vienen de épocas totalmente diferentes. 

Cuando salió al mercado el W124, Mercedes podía pedir lo que quisiera por sus coches, la gente estaba dispuesta a pagarlo. Hoy, la competencia es atroz, la rivalidad máxima y el equipamiento que lleva nuestra unidad convierte al Mercedes W124 casi en el coche de ‘Los Picapiedra’. La tecnología a bordo es tan abrumadora y tan cara que obliga a recortar en otros apartados, principalmente en los acabados, para que los precios no se disparen en exceso. Y eso que el PVP del E300e 4MATIC de esta comparativa supera los 80.000 euros con holgura. 

¿Es mejor o peor que el W124? En realidad son incomparables, pero es una forma más de ver la evolución del automóvil y la transformación que ha experimentado la propia Mercedes. Quizá no se aprecie a simple vista, pero las carrocerías actuales esconden verdaderas naves espaciales. Aunque el W213 II no tenga un alma inmortal, no podemos negar que se trata de un auténtico Mercedes.

Mercedes E300e 4 Matic

Uno de los mayores éxitos de Mercedes que puedes coleccionar

La producción del Mercedes W124 duró mas de 11 años y la gama del modelo fue una de las más nutridas que había: Sedán, familiar, coupé, descapotable, con chasis largo e incluso algunos en ediciones especiales o por encargo. Se fabricó hasta 1995 y ese mismo año apareció el Mercedes W210, la primera generación del Clase E con esta denominación, que convivió con el W124 familiar hasta 1996 (es decir, la unidad de Chema es de las últimas que se fabricaron, ya equipando airbag de conductor) y con el descapotable hasta 1997.

Hubo dos facelift o actualizaciones de diseño: Una en 1989, distinguible principalmente por los plafones o protecciones de plástico que envuelven la parte inferior de la carrocería; y otra en 1993, por la que el frontal pasa a asimilarse a la nueva clase S (W140) y la defensa trasera se convierte en envolvente (excepto en los familiares).

mercedes w124
Mercedes 220TE

En total, se fabricaron 2.058.777 sedanes, 340.503 familiares, 41.498 coupés, 6.343 descapotables, 2.342 versiones con chasis largo y nada menos que 6.398 ejemplares con chasis modificado para fines especiales. Así, el W124 alcanzó los 2.555.861 ejemplares. Ha sido uno de los mayores éxitos de la firma de la estrella, sobre todo teniendo en cuenta que en aquella época un Mercedes no estaba al alcance de tanta gente, como lo está ahora con los Clase A y compañía.

Hoy día, y a la vista de la variedad de motorizaciones (ojo, solo la 200 era carburación) y carrocerías, la versión mas deseada del W124 es el Mercedes 500E, una obra maestra codiseñada y cofabricada por Porsche. Una bestia con un bloque V8 atmosférico de 326 CV capaz de completar el sprint en 6,1 segundos. Cada ejemplar, construido cuasiartesanalmente a caballo entre las dos marcas, tardaba 18 días en completarse. Sin embargo, incluso este bólido quedaría rezagado frente al rival de esta ocasión, frente al Mercedes E 300e 4MATIC.

El Mercedes E 300e 4MATIC -la casa de Stuttgart introdujo su sistema de tracción a las cuatro ruedas precisamente en el W124 en 1987- es una de las más modernas creaciones de la marca y está animado por un grupo propulsor híbrido enchufable. Un conjunto formado por un bloque gasolina de 1.991 centímetros cúbicos y 211 CV, asistido por un eléctrico de 122 CV, unidos ambos al cambio automático 9 G Tronic. De hecho, el motor eléctrico está incorporado en la propia caja de cambios. Ambos motores, en conjunto, rinden 320 CV y nada menos que 700 Nm de par, que pasan al asfalto a través de las cuatro ruedas.

Sí, pierde 6 CV frente al Mercedes 500E, pero completa el sprint en 5,9 segundos, homologa unos consumos de 6 litros y puede alcanzar los 245 km/h. El 500E consume el doble y alcanza la misma velocidad máxima, pesando cerca de 300 kilos menos (1.700 kilos frente a 2.065) y siendo mucho menos efectivo dinámicamente. Obviamente, el Mercedes 220 TE de Chema, con 1500 kilos en báscula, no se acerca a ninguna de estas bestias, pero éstas no se acercan a la capacidad de carga de la ranchera gracias a sus 530 litros de maletero, que llegan a 1.770 litros si se abate el respaldo trasero.

Existen otras versiones deportivas deseables como las rarísimas AMG o las V8 400E/E420, que aprovechaban el chasis afinado por Porsche. También, aquellas que equipaban el paquete ‘Sportline’, que incluía, entre otros, asientos deportivos, ruedas y neumáticos más gordos, dirección y suspensión deportiva, menos altura y un volante más pequeño. Respecto a valoraciones, un 500E se compra hoy por hoy en España normalmente en 20.000 euros, mientras que cualquier variante más convencional en buen estado suele quedar entre los 3.000 y los 6.000, las berlinas más cerca de la primera cifra que de la segunda. Se pueden encontrar verdaderos chollos. Los Sportline son escasos y quedarían en un término medio, mientras que los AMG son casi imposibles de encontrar.

Mercedes 220TE

Sensaciones al volante de nuestra ranchera 220TE

Si como imaginaréis el Mercedes moderno es una auténtica máquina prestacional capaz de todo, el clásico es más bien un barco. Y es que la línea entre las berlinas convencionales y las deportivas se ha difuminado mucho. Hoy día es fácil escoger un automóvil de este tipo que lo tenga todo, pero antes había que elegir si querías divertirte o sencillamente transportarte segura y confortablemente. Mercedes ofrecía normalmente disfrutar de la comodidad de un marqués mas que hacerte sentir como un as del volante. Por un precio crecidito podía optarse por las variables deportivas W124 reseñadas o por un W201 190 2.3 16V un poco más pequeño, pero no era lo habitual.

Por tanto, a los mandos del familiar no se dan grandes sensaciones, si no que simplemente transmite la sensación de gran solidez que le caracteriza. Nada cruje ni chilla, y el propulsor con doble árbol de levas en cabeza y distribución por cadena empuja como un caballo percherón hasta el entorno de las 6500 vueltas. Lineal, previsible, sin sorpresas. La suspensión es extremadamente cómoda y lo absorbe todo. Aún así, junto con la dirección asistidísima, es efectiva. Aunque sin dar mucha información, el coche va por donde le pides, certeramente, balanceándose pero sin subvirar o sobrevirar. La frenada es buena. Todo dentro de una conducción se entiende un poco animada, no a fuego. Con la suspensión hidráulica opcional, que no monta esta unidad, probablemente sería mejor.

La posición de conducción es la de los Mercedes de toda la vida: Butacones de muelles sin ningún tipo de sujección lateral que potencian el efecto alfombra voladora, con un volante fino y de tacto agradable y una palanca de cambios de recorridos largos pero exactos. Atrás, el espacio para las tres plazas es amplio; si son 5 como corresponde a la versión de 7 asientos, que también la había, entonces va un poco más justo y se pierde algo de espacio del estupendo maletero. Este último cuenta además con cierre automático una vez apoya el enorme portón contra la cerradura.

Mercedes W213

Conclusión

En definitiva, gracias a Chema y a Mercedes hemos podido constatar la evolución de la marca de la estrella, que a día de hoy es parecida y a la vez diferente a la Mercedes de toda la vida. Gracias al E300e 4Matic hemos podido comprobar que se ha vuelto más juvenil y tecnológica, aunque ha perdido algo de la ventaja que llevaba a otros fabricantes en cuanto a calidad. Un Mercedes sigue siendo un Mercedes, lo mejor de lo mejor, pero otras marcas siguen con éxito su estela. Es por eso que debe permanecer atenta y seguir haciendo honor a su nombre y a todo lo que éste representa, incluso teniendo en cuenta los condicionantes del mercado actual.

Respecto al 220TE, es el ejemplo perfecto de coche para toda la vida, indestructible. Es difícil encontrar un W124 devorado, la calidad de construcción y los acabados de estas máquinas sencillamente no lo permiten. Están hechas para no envejecer, son duras como una roca; precisamente, lo que los Mercedes han sido siempre: Pasa lo mismo cuando ves un Ponton, un Colas, un Pagoda, entre otros muchos… Sencillamente sobreviven, como lo hace el yunque al martillo. Si todavía no has tenido uno, y dados los precios, te animamos a darles una oportunidad. No te defraudarán y sabrás lo que es un auto como Dios manda 😉

Qué te ha parecido?

15 Puntos
Upvote Downvote
Javi Martín

Escrito por Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo.

Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

51kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.2kFollowers