Liberty 750×184

Mercedes Vision Simplex. Un prototipo que mira 117 años atrás

En plena evolución a lo eléctrico están apareciendo varios prototipos futuristas pero basados en un guiño al pasado. El último ejemplo lo ha protagonizado Mercedes con su Vision Simplex. Una puesta al día de su revolucionario Simplex 117 años más tarde...


ClassicMadrid Medio

FOTOS MERCEDES VISION SIMPLEX: MERCEDES-BENZ

En plena época de transición hacia la movilidad eléctrica se está disparando el número de prototipos. Y es que el cambio en las motorizaciones parece traer consigo un afán futurista en los diseños. Es como si por estar propulsado de forma eléctrica el automóvil tuviera que contar con diodos, pantallas interactivas y todo tipo de componentes futuristas. Aunque en algunos casos mejor sería utilizar el término “retrofuturistas”.

De hecho -y con el revuelo mediático del Peugeot e-Legend aún reciente- Mercedes ha apostado por hacer un guiño al pasado presentando un prototipo justo en esa línea. Retrofuturista. Y no, no estamos hablando del imponente Vision EQS, sino del más modesto Vision Mercedes Simplex. Un guiño directo a uno de sus modelos más míticos.

Un coche que, ya desde su nombre, viene marcado por el concepto de la sencillez. Eso sí, una sencillez bien entendida en la que todo adquiere una lógica mucho más efectiva que la mostrada por sus antecesores. Por esto mismo parece el candidato perfecto para inspirarse en el cambio a una nueva era. Si el Mercedes Simplex anunció la transición al automóvil moderno… El Vision Mercedes Simplex parece hacerlo hacia la movilidad eléctrica.

EL AFÁN DE EMIL JELLINEK POR UN COCHE QUE NO VOLCARA

A finales del siglo XIX el diplomático y empresario Emil Jellinek ya era un habitual en las seminales competiciones automovilísticas del momento. Unas “carreras de los autos locos” en las que abundaban los “carros sin caballo”. Y es que así se refería el propio Jellinek a los automóviles del momento. Con una batalla corta, unos ejes estrechos y el punto de gravedad bastante elevado estos coches carecían de estabilidad en cuanto se les pedía un poco más de la cuenta.

Su querencia por el vuelco era realmente preocupante, más aún si observamos que los motores mejoraban pero no así los chasis sobre los que se montaban. Así las cosas, se hacía necesario un replanteamiento radical. Por ello Emil Jellinek retó en 1900 a los ingenieros de Wilhelm Maybach, ofreciéndoles más de medio millón de marcos si lograban construir un coche revolucionario basado en los parámetros por él planteados.

Básicamente, estos se resumían en bajar sustancialmente el punto de gravedad gracias a colocar el motor en una posición menos elevada, así como ampliar la batalla y la anchura para lograr más estabilidad. Y eso por no hablar de la drástica reducción del peso, el sistema de encendido eléctrico, la columna de dirección inclinada… Una serie de avances que culminaron con la presentación en 1901 del Mercedes 35CV durante la Race Week de Niza.

DEL CIRCUITO A LA CALLE. NACE EL MERCEDES SIMPLEX

El resultado de todas las innovaciones incorporadas al Mercedes 35CV no se hizo esperar. Éste se comía a la competencia. No había carrera que se le resistiera. Su cuatro cilindros de casi 6 litros enviaba 35CV de potencia a las ruedas traseras a través de una transmisión por cadena capaz de propulsarlo hasta los 80 km/h en las versiones más deportivas. Algo que, en 1902, era absolutamente imbatible. Sobretodo si tenemos en cuenta que la arquitectura del coche daba la seguridad necesaria como para manejar todo esto con una mínima confianza.

Con este enorme éxito en la mochila, Jellinek y Maybach decidieron hacer sociedad para producir coches en serie. Así fue cómo en 1902 Daimler -la empresa de Maybach- mutaba a Mercedes, comercializando con gran éxito el Simplex.

DEL SIMPLEX AL VISION SIMPLEX. 117 AÑOS DE REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA

117 años más tarde esta misma industria se enfrenta a otra completa reconversión. Algo de lo que son conscientes en Mercedes, la cual prevé ofrecer en 2022 al menos diez vehículos completamente eléctricos. Es por ello que la interpretación del Simplex a través del Vision Simplex lanza el mensaje de que no es la primera vez en la que se están poniendo patas arriba los esquemas tradicionales.

Desafortunadamente, parece que el Mercedes Vision Simplex no es un vehículo operativo. Sin embargo todo apunta a que este ejercicio de diseño se ha pensado para lo eléctrico. En fin, llegue o no a inspirar algún cacharro de producción, lo cierto es que en él hay soluciones que seguro llegarán a los Mercedes de calle. A nosotros nos ha gustado bastante lo de la pantalla 3D camuflada en un salpicadero que, apagado, parece ser diáfano. Y sobre todo, sus líneas clásicas.

No obstante… Si para algo nos ha servido el Mercedes Vision Simplex es para acordarnos de la fascinante historia del 35CV y su derivado de calle Simplex. En fin, aunque nos interesa el futuro lo cierto es que ésta es una revista de clásicos. Por eso mismo, y sin negar que la actualidad sea fascinante, nos atraen aún más las innovaciones tecnológicas que hace 117 años presentó el Mercedes Simplex. Cosas de clasicómanos 😉

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Retromóvil Madrid 2019

Post siguiente:

Panda Elettra en Catawiki: Experimento eléctrico de FIAT