Liberty 750×184

1 entre 75: Mercedes SLR McLaren Stirling Moss

Aunque aún no cuenta con los años suficientes para ser considerado un clásico, el Mercedes SLR McLaren Stirling Moss nació probablemente siéndolo.



FOTOS MERCEDES SLR MCLAREN STIRLING MOSS: JAMES EDITION / MECHATRONIK

El pasado 2019 Ferrari sorprendía con el lanzamiento de un modelo muy especial: el Monza. Con él recuperaba el concepto de barchetta, pudiendo llevar a cielo abierto y sin parabrisas el V12 más potente jamás montado en un “cavallino” de serie. Destinado a una pequeña legión de conductores, este Ferrari a cielo abierto no sólo ha servido para rendir honores a los comienzos de la marca, sino también para calmar a los indignados “tifosi” que dentro de poco verán salir un SUV por las puertas de Maranello.

No obstante, rescatar la carrocería barchetta para rendir tributo al pasado no es nada nuevo. Al fin y al cabo ya lo hizo Mercedes hace unos 21 años. Bueno, concretamente Mercedes con ayuda de McLaren. Y es que, para producir el impresionante SLR McLaren Stirling Moss, los alemanes tuvieron que echar mano de la inestimable ayuda de los británicos. Algo que, al fin y al cabo, ya llevaban haciendo desde que en el 2003 juntasen esfuerzos para lanzar el SLR McLaren “normal”.

Y entrecomillamos lo de “normal” porque nada en este impresionante superdeportivo de comienzos de siglo pasa por la cotidianidad. Su V8 entrega 626CV, ¡frenados por unos tremendos frenos carbonocerámicos capaces de trabajar a 1.000 grados! Y eso por no hablar de sus puertas “alas de gaviota” en la versión coupé, en clara referencia al mítico 300 SL Gullwing. De todos modos… Si de lo que se trata es de rendir honores nada como este SLR McLaren Stirling Moss. Un escasísimo vehículo del que ahora hay disponible una unidad en James Edition.

SLR MCLAREN STIRLING MOSS. UN TRIBUTO A LAS FLECHAS DE PLATA

Pocos países han dado tantos y tan buenos pilotos como el Reino Unido. De entre todos ellos, nuestro favorito es Archie Scott Brown. El bueno de Archie medía poco mas de un metro con sesenta, tenía el brazo izquierdo casi impedido y cambiaba de marchas accionando la palanca no con una mano, sino con un muñón. Sin embargo, todo esto no le impidió ser el responsable de asentar la señera escudería Líster. Justo la misma en la que también correría Stirling Moss a los mandos de un Knobbly con motor Jaguar.

Simpatías por Scott Brown aparte, lo cierto es que si pensamos en pilotos británicos posiblemente el primer nombre que venga a la mente de los más clásicos sea, precisamente, el de Stirling Moss. Eso sí, montado en uno de los Mercedes “flecha de plata”. La familia de la que salieron modelos como el 300 SLR de 1955, con el cual Moss ganó la Mille Miglia de aquel mismo año. Un deportivo básico en la historia de Mercedes, al cual la casa alemana quiso homenajear con el SLR McLaren Stirling Moss del 2009.

Con estas credenciales -y para que no se nos enfaden los más precisos con los años que ha de tener un clásico para poder serlo- huelga decir que el SLR McLaren Stirling Moss ya nació siendo un clásico. Un tributo a la época dorada de Mercedes en las carreras de resistencia, guiñando el ojo a las antiguas barchettas sin renunciar a la última tecnología del momento. Con esta receta no es de extrañar que, poco después de su lanzamiento, las tan sólo 75 unidades del SLR McLaren Stirling Moss comenzaran a cuadriplicar su precio.

EL ÚLTIMO DERIVADO DEL SLR MCLAREN

Desde su lanzamiento, el SLR McLaren llegó para quedarse en la memoria de todos los aficionados a la marca. Sin embargo, más allá de su derivado descapotable hubo una versión absolutamente radical que es la sublimación del modelo. Exacto, nuestro protagonista el SLR McLaren Stirling Moss. Y es que, más allá de su particular diseño a lo barchetta, bajo el capó se añadieron diversas mejoras a la mecánica original de los SLR McLaren.

Así las cosas, el SLR McLaren Stirling Moss aumentó 24CV la potencia del V8 original de 5’5 litros para llegar hasta los 650CV. Esto, sumado a la reducción de peso en casi 200 kilos respecto a la versión coupé, ayudó a entregar prestaciones de 350 km/h de punta y 3’5 segundos en el 0 a 100. ¡Imagina eso sin un parabrisas delante! Por no hablar de que las salidas de escape las llevas en las aletas laterales, sintiendo el escape del motor por delante de tus orejas al viento.

Algo que, lamentablemente, han sentido poco los propietarios de este SLR McLaren Stirling Moss. Según el historial del coche en la web del preparador de Mercedes Mechatronik -responsable de poner a punto el vehículo-, esta unidad ha rodado más bien poco y a velocidades reducidas. ¿La razón? Bueno, viendo la cotización al alza del SLR McLaren Sitirling Moss desde el mismo momento de su aparición… Es fácil de entender. No obstante, quién sabe. Quizás su nuevo propietario sí de gas a fondo a esta máquina para disfrutar al gusto de la antigua Mille Miglia.

Catawiki 750
Post anterior:

Ferrari F50 Prototipo: Subastado en Arizona por Gooding & Co.

Post siguiente:

Ford Escort RS Turbo 1990: Soplido ochentero en Catawiki