Liberty 750×184

Hallazgo En Cuba De Un Mercedes 300 SL: Carreras, Secuestros y Revoluciones

Desde 1959, con el triunfo de la Revolución y posterior embargo comercial, Cuba ha ido creando el parque móvil más histórico del mundo. A modo de museo, por la isla se pasea una singular combinación de ampulosos clásicos americanos -conservados gracias al ingenio que crece en la necesidad- y sobrios vehículos soviéticos. Además, sus almacenes siguen guardando secretos poco a poco desvelados, como el que os ofrecemos a continuación...

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

No es la primera vez que pasa, ni el primer Mercedes 300 SL que aparece olvidado bajo capas de polvo en Cuba. Pero el descubrimiento de un coche así reactiva las emociones de cualquiera. Más aún cuando, descubierto tras décadas de olvido, nos habla de un tiempo de intrigas, carreras junto al mar, históricos del automovilismo, secuestros y revolución.

El pasado 2014 una fotografía saltaba a las primeras planas del mundo del motor: un Mercedes 300 SL Gullwing yacía bajo las plataneras del patio de una casa en Cuba. O mejor dicho, lo que quedaba de él, ya que la carrocería se encontraba en un estado lamentable y del motor… no había ni rastro. Aquella ocasión fue el fotógrafo automovilístico Piotr Degler el responsable del hallazgo, mientras investigaba para su libro Carros de Cuba. En este vídeo puedes ver el estado de ese hallazgo:

mercedes 300 SL hallazgo Cuba
La famosa fotografía realizada por Piotr Degler de su hallazgo del 2014. Fuente: Degler Calendar.

El descubrimiento de Cogetucarro.com

Ahora la página web cogetucarro.com acaba de anunciar el descubrimiento de otro 300 SL Gullwing, escondido esta vez en un granero. Como podemos ver en las fotografías y el vídeo disponibles en su web, el estado de la carrocería es realmente preocupante. El motor, siquiera sabemos si sigue existiendo. Aún así, estos restos podrían alcanzar un alto precio en el mercado de coches clásicos: recrear un 300 SL Gullwing a partir de una carrocería original es un reto especialmente jugoso para cualquier coleccionista consciente de tener entre manos uno de los deportivos más icónicos del siglo XX. Más aún sabiendo que, posiblemente, esta unidad fuera protagonista de alguna de las carreras que se disputaron en Cuba hasta la llegada de la Revolución.

mercedes 300 SL hallazgo Cuba
Las dos marcas encima del capó tan típicas de Mercedes aún presentes en la oxidada carrocería. Fuente: cogetucarro.com

EL CORTO -E INTENSO- GRAN PREMIO DE CUBA

Durante los ’50, y al calor del régimen dictatorial de Batista, Cuba se convirtió en uno de los destinos preferidos de la clase alta de toda América. Bajo el sol del Caribe se daban cita empresarios y adinerados de todo tipo, buscando cerrar negocios o disfrutar de unas vacaciones lejos de sus despachos. Villas, hoteles de lujo y eventos exclusivos de toda índole florecían gracias a la cercanía con los Estados Unidos. También las carreras de coches deportivos. Consciente de ello, y para publicitar aún más este tipo de turismo en la isla, el gobierno de Batista ideó en 1957 el Gran Premio de Cuba de Automovilismo.

El escenario no podía ser más espectacular: un circuito urbano en el famoso Malecón de La Habana, abierto al Mar Caribe. Con estas credenciales, el primer Gran Premio fue toda una congregación de ases, ganando la carrera el mítico Fangio seguido ni más ni menos que de Carroll Shelby y Alfonso de Portago. Sin embargo, la edición del año siguiente no sería tan feliz.

A pesar de la apariencia de lujo y fiesta de los americanos en la isla, Cuba vivía una agitación revolucionaria contra la dictadura de Batista. El día antes al Gran Premio de 1958 Fangio, el cual había acudido como miembro del equipo Maserati, fue secuestrado en su hotel por miembros del Movimiento 26 de Julio, embrión de la futura Revolución Cubana. No obstante, la competición siguió adelante. Una competición teñida de sangre tras accidentar Armando García Cifuentes su Ferrari contra el público, matando a 6 personas e hiriendo a 30.

En 1959 el Gran Premio quedó cancelado por la inestabilidad política y en 1960, con la revolución ya en el poder, se disputó el último de los grandes premios de Cuba, el cual ganó Stirling Moss a los mandos de un Maserati.

Lejos quedaban ya las carreras, los autos de lujo, los deportivos descapotables al sol del Caribe… los millonarios cubanos y americanos que disfrutaban de la isla salían en tropel, abandonando en su huida buena parte de sus magníficos coches.

UNO DE LOS OLVIDADOS

Este Mercedes 300 SL Gullwing es, sin duda, uno de los coches de lujo olvidados durante aquel éxodo repentino. Posiblemente forme parte de la historia de las carreras que antes mencionábamos, eso está por investigar. Lo que está claro es que pertenece a la historia del automovilismo.

Con su elegante diseño y sus icónicas puertas “alas de gaviota”, el 300 SL es uno de los clásicos por excelencia, rindiendo 215 CV gracias a su motor de casi 3.000 centímetros cúbicos. Quizá sea el Mercedes más carismático y, además, es uno de los primeros superdeportivos fabricados en serie: con más de 3.000 unidades desde que se presentó en el International Motor Sport Show de Nueva York en 1954.

Con la venta de coches ya liberalizada en Cuba, el portal de compraventa cogetucarro.com nos presenta este hallazgo que, cual si fuera una cápsula del tiempo, nos lleva a una época de excesos, carreras, cambios y revolución.

mercedes 300 SL hallazgo Cuba
Ha pasado el tiempo a través de décadas, pero su carrocería aún conserva las elegantes formas que dieron fama a este coche. Fuente: cogetucarro.com
Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Nave en Catawiki: Citroën CX 25 Prestige Turbo 2

Post siguiente:

Sin reservas: Ferrari 308 GTSi Targa