Liberty 750×184

50 años del Lamborghini Urraco: Un V8 2+2 de acceso

El Lamborghini Urraco cumple 50 años. Cinco décadas que dan para ver con perspectiva el contexto de un modelo con el que Lamborghini quiso dotarse de una gama de acceso con habitabilidad y amplitud de ventas...



FOTOGRAFÍAS LAMBORGHINI URRACO: LAMBORGHINI MEDIA CENTER

Para Ferrari y Lamborghini los setenta tenían que ser, forzosamente, diferentes a todo lo realizado en la década anterior. Y en realidad no hablamos desde un punto de vista tecnológico, sino financiero. Y es que, tras años protagonizando la era dorada de los GT, tocaba ajustarse el cinturón de las emociones para pensar con la cartera. Por ello, ambas marcas consolidaron su gama de acceso. ¡E incluso incorporaron a ella pequeños V8 de cuatro plazas! En Ferrari esto se hizo con el Dino 308/208 GT4, mientras que en la casa de Sant’Agata fue con el Lamborghini Urraco.

Tanto el Dino GT4 como el Lamborghini Urraco fueron merecedores de una gran atención por parte de ambas empresas. Mientras en el diseño del primero se involucraron personalmente Enzo Ferrari y Niki Lauda, la concepción del Urraco estuvo dominada por dos jefes. Mecánicamente Paolo Stanzani, ingeniero jefe de la Oficina Técnica de Lamborghini; en materia de carrocería Marcelo Gandini, de aquellas diseñador jefe en Bertone. Dos firmas que ponen relieve a la importancia de la operación.

Una operación que sólo se entiende desde la necesidad de sanear cuentas y poner los pies en el suelo. Y es que, aunque modelos como el 250 GTO o el Miura fueron capaces de crear poderosas imágenes publicitarias, sus escasas tiradas no lograban engordar las cuentas. Por ello se hacía necesaria la implantación de modelos de acceso. Algo que Ferrari hizo con los Dino y Lamborghini con este interesante 2+2 que ahora celebra 50 años desde su presentación en el Salón de Turín en octubre de 1970.

LAMBORGHINI URRACO. INNOVACIÓN EN TODOS LOS SENTIDOS

En Lamborghini siempre han estado acostumbrados a los cambios de rumbo. Al fin y al cabo, la empresa nació fabricando tractores para luego consolidarse como uno de los grandes mitos de la deportividad italiana. Una aventura en la que, por el medio, se han colado incluso devaneos con vehículos militares y todoterreno. No obstante, la aparición del Lamborghini Urraco fue toda una sorpresa. Más aún tras haber consolidado una impactante saga V12 con modelos como el Miura, el Jarama o el Espada.

Lejos de sus hermanos mayores, el Lamborghini Urraco se presentó como un comedido V8 con cuatro plazas y poco más de cuatro metros. Más o menos medio metro más corto que el Espada. Un carácter contenido con el que se esperaba reducir costes y aumentar ventas reduciendo el precio. De hecho, junto con la aparición del Urraco, Lamborghini estrenó una cadena de montaje más automatizada donde se reducían drásticamente las horas de trabajo artesanal.

lamborghini urraco

Novedad acompañada por el hecho de ser el primer coche de serie con sistema de suspensiones McPherson tanto en eje delantero como trasero. Todo ello para mantener pegado al suelo a este Lamborghini Urraco, el cual contó en su versión P250 -la canónica y primera- con un motor V8 de 2’5 litros capaz de entregar 220CV a 7.800 rpm. Potencia suficiente como para llegar hasta los 245 kms/h con un peso de poco más de 1.100 kilos. Todo ello con una producción de 776 unidades contando las diferentes series.

LAMBORGHINI URRACO. TRES SERIES (MÁS UNA PARA AMÉRICA)

Una de las características más interesantes del Lamborghini Urraco es lo versátil de su gama. Sin duda, la versión más extendida fue la P250. Precisamente la que está conmemorando el 50 aniversario del modelo, la cual cuenta con las características que acabamos de comentar. Sin embargo, dentro de sus 520 unidades hay 11 que configuran una subserie: la P111. Todas destinadas al mercado americano donde, para cumplir reglamentaciones, tuvieron que reducir la potencia 40CV además de montar un paragolpes más voluminoso.

Más allá del P250, a partir de 1974 se ofertaron dos versiones más. Rebajando el listón a un modelo aún más domesticado y de acceso estaba el Lamborghini Urraco P200. Con una cilindrada de dos litros y una potencia de 182CV ésta fue la serie más asequible, de la cual sólo se fabricaron 66 unidades. Un número muy por debajo de las 190 del P300, la versión más potente gracias a su cilindrada aumentada hasta los 3 litros capaz de entregar 250CV.

Paradójicamente, y a pesar de haberse concebido con la visión financiera por bandera, el Lamborghini Urraco puso en serios aprietos a la marca por las pocas ventas. De hecho, se hicieron más unidades del enorme Espada que del modesto Urraco. Una lección que Lamborghini aprendió enseguida, pues nunca más ha vuelto a ofrecer vehículos con más de dos plazas a excepción de los LM002 y Urus. No obstante, con los años el Lamborghini Urraco ha madurado igual que el Dino GT4, siendo ahora atractivos ejemplos de un momento en el que estas dos grandes marcas probaron nuevos caminos.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Citroën 2CV de 1985: A cielo abierto

Post siguiente:

Mini Cooper 1300 de 1991. Clásico joven en Catawiki