Liberty 750×184

50 años después se resuelve el enigma del Miura de ‘The Italian Job’

Justo cuando se celebran los 50 años de The Italian Job queda resuelto uno de los misterios derivados de la película. El Lamborghini Miura P400 con el que se abre la cinta sí sobrevivió, y ahora Polo Storico nos lo acaba de presentar plenamente identificado y restaurado...

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

FOTOS MIURA P400 ‘ITALIAN JOB’: LAMBORGHINI POLO STORICO

Desde hace unos tres años cada vez son más comunes las novedades ofrecidas por Lamborghini Polo Storico. Al igual que Ferrari, Jaguar o Aston Martin la factoría de Sant’Agata ha comenzado una cuidada empresa para el mantenimiento de su legado. En este sentido se han presentado varias restauraciones modélicas relacionadas con el mítico Miura. De hecho, aún con la presentación del P400 SV de Jean Todt en el reciente Rétromobile 2019 Polo Storico nos sorprende nuevamente.

Una sorpresa que además viene acompañada de un aniversario. El de los 50 años de la película The Italian Job. Una cinta que, si bien no cuenta con un guión sobresaliente, suple sobradamente cualquier carencia con altas dosis de acción. Sus persecuciones automovilísticas generan un ritmo de alto voltaje, el cual se envuelve en una banda sonora a cargo del mismísimo Quincy Jones. Y eso por no hablar del carisma irradiado por uno de esos actores capaces de salvar cualquier producción: Michael Cane.

Más allá de los nerviosos Mini haciendo cabriolas imposibles por calles y escaleras de Turín, la película se abre con una encantadora secuencia de conducción por los Alpes a bordo de un Lamborghini Miura P400. Enlazando una curva con otra arropado en el sonido de su espectacular V12 todo parece ir de maravilla. Sin embargo el coche sufre un fatal y misterioso accidente al entrar en un túnel.

Al final de la escena los restos del Miura son despeñados por un barranco, motivo por el cual muchos dieron por perdido aquel coche. Sin embargo… 50 años después aquí lo tenemos.

MIURA ‘THE ITALIAN JOB’: NO ESTABA MUERTO, QUE ESTABA DE PARRANDA

En 1965 el compositor colombiano Guillermo González Arenas leyó en el diario una noticia impactante. Dado por muerto tras varias semanas desaparecido, un señor de Antioquia volvía de entre los muertos con total normalidad. Tan sólo ofreció la explicación de que había estado de fiesta. Una versión extrema del “no iba a salir y me lie” con la que González Arenas compuso la canción El Muerto Vivo. Popularizada en España por Pedro Pubill Calaf “Peret”.

Lo que ha ocurrido con este Miura es parecido. Tras el estreno de The Italian Job la mayor parte de la gente pensó que el Lamborghini despeñado había sido un sacrificio necesario para rodar la película. En fin, daños colaterales del celuloide. Sin embargo la historia no fue realmente así. Lo que vemos caer por el precipicio es tan sólo un conjunto de chasis, ruedas y carrocería. De hecho, visionando la escena a cámara lenta podemos apreciar que no hay motor alguno anclado a la parte trasera.

No obstante, para las tomas de conducción obviamente sí se utilizó un Miura completo. Éste fue proporcionado por Lamborghini, la cual lo envió junto al responsable de entregas Enzo Moruzzi, quien además hizo de especialista como piloto. Nada más acabadas las tomas el Miura regresó a Sant’Agata, corriéndose un tupido velo sobre el préstamo del coche. ¿Por qué? Pues porque la empresa utilizó esta unidad vendida a un cliente de Roma -eventualmente en fábrica por una reparación- sin que éste lo supiera. Así las cosas, la leyenda sobre si realmente aquel coche había sido o no destruido se alimentó durante años.

MIURA P400 #3586. CERTIFICADO COMO EL DE LA PELÍCULA

Pasaron las décadas y aquella historia sobre la destrucción o no del Miura de The Italian Job se fue olvidando. Sin embargo, hacia el 2014/2015 un Miura con número de chasis 3586 apareció en un garaje olvidado de Liechtenstein según Polo Storico, o de París si hacemos caso a otros especialistas. El caso es que la unidad se puso a la venta en un concesionario británico. Rastreando su historial, el vendedor obtuvo pistas razonables para pensar en el 3586 como el Miura de The Italian Job.

miura the italian job

Con la noticia en el aire tras su publicación en la revista de clásicos Octane, Fritz Kaiser -por cierto editor de The Key– adquirió el vehículo en el 2015. Y bueno, ahí se le vuelve a perder la pista hasta que hace unas semanas Lamborghini Polo Storico confirmaba la identidad del coche. Un proceso de autentificación acompañado de una elaborada restauración y unas explicaciones sobre el silencio de la marca hace 50 años.

En fin, una historia con final feliz que además coincide con el aniversario de la película. No se puede pedir más.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Goodwood Revival 2019: Showtime

Post siguiente:

Homenaje a Jose Antonio Aldasoro y su SEAT 127: Reportaje y Calendario con Sabor Retro