Liberty 750×184

La verdad sobre el M-18


ClassicMadrid Medio

Hace unos días saltaba una noticia en varios medios: ¡se iba a subastar el coche más antiguo de España! Y encima en el extranjero ¿Nos lo habían “expoliado”? No todo lo dicho fue riguroso, así que vamos a tratar de explicar la situación actual del vehículo.

El automóvil en cuestión es en realidad un viejo conocido para los aficionados españoles, pues se trata del Panhard-Levassor 20 HP “Centaure” de 1902-1903 con matrícula M-18, que había permanecido en nuestro país hasta el año 2006.

El primer propietario de este automóvil fue Ricardo Soriano, Marqués de Ivanrey. Este ilustre personaje fue muy conocido en su época por sus polifacéticas aficiones, que en muchos casos solían aunar el deporte con el motor.

Subantan Panhard-Levassor matrícula M-18
Panhard-Levassor fue una de las marcas punteras de principios del Siglo XX

De trineos y motores

El marqués practicó automovilismo, aeronáutica, motonáutica y fue pionero del bobsleigh, siendo incluso considerado el inventor del bobsleigh contemporáneo (de acero, semicabinado, en forma de torpedo) al presentar su trineo carenado «Gredos» en Saint Moritz en 1906, con el que se impuso a varios rivales europeos y estadounidenses.

Durante las primeras décadas del siglo XX se estableció en Francia –siempre cerca de Biarritz- donde en 1919 fundó, junto con otro acaudalado español, la marca de automóviles Soriano-Pedroso, que cerraría sus puertas en 1924.

Tras la Guerra Civil Española, Ricardo Soriano regresó a España y fundó en 1941 la empresa R.Soriano S.A. que produciría diminutas motocicletas y motocarros hasta 1954. Después se dedicó a los negocios inmobiliarios en Marbella, donde actualmente hay una calle con su nombre, y allí falleció en los años 70.

Subantan Panhard-Levassor matrícula M-18
Juego de fotos cedido por Bonhams
[=»Anuncio» =»
.
 
» «» «url:https%3A%2F%2Fwww.escuderia.com%2Fcontacta-con-la-escuderia%2F||target:%20_blank» «» =»» «0» =»» =»no-border» _width=»1″ =»#1e73be» =»#222222″ =»#ffffff» =»2″ =»50″ =»#333333″ =»»]

Un Panhard irrompible, o casi

Volviendo al Panhard, se puede decir que era uno de los clásicos de mayor importancia histórica de nuestro país. Estuvo en manos de Ricardo Soriano hasta su muerte en 1973, y en 1975 lo adquirió un conocido coleccionista español.

El coche por aquel entonces aún presentaba un maravilloso estado original, y tan solo necesitó una mano de pintura, limpieza y una puesta a punto para volver a rodar sin problemas. Durante años fue utilizado en varios Rallyes nacionales y extranjeros de importancia; fue protagonista de varios Barcelona-Sitges, y uno de los primeros de origen español en participar en la London-Brighton, a principios de los años 90.

El coche se comportó de manera impecable durante muchísimos años, lo cual es realmente admirable si tenemos en cuenta que nunca en más de 100 años se había abierto el motor. Finalmente en el año 2005 apareció el primer problema mecánico serio durante la participación en las celebraciones del centenario de la Copa Gordon Bennet, y parece ser que esta avería fue la causante de que su dueño decidiera desprenderse del él tras años de fiel servicio.

Subantan Panhard-Levassor matrícula M-18
El tablier del Panhard. La «moqueta» fue añadida por el propietario holandés

En 2006 se puso a la venta y como suele ocurrir, el “mejor postor” llegó del extranjero, por lo que el apreciado Panhard marchó a Holanda. No podemos entonces escandalizarnos ahora porque se subaste en el extranjero, pues ya lleva casi 10 años fuera de nuestras fronteras.

Su nuevo propietario procedió a la reparación del motor, al tiempo que se eliminaron algunos detalles de originalidad. Por ejemplo, se cambió el relleno del asiento –que conserva su cuero original- y se aprovechó esto para eliminar el pequeño depósito de gasolina que estaba ubicado en el respaldo de dicho asiento.

Liberty Seguros 710×88
 

A subasta desde Holanda

El Panhard ha sido participante asiduo en la London-Brighton los últimos años donde pudimos verlo en directo y en plena forma, hasta que Bonhams lo ha sacado a subasta recientemente… justo en el evento que celebra el día antes de esta mítica prueba para veteranos previos a 1905.

El Panhard era la estrella de la subasta, y por varios motivos: su originalidad, su proveniencia (con tan solo cuatro propietarios, tres conocidos y el primero de ellos realmente “célebre”, como hemos visto) y que además es un coche potente -4 cilindros y alrededor a 5.000 c.c.- lo que les hace muy apreciados a la hora de participar en la citada London-Brighton.

El precio estimado estaba entre las 600 y las 700.000 Libras (muy cerca del millón de euros), pero finalmente no se alcanzó la reserva y no se adjudicó. Probablemente lo veamos de nuevo en subasta en el próximo Salón Retromobile de París en Febrero, donde piezas como esta suelen tener mucho público.

¿El más antiguo?

Sobre el tratamiento controvertido que se ha dado a la noticia en España -algunos medios clamaban que este era el coche matriculado en nuestro país más antiguo que se conserva-, basta un pequeño repaso para observar que hay otros muchos tan antiguos o más que este, que se estrenaron en España y siguen “vivitos y coleantes”.

En el museo de la Fundación Race habitan dos unidades que son verdaderos candidatos a ser los más veteranos originalmente vendidos en nuestro país y aún hoy conservados: Un Panhard Frères y un Delahaye Tipo 1, ambos anteriores a 1900.

En Córdoba, por ejemplo, se conservan sendos DeDion-Bouton de 1902 con matrículas CO-1 y CO-2, así como en Galicia es famoso el Renault de 1903 con matrícula PO-2.

De Madrid se conserva incluso otra matrícula anterior a la del Panhard, el Renault M-11 de 1902-1903 que durante tantos años ha estado en la colección jienense de los hermanos Del Val. También coetáneo se conserva un Clement de 4 cilindros que ha abandonado recientemente nuestro país y porta la matrícula M-95, que por cierto también se subastaba en el mismo evento que el Panhard y que tampoco encontró comprador.

Registro tardío

Hay que señalar también que en esta primera época en España no se llevaba un registro de matrículas como lo conocemos ahora, y no se inició un registro oficial y obligatorio hasta los años 10, de manera que podemos encontrar incongruencias como el Renault de 1902 con matrícula B-182 o el Delahaye de 1905 B-20.

Ya solo nos queda desear que alguno de estos vehículos vuelva algún día a nuestras carreteras, si hay algún aficionado español sensible a estos temas… y con una cartera lo suficientemente abultada.

 

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

San Agustín del Guadalix, hasta la bandera

Post siguiente:

ECCLYM: Nuevo museo de miniaturas en Barcelona