¿A quién le importa el dinero? Kenny Brack y el Ford GT40 de Adrian Newey

Frotaros bien los ojos porque lo que vais a ver a continuación parece un auténtico sueño... O pesadilla; Según se vea.

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

SSe trata del piloto Kenny Brack conduciendo, a tumba abierta, un Ford GT40 de 1965. Para el que no conozca el evento, decir que las imágenes corresponden a una de las carreras del Goodwood Revival de 2013. Este es, muy seguramente, del mejor festival de velocidad retro del mundo. Si quieres conocerlo más nuestro compañero Francisco Carrión explica de qué va todo aquí, al detalle.

Pero a lo que estábamos: la conducción de este mítico Ford GT40 mk1 por parte del no menos espectacular, por sus maneras, Kenny Brack…

Ford GT40 y Kenny Brack en Goodwood Revival

Claro, las famosísimas carreras en la inmensa finca británica del poderoso Lord March han sido siempre muy conocidas precisamente por lo granado de sus participantes; tanto en lo referente a la parte humana (grandes figuras del automovilismo y muchos de los mejores pilotos de ayer y de hoy) como en lo glamuroso de su parque motriz.

Decenas de clásicos ultracotizados (hablamos de millones de euros) como los Shelby Cobra, Aston Martin DB4 GT o incluso más que varios Ferrari 250 GTO ‘se miden el lomo’ unos con otros y son conducidos al límite sin contemplaciones ni concesiones. Es pura magia.

Pero lo de Kenny Brack, con este Ford GT40 del 65, y en mojado… Ya es una liga aparte. Atreverse a sacar el máximo partido de una máquina como esa, con unas ruedas de ese calibre y acuaplaneando constantemente quizá se merezca el mayor de los aplausos. ¿Pero no reparas en el valor del coche?, le preguntan en la entrevista tras la carrera, que os dejo bajo el maravilloso vídeo onboard.

«No, en absoluto. Es como montar a caballo o lidiar con un toro. Si le temes irá a matarte. Pero si lo coges de los cuernos y con decisión, manejarás la situación».

Ahora piénsalo tú: ¿Serías capaz de conducir un monstruo indomable como ese, de motor central y unos 500 CV, en la lluvia, con ruedas de la época, a tope… Y más sabiendo que cuesta unos 4 millones de euros… Y que además es propiedad de Adrian Newey?

Lo dicho, todo un deleite para los ojos y los oídos.¡Gracias Kenny!, ¡por… Tenerlos de acero y regalarnos estas imágenes!

 

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Primer European Ford Capri Revival

Post siguiente:

¿Pero qué es esto? Citroën BX DeLorean