Retromovil 728×90 px
Inicio»Noticias»Hallazgos»El Supuesto Hallazgo De Un Pegaso Z-102

El Supuesto Hallazgo De Un Pegaso Z-102

“It was made in Spain … It`s called Pegaso, P-e-g-a-s-o”. El periodista de autos clásicos Tom Cotter se ve en la necesidad de enfatizar el nombre del supuesto hallazgo que acaba de hacer en un garaje familiar de Norteamérica. Bajo cajas y capas de polvo, se encuentra con un auto realmente especial...

banner-sromagosa-750x90

Si bien la historia de este Pegaso no comienza tan lejana como la de aquel caballo alado nacido a partir de la sangre de la Medusa, hemos de buscar el origen de este mito que algunos califican como “el Ferrari español” a mediados del siglo XX. Concretamente en España. Y es ahí donde a muchos les viene la sorpresa: al escuchar juntas las palabras “España” y “superdeportivo” en una época en la que… la industria nacional parecía no estar a la altura de ciertos alardes.

En aquel momento nuestro país necesitaba desarrollar su economía. Es decir, si algo parecía no necesitarse era la fabricación de selectos deportivos, y sí la de camiones y vehículos industriales. A tal fin, el estado creó a través del Instituto Nacional de Industria la ENASA: la Empresa Nacional de Autocamiones S.A. Así, y sobre las ruinas de una nacionalizada Hispano-Suiza, aparecía además al frente de esta empresa la que es una de las figuras clave del automovilismo español: Wilfredo Ricart.

El hombre que estuvo al frente del departamento de competición de Alfa-Romeo a finales de los años 30 tenía delante de sí un enorme reto: pasar de la emoción de las carreras a la racionalidad de los camiones y algo más. Y quizá ahí viene la mayor polémica en la carrera profesional de Ricart y por lo que mejor se le recuerda: el desarrollo de un deportivo de enormes prestaciones y espectacular diseño en el contexto de una fábrica estatal de vehículos industriales. La polémica cobró forma en 1951 bajo el nombre de Pegaso Z-102.

Un caballo entre mulos de carga: EL Z-102

A día de hoy aún más de uno sigue asombrándose de que Pegaso, la de los camiones, produjera algunos de los deportivos más rápidos y modernos nunca vistos. El responsable directo fue Ricart. Unos piensan que quería con ésto desarrollar la marca mediante un proyecto puntero a modo de “banco de pruebas y enseñanza”. Otros aseguran que fue una hábil campaña de propaganda urdida desde los despachos del poder: exhibir los deportivos Pegaso era demostrar que la industria española no estaba tan acabada como se pensaba, era sacar músculo y decir “ey mirad lo que hemos hecho, estamos aquí”.

Estamos seguros de que, en la época, no serían pocos los enemigos de esta idea. Pero también nos atrevemos a afirmar que el proyecto seguramente infundió motivación en una empresa que, asumiendo este reto, pudo no sólo reafirmar sus capacidades sino también desarrollarlas. El Pegaso Z102 fue un escaparate y un banco de desarrollo y enseñanza mecánica: así hay que mirar su rentabilidad y sentido comercial. De hecho, hoy en día siguen pasando estas cosas: es lo que le ocurre, salvando las distancias a Volkswagen con la fabricación de cada Bugatti Veyron.

pegaso z102-hallazgo
España es uno de los puentes entre España y América, y eso se nota en las influencias de diseño del Z102. A nosotros nos recuerda a algunos de los Ferrari más elegantes de la época, pero algunos angulosos detalles sugieren una clara inspiración en los clásicos americanos del momento. Fuente: www.expansion.com

La cantidad de unidades salidas de las factorías Pegaso es de unas 80. A partir de su chasis autoportante y su motor V8 tenemos varias diferentes carrocerías y preparaciones, algunas tan espectaculares como la del “Thrill” o la del “Cúpula”. Diferentes pero iguales, todas las versiones del Pegaso Z102 se caracterizan por lo mismo: el ser un deportivo de increíbles prestaciones, capaz de codearse con lo más selecto del garaje internacional, aunque falto de una mayor cantidad de recursos para su desarrollo y mejor comercialización.

villa este concours elegance 2015
Pegaso Cúpula Enasa: Una obra de arte (Foto: Unai Ona)

El caballo en la cuadra: ‘Barn Find Hunter’

Muchos de los “caballos alados” producidos en España fueron a pastar a tierras lejanas. Algunos de ellos a los Estados Unidos de América. A muchos se les perdió la pista, pero si nos dejamos seducir por Tom Cotter y su espectáculo televisivo “Barn Find Hunter” parece que se acaba de localizar un Z102 bajo las cajas y el olvido de un garaje familiar en Norteamérica. En el programa, Tom Cotter se dedica a descubrir “hallazgos” olvidados en los sitios más perdidos -e incluso sucios- que uno pueda imaginar, aunque en ocasiones como ésta sean un montaje.

En cualquier caso, merecía la pena armar una escena semejante. Los Pegaso hacen honor a su nombre, son casi animales mitológicos. Pegaso: el caballo alado. Es fácil entender el asombro de Cotter ante su supuesto hallazgo, ¿verdad?

“It was made in Spain … It`s called Pegaso, P-e-g-a-s-o”.

Post anterior:

AmericanCars Algarve Show 2017

Post siguiente:

En estado inusual: Peugeot 505 GR Break

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *