gsm dart
in

GSM Dart. Dos sudafricanos, mucha fibra de vidrio y un chasis deformable

Haciendo un repaso a lo que sabemos sobre el automóvil clásico en Sudáfrica nos salen pocas referencias. Pero eso sí, todas ellas muy interesantes. Para empezar, y como seguidores confesos de la Scudería, nos acordamos de Jody Scheckter. El piloto sudafricano de F1 que corrió desde el 1972 hasta el 1980, quedando campeón en 1979 a bordo del Ferrari 312T4 dando también a los de Maranello su sexto título de constructores. En segundo lugar no podemos olvidar la entrevista al amable Jethro Bronner. El apasionado alfista que cruzó toda África en su periplo desde Sudáfrica hasta Irlanda a bordo de un Giulia Sprint GT de 1964. Por cierto, sin averías reseñables.

Y, cómo no, tampoco podemos pasar por alto la historia del BMW 333i E30. La variante local del M3 diseñada desde Alemania por BMW Motorsport en colaboración con Alpina para salvar los embargos comerciales durante los últimos años del Apartheid. Una bestia ensamblada en Sudáfrica bajo cuyo capó se montó el motor de seis cilindros en línea y 3,2 litros procedente del 733i. El ingenio conocido como Big Six, cuyo tamaño obligaba a los compradores a escoger entre tener aire acondicionado o dirección asistida.

No obstante, y siendo sinceros, pasadas estas tres referencias no os podíamos contar nada más sobre el mundo de los clásicos en Sudáfrica más allá de algunos indicios sobre la fabricación de un par de modelos Alfa Romeo en el lugar. Sin embargo, hace tan sólo unos días descubrimos la historia de GSM y su primer modelo. Un pequeño deportivo artesanal carrozado en fibra de vidrio del cual sólo se hicieron unas 168 unidades contando las ensambladas en el Reino Unido, las cuales fueron poco más de medio centenar. El sueño de dos jóvenes ingenieros que sólo pudo mantenerse a flote de 1958 a 1964 y que, ahora, representa una rareza para entendidos.

GSM DART. SUEÑOS EN FIBRA DE VIDRIO

Cuando en 1953 Chevrolet lanzó el Corvette puso encima de la mesa las bondades de la fibra de vidrio. Y es que, hasta entonces, ningún deportivo de fabricación masiva había contado con una carrocería elaborada en este material. Un compuesto que facilitaba bastante las cosas a los pequeños fabricantes, ya que su coste es mucho más barato que el del aluminio. Además, mientras trabajar planchas de aluminio requiere de carroceros expertos… Dar forma a la fibra de vidrio es mucho más sencillo. Por todo ello, durante los cincuenta y sesenta, países como Italia o Reino Unido vivieron una auténtica explosión en lo que se refiere a pequeños coches de carreras artesanales carrozados con este material.

De hecho, de no haber sido por la fibra de vidrio posiblemente no estaríamos hablando de GSM. Una marca que, hasta en su nombre, delata la influencia de este marterial: Glass Sport Motors. Pero, ¿por qué fue tan importante para los jóvenes ingenieros Bob Van Niekerk y Willie Meissner? Sencillamente porque les permitió seguir adelante con su idea empresarial. Y es que, recién licenciados, contaban con los medios técnicos para fabricar un chasis y los contactos para conseguir motores. Sin embargo, en la escasamente industrial Sudáfrica les resultaba imposible encontrar carroceros.

Algo que cambió cuando Meissner viajó al Reino Unido, descubriendo allí las bondades de la fibra de vidrio. Además, y tras escribirle una carta a Niekerk solicitando su presencia en Inglaterra, conocieron al diseñador sudafricano Verster de Wit. Colaborador en el diseño de los Sunbeam Alpine, fue él quien les enseñó a trabajar el novedoso material. Con esta formación regresaron a Sudáfrica, donde tras doce o trece intentos consiguieron al fin dar forma a un molde de carrocería válido. Así las cosas, sólo quedó fabricar un sencillo chasis de largueros sobre el que montaron motores de 1.300cc procedentes en su mayoría de los Ford Anglia 100E y 105E.

BUEN DISEÑO, EXCELENTE COMPORTAMIENTO Y UNA SEGURIDAD PIONERA

Una de las cosas interesantes de los GSM Dart es su carácter de piezas cuasi únicas. Debido a su fabricación artesanal, muchas unidades se salen de la norma para montar piezas que no fueron las seleccionadas en un principio. Es por ello que algunas unidades del GSM Dart van motorizadas por motores Alfa Romeo 1300 con doble árbol de levas o Coventry Climax. Sin embargo, sí es cierto que la mayor parte de las carrocerías guardan una gran homogeneidad. Con esas aletas traseras que parecen inspiradas en los Alfa Romeo BAT de Franco Scaglione y la luneta invertida que tres años después -en 1961- popularizase el Citroën Ami 6 de primera serie.

Además de su diseño, algo interesante de los GSM Dart fue su reducido peso. Una ventaja por la cual lograron resultados reseñables en carreras sudafricanas y británicas, sacando los colores a coches mucho más potentes gracias a su excelente relación peso/potencia. De esta manera, durante seis años ciertos círculos del motor británico se hicieron eco de esta pequeña marca africana, la cual fue la segunda del país tras el estreno en 1957 de Protea y su pequeño bólido de carreras. No obstante, y como dato muy interesante, hay que señalar la preocupación de GSM por la seguridad.

Y es que el GSM Dart es uno de los primeros coches con zonas de deformación programada en el chasis. Un elemento imprescindible en la seguridad de hoy en día, pero inexistente en los pequeños autos de competición fabricados seis o siete décadas atrás. Una razón que, por sí sola, ya haría merecedor a nuestro protagonista de un hueco destacado en los anales del automovilismo. Sin embargo, por problemas financieros GSM acabo disuelta en 1964, seis años después de su fundación. Sólo le dio tiempo a lanzar el Dart y un interesante modelo V8 que se nos antoja similar al Cheeta en su planteamiento. Algo de lo que os iremos informando en próximos artículos sobre la historia de GSM.

P.D.: Curiosamente, los GSM Dart cuentan con una cotización mucho más económica de lo que pudiera parecer. Aunque es complejo encontrar una unidad en venta, cuando aparece se mueve en una horquilla entre los 9.000 y 14.000 euros. Justo lo previsto para la subasta que de un ejemplar celebrará Bonhams este 17 de julio.

Fotografías: Bonhams / GSM / Frankschhoek Museum

Qué te ha parecido?

Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.4kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3kFollowers