Gran Premio Recoleta Tigre 2015

Una de las grandes pruebas argentinas para vehículos veteranos; es decir, para maquinaria centenaria y exótica anterior a 1919.

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

PPocas veces se sacan a la calle, pero cuando lo hacen son de los que más llaman la atención. Nos estamos refiriendo a los automóviles “veteranos”, producidos antes de la I Guerra Mundial. No en vano, en Europa uno de los eventos de mayor importancia es la famosa prueba Londres- Brighton para coches anteriores a 1905.

En nuestro país, el Barcelona-Sitges es uno de los rallyes de mayor “solera”, y la reciente conmemoración del I GP de España organizada por el Race también ha tenido repercusión internacional. Sin embargo, a este lado del Atlántico es poco conocida la fabulosa “Recoleta-Tigre”, que ha cumplido ya 19 ediciones. Se celebra en los alrededores de Buenos Aires, capital de Argentina, y está reservada para todo tipo de vehículos veteranos, habiéndose convertido en una de las principales pruebas del calendario sudamericano.

rallye autos clasicos argentina
Calidad y variedad son las notas principales de los participantes en el GP Recoleta Tigre

Conmemorando el G.P. Recoleta Tigre de 1906

En el Año 1997, el Club de Automóviles Clásicos de San Isidro tuvo la iniciativa de hacer una prueba conmemorativa del evento original, ya no competitiva sino de tipo «turístico», en la que lo importante es simplemente llegar.

A diferencia de la prueba original, son admitidos todo tipo de vehículos: automóviles, motocicletas, camiones etc. Incluso en alguna edición ha participado la que fuera la primera maquina barredora autopropulsada que circuló en la ciudad de Mar del Plata. Los vehículos admitidos son aquellos fabricados hasta el año 1919, a excepción del Ford modelo T, que se aceptan de todos los años, ya que no tuvo cambios desde el punto de vista técnico desde su presentación en 1908 hasta el cese de fabricación en 1927.

rallye autos clasicos argentina
Dos Ford T Speedster

37 exigentes kilómetros

La edición 2015 tuvo lugar el pasado domingo 23 de Agosto, y en La Escudería hemos tenido la suerte de contar con las explicaciones de uno de los participantes, Miko Maraschio, que acude anualmente desde Santa Rosa (a 600 km de la capital) con alguno de sus Ford T.

Según nos comenta Miko,

“La prueba tiene un recorrido de 37 kilómetros (aproximadamente), que si bien pareciera no ser gran cosa, no es tan simple, por llevarse a cabo en zonas muy transitadas, en calles que aun tienen adoquinados (en regular estado), y si bien se cuenta con la colaboración de la Policia Federal, por momentos es todo un esfuerzo para las nobles maquinas, por el constante uso del cambio de velocidades y los precarios frenos”.

Miko prosigue contándonos que la prueba es una conmemoración de la carrera para automóviles ¨Gran premio Recoleta a Tigre», que se llevó a cabo en Diciembre de 1906, siendo la primer carrera realizada en Argentina en rutas abiertas. No era la primera carrera de autos, ya que con anterioridad se habían celebrado competiciones, pero en circuitos cerrados como Hipódromos. Y puntualiza que,

“En Argentina la Recoleta-Tigre tiene una relevancia muy particular, pues es considerado el primer evento de lo que luego pasaría a llamarse «Turismo Carretera», generando el fervor y pasión de multitudes desde mediados de los años treinta hasta bien entrados los años sesenta, siendo su etapa más importante probablemente la de los años 50, con corredores como Fangio, Emilizzi, hermanos Gálvez y muchos más, a los mandos fundamentalmente de  Chevrolet y Ford”.

 

Cantidad y calidad centenaria en el G.P. Recoleta Tigre

Este año no hubo participación de motocicletas, pero si muchos automóviles interesantes, aproximadamente 50 de las más variadas marcas, aunque con un amplio dominio en número de Ford modelo T, de todos los tipos y años. “En mi caso, lo hice en un Ford T speedster de 1917 -en Argentina, este tipo de vehículo es más conocido con la denominación de «baquet»-”, nos cuenta Miko.

Entre los demás participantes se podría considerar que estaban repartidos al 50% entre los de fabricación americana y los de origen europeo. Entre los primeros, aparte de los Ford ya citados, destacaban algunos impresionantes Cadillac de los años 10, así como un antiquísimo Franklin refrigerado por aire de 1908 -con una perfecta restauración- o un muy raro ciclecar de la marca Metz fabricado en 1914.

rallye autos clasicos argentina
Nuestro protagonista, Miko Maraschio, al volante de su Ford T Speedster de 1917, que terminó sin problemas,

Entre las máquinas europeas es difícil destacar alguno, dada la alta calidad general. Desde el suntuoso Panhard et Levassor de 1906 con su enorme carrocería cerrada, pasando por varios Fiat anteriores a 1912 -todos igualmente espectaculares-, dos Mercedes de 1910 e incluso un rarísimo Wanderer Puppchen de 1913 de origen alemán y con tan solo dos plazas colocadas en tándem.

Incluso participó uno de los muy escasos Anasagasti supervivientes, siendo éste especialmente relevante por ser la primera marca de automóviles que fabricó en Argentina con una cierta cadencia a partir de 1912. En definitiva, una prueba que merece proyección internacional, como se puede observar en las fotos de todos los participantes que están visibles en la web del Club organizador.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

La chatarra de lujo nunca se funde

Post siguiente:

Muere Lord Montagu