Liberty 750×184

VW-Checker Rabbit Taxi: Prototipo salvado del olvido

La imagen clásica de los taxis americanos es la del enorme Checker A11. Sin embargo, esto podría haber sido diferente de haber salido adelante el proyecto de Ed Cole: alargar la batalla de los VW Rabbit/Golf para hacer de él un taxi ejemplar. Ahora, tras 45 años de olvido, un entusiasta ha rescatado el prototipo...

Retromovil 2020 Medio


FOTOS VW-CHECKER RABBIT TAXI: JAMIE ORR / CHECKER

Entre el asfalto y la noche emerge un taxi. El ambiente es oscuro y pesado. Justo como el estado mental de su conductor. Un excombatiente de Vietnam con serios problemas de insomnio. Escapando del dar vueltas en la cama se ha metido al turno de noche en los taxis de Nueva York. Gracias a este trabajo recorrerá calles llenas de proxenetas, navajeros, camellos y demás fauna de la madrugada. Un ponzoñoso caldo de cultivo para una vida que, inevitablemente, acabará mal.

Así empieza Taxi Driver. Una de las mejores películas de la historia del cine americano. Tanto que, mucha gente, la conoce aún sin haberla visto. ¿La razón? Bueno, más allá de la parodiada escena del espejo… Lo cierto es que la imagen del taxi amarillo se ha alzado a la categoría de icono popular. Otra más de las muchas veces en las que un enorme Checker Marathon A11 se enseñorea de la escena.

Y no es para menos. En primer lugar el A11 tiene una presencia rotunda. De esas que llena la pantalla. Todo él es una enorme masa de metal propulsada por borboteantes motores Chevrolet, Continental u Oldsmobile. Y en segundo lugar porque se vendieron como churros. ¡No en vano el Checker fue taxi de Nueva York durante décadas!

checker taxi cab

Sin embargo, todo esto estuvo a punto de dar un giro radical a mediados de los 70. Porque fue aquí cuando el pequeño VW Rabbit/Golf entró en escena. Eso sí, alargando su batalla para facilitar el acceso de los pasajeros a las plazas traseras. Aunque parezca mentira, la idea de cambiar un enorme coche americano por un pequeño utilitario europeo estuvo a punto de cuajar gracias al Rabbit Taxi. Este 2019 el entusiasta de Volkswagen Jamie Orr ha rescatado el prototipo.

ED COLE. UN GRAN EJECUTIVO CON GUSTO POR LOS COCHES COMPACTOS

Ver a un pequeño Rabbit -así se llamó al Golf en los EE.UU- preparado para taxi en el país de los coches gigantes no deja de sorprender. No obstante, la sorpresa no es tan grande cuando examinamos la trayectoria de su ideólogo. Ni más ni menos que Ed Cole, presidente de la General Motors desde 1967 hasta 1974. Un “rara avis” que en el país de los gigantes destacó por desarrollar los mesurados Chevrolet Corvair y Vega.

Por ello, cuando tras su salida de GM se convierte en el accionista mayoritario de Checker, no es de extrañar que se fijara en el pequeño Rabbit para renovar la flota de taxis. Y es que justo a eso se dedicaba esta empresa: a carrozar vehículos industriales de pasajeros para diferentes agrupaciones de taxistas repartidas por los Estados Unidos. Un negocio de lo más lucrativo en el que el modelo A11 ya estaba quedando anquilosado.

Por ello Cole pensó en pactar con Volkswagen la fabricación del Rabbit Taxi. Algo que se prometía fácil, pues los alemanes estaban tan interesados por comercializar a lo grande su compacto en América que habían comprado a la Chrysler una planta de ensamblaje en Westmoreland. Así las cosas, uno o dos pequeños Rabbit de primera serie fueron llevados a las instalaciones en Michigan de la Checker Motors Corporation para empezar los experimentos.

SE HA ESCAPADO UN CONEJO. EL DESARROLLO DEL RABBIT TAXI

A priori transformar el Rabbit a taxi era algo relativamente sencillo. Sólo había que estirar su batalla. Para ello los ingenieros de Ed Cole partieron el coche justo detrás del pilar B. Tras ésto reconstruyeron el chasis y las puertas traseras, quedando al juntar de nuevo las partes unas generosas plazas traseras. Respecto al motor los mecánicos de la Checker pensaron en un diésel de Perkins, Oldmobile o incluso Mitsubishi.

Sin embargo, el criterio de Ed Cole fue el que se impuso: mantener el cuatro cilindros gasolina original. Una intuición personal que se mostró acertada tras las intensas pruebas realizadas al prototipo en las calles de Chicago. Aún llevando hasta 500 libras -226 kilos- en sacos de arena, su consumo por ciudad era bastante contenido. Llegados a este punto todo pintaba muy bien para el Rabbit Taxi, preveyendo unas 50.000 unidades al año.

vw rabbit taxi

Pero… Justo aquí llegó la tragedia. Ed Cole moría en mayo de 1977 estrellado en su avión privado. Desaparecido el valedor del rupturista prototipo, la historia del Rabbit Taxi empezó a desinflarse hasta acabar olvidado. El nuevo presidente de Checker -David Markin- redujo las previsiones a 30.000 unidades, para meses después cancelar el proyecto en favor de adaptar el Chevrolet Citation. Curiosamente esta idea tampoco salió adelante. Tan mal sabor dejó que el prototipo fue triturado. No obstante, el del Rabbit Taxi sí sobrevivió.

45 AÑOS DE MILAGROSA SUPERVIVENCIA

A pesar de que David Markin fue el ejecutor del Rabbit Taxi, éste se quedó con el prototipo usándolo durante años como coche de diario. Una paradoja que quizás se explique por el hecho de que sus grandes plazas traseras, bajo consumo y fiabilidad alemana son perfectas para un uso familiar e intensivo en el día a día. Sea como fuera, lo cierto es que tras unos años lo vendieron, recayendo al tiempo en el almacén de un compra-venta de Kalamazoo -la ciudad de la Checker-.

Y así fue que durante años este pequeño VW-Checker Rabbit Taxi languideció no muy lejos de la fábrica que lo vio nacer. Olvidado hasta que unas fotos en Instagram desataron el interés del coleccionista de VW Jamie Orr. Éste hombre acaba de rescatarlo para su restauración, y aunque pudiera parecer una misión difícil quizá no lo sea tanto. Él mismo dice que en el Rabbit “han vivido generaciones de ratones”, pero al tiempo anuncia que el motor, los frenos y la transmisión se encuentran en relativo buen estado.

Algo que se extiende al interior y los óxidos. Ahora mismo Orr se encuentra en conversaciones con VW para verificar la historia del vehículo incluso en sus momentos previos a su paso por Checker. Un trabajo apasionante para poner en su merecido lugar a un coche que, de no haber sido por un funesto accidente de avión, podría haber cambiado el paisaje urbano de ciudades como Nueva York o Chicago. Hubiera estado curioso ver a Rober de Niro en Taxi Driver con un VW Rabbit, ¿verdad?

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

FIAT X1/9: Motor central y diseño de Marcello Gandini en Catawiki

Post siguiente:

Esta conductora de 94 años conduce el mismo Peugeot desde 1954