Fiat Punto Racer
in

Fiat Punto Racer, así podría haber sido el rival italiano de los Opel Tigra y Ford Puma

Presentado en 1994, el Fiat Punto Racer era un prototipo diseñado y fabricado por Bertone. Tenía el mismo espíritu que los Opel Tigra y Ford Puma, pero nunca llegó a producción.

A inicios de la década de los 90, concretamente en 1993, Fiat daba por finalizada la vida comercial del Uno, un modelo que fue un rotundo éxito y del que muchos guardan tanto buenos como malos recuerdos. Su hueco en el mercado lo ocupó el Fiat Punto, un coche que superó al Uno en todos y cada uno de sus apartados, y no es una forma de hablar, el Punto era casi un mundo aparte con respecto al Uno, y eso se reflejó en unas ventas espectaculares. De hecho, si solo contamos la vida comercial en Europa del Fiat Uno, el Punto vendió tres millones de unidades más, a nivel mundial la cosa es bien distinta…

Fiat Punto Racer by Bertone

Como el Uno, el Fiat Punto fue un utilitario, un modelo del segmento B que se diseñó con la idea de vender muchos, a un precio contenido. Eso llevó a ofrecerlo con motores de potencias contenidas –los más potentes anunciaban 90 y 135/130 CV, este último con turbo–, aunque contó con una carrocería descapotable, algo casi único en el segmento porque no hubo rivales con esa opción en el catálogo. No obstante, no debemos olvidar que Fiat siempre ha sido especialista en modelos pequeños y con cierto talante dinámico.

¿UN RIVAL PARA LOS OPEL TIGRA Y FORD PUMA?

Sin embargo, el Fiat Punto de la primera generación –el proyecto 176–, resultó ser una base de lo más interesante para la creación de todo tipo de prototipos, a cada cual más peculiar. Y no fueron pocos precisamente, y aunque había algunos especialmente llamativos como el Fiat Lampo Concept, solo uno de ellos apareció en un momento en el que los pequeños coupés parecían ganar haber llegado para revolucionar el mercado. Justo cuando aparecían los Opel Tigra y Ford Puma, Bertone se imaginaba un Fiat Punto coupé, al que llamó Punto Racer, que bien podría haber sido un rival más en un segmento donde, finalmente, solo convivieron dos o tres modelos –tres si contamos al Toyota Paseo, que llegó al final de la vida comercial del Tigra y del Puma–.

Presentado en el salón del automóvil de Turín de 1994, el Fiat Punto Racer tomaba prestado el motor del recién presentado Punto GT, el más deportivo y potente de la gama, que en primera instancia presumía de un propulsor 1.4 turbo con 135 CV –luego pasó a 130 CV–. Tenía un diseño bastante particular, era como si al descapotable le hubieran montado un hard top demasiado pequeño, al tiempo que se añadía un elemento aerodinámica en la parte trasera y se montaban extensiones de la carrocería en las aletas para ensanchar las vías.

De hecho, esa sensación es porque Bertone se basó en la carrocería descapotable y encargó el diseño a Luciano d’Ambrosio, quien por entonces trabajaba en Bertone, pero que anteriormente trabajó en Ford en el desarrollo del Escort, del Fiesta, del Sierra y del Scorpio, para luego pasar a ItalDesign –podéis leer aquí una entrevista a d’Ambrosio para Car Desing News–.

EL FIAT PUNTO RACER NUNCA PASÓ A PRODUCCIÓN

La acogida inicial fue bastante buena, no en balde, el coche no lucía mal y tenía la misma filosofía de los mencionados Opel Tigra y Ford Puma, incluso tenía un habitáculo 2+2 -con unos asientos traseros casi testimoniales, puro adorno-, aunque algunos rasgos, como el pilar B -en este caso, el pilar trasero, pues sólo hay dos-, recordaban al Alfa GTV de Pininfarina. Sin embargo, aunque el Tigra y el Puma tenían unas ventas respetables para el tipo de coches que eran, el Punto Racer nunca pasó a producción.

No trascendieron los motivos, seguramente porque sería un proyecto de Bertone sin la colaboración de Fiat, aunque se llegó a rumorear sobre la idea de su llegada a las calles, pero en lugar del 1.4 Turbo, lo haría con un motor Alfa Romeo, más potente y con más rabia. Aun así, con las enormes ventas que tuvo el Punto y la buena acogida de los coupés pequeños, el Punto Racer podría haber tenido un futuro interesante.

Actualmente, el Fiat Punto Racer se encuentra en la prestigiosa colección Bertone en el museo Volandia, situada no muy lejos del aeropuerto de Malpensa –provincia de Varese, Italia–. Curiosamente, el museo Volandia está dedicado a la industria aeronáutica, con una exposición de helicópteros y aviones míticos, que comparten sus instalaciones con algunos coches diseñados por Bertone.

Fotografías de Bertone y Moxmarco, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons.

Escrito por Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo.

Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España. También cuento con una enorme colección de material escaneado y he escrito el libro "El 600, un sueño sobre ruedas" (editorial Larousse).

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

60.2kFans
2.1kFollowers
3.4kFollowers
3.9kFollowers