panda 4x4 sisley
in

Panda 4×4: Perfecto para raids

TEXTO PANDA 4X4 SISLEY: IVÁN TEJIDO Y L.E. / FOTOS: ÓSCAR MARTÍN MERINO Y BEYIS FOTOS

Sígueles en @classicmotors_club, @oscar_martin_merino y @beyis_fotos

Bendecido por un enorme éxito de ventas, el Fiat Panda cumplió hace pocos meses cuatro décadas de vida. Una historia en la que, al igual que modelos como el Mini o el 600, ha contado con no pocas versiones inesperadas. Y es que, bajo ese aspecto de eficiente y espartano compacto, se esconde un coche fácilmente adaptable a la competición. Algo que no perdieron de vista ni la fábrica ni los aficionados. Siempre deseosos de poder acceder a un vehículo dotado de nervio modificando alguna unidad asequible.

Más allá de una infinidad de adaptaciones realizadas por particulares, dentro de la gama oficial quizás sea la versión 4×4 de 1983 la más interesante a la hora de ver cómo el Fiat Panda se adaptó a unas posibilidades imprevistas. Dotada de un comportamiento más que eficiente, hoy en día es una de las opciones más interesantes si uno está pensando en participar en raids. Pensados para llevar los clásicos al límite de su resistencia por pistas, sólo te aconsejamos ir a uno de ellos si confías en la fiabilidad de tu coche. Algo que con el Fiat Panda 4×4 parece estar bien amarrado, ya que lo robusto y sencillo de su mecánica dan buenos augurios a sus pasajeros.

De hecho, no resulta raro ver algún Panda en estas pruebas de largo recorrido, donde los equipos han de enfrentarse a etapas maratonianas llenas de pistas de tierra y caminos embarrados. Una experiencia a la que seguramente se enfrentará con éxito la unidad que hoy os comentamos en las páginas de La Escudería.

PANDA 4X4: PERFECTO PARA RAIDS

A lo largo de sus cuatro décadas, se han fabricado más de 7’8 millones de unidades del Fiat Panda. Este pequeño gran coche ha evolucionado con tres generaciones diferentes, cada una repleta de mejoras en materia de rendimiento, tecnología y seguridad. En enero de 1980, Fiat presentó la primera generación del Panda como sustituto de los 126 y 127. De inicio, dispuso de carrocerías tres puertas, cabrio y comercial -Van-, todas ellas diseñadas por Giugiaro. Además, en 1983 salió al mercado la versión 4×4.

De la unidad que queremos hablaros es del Fiat Panda 4×4 Sisley de segunda generación, llegada al mercado español en 1990. Un modelo con claras diferencias respecto a las primeras versiones. Y es que, nada más abrir la puerta del conductor, obtenemos un ambiente más agradable que en las de 1980. En primer plano ya destaca su inclinómetro, lo que indica que es un competidor de los pequeños TT. El tablier no está nada mal, llevando un reloj a la derecha y el emblema de Sisley en el interior del mismo. Eso sí, echamos a faltar un cuenta revoluciones, así como un marcador parcial de kilómetros.

Los asientos de tonalidad gris -tanto delanteros como traseros- llevan inscritos el logotipo escogido para definir al Sisley: una figura en canoa, anagrama que también se repite en el centro del volante, en los cubrebujes, en los protectores laterales de la carrocería y a destacar en los cinturones de seguridad, muy vistosos, al llevar la denominación «Sisley 4×4», siendo estos cinturones opcionales para las plazas traseras. También debemos destacar el material empleado en los asientos, pues nos inducen al más puro estilo «cowboy» por la imitación a piel con esos ribetes dentados que hacen pensar que nos aposentamos en tupidas pieles.

Aparte de todos estos detalles averiguamos enseguida que se trata de un tracción integral, ya que el cartelito por medio de dibujos nos indica que tiremos de una palanca con forma de llave de grifo, la cual se sitúa al lado de la palanca de cambios. Al subir la palanca entra la tracción 4×4; un sistema sencillo y efectivo que carece de sofisticación.

Además, el aspecto exterior también cambia, siendo una versión muy atractiva; a simple vista te das cuenta de que todos sus elementos marcan una gran diferencia con el resto de versiones. Está dotado de neumáticos especiales: unos Pirelli Winter. También luce bandas protectoras laterales, una media baca, llantas, entrada de aire en el capó, pintura metalizada, limpiafaros y los distintivos pertinentes como el hombre en canoa y el «4×4 Sisley». También podemos ver el logotipo del panda 4×4 y los dos escudos de de Puch y Steyr, firmas que diseñaron la tracción total del modelo.

En lo que se refiere al apartado mecánico dispone del motor Fire de 50CV y 999cc, alimentado por un carburador Weber 32 tlf 8/250 de cuerpo simple -el cual funcionó muy bien en la empresa de los Agnelli-.

MEJORANDO UN 4X4 SISLEY

Con 31 años de antigüedad, pensamos en darle una segunda vida a este Fiat Panda 4×4. Para ello renovamos su aspecto con una bull bar -también llamado mataburros-, el cual salió como accesorio en el mercado británico ofrecido por el fabricante y distribuidor de accesorios África Market. También hemos incorporado unos faros de luz de largo alcance. En lo que se refiere a la suspensión instalamos el kit Semmen Shock.

Con éste reemplazamos los amortiguadores delanteros por unos de cuerpo roscado y vástago invertido; así hemos consiguiendo una elevación a medida -ya que al ser regulables puedes subir o bajar el muelle a tu gusto-, poniendo en la parte trasera unos amortiguadores de gran diámetro, capaces de absorber cualquier irregularidad del terreno. Este kit está compuesto por unas copelas regulables gracias a las cuales podemos corregir la caída y el avance de nuestra dirección.

También llevamos una barra estabilizadora -proveniente del Lancia Y10-, mejorando con ello aún más la respuesta ante el balanceo en curvas. Todo ello lo culminamos con una barra de torretas para reforzar el chasis ante estos nuevos cambios que hemos instalado en nuestro Fiat Panda. Además, hemos mejorado la frenada con latiguillos metálicos Hell, discos M-Tec -perforados y rallados- y pastillas EBC. Por último, hemos reforzado el cubrecarter y fabricado un cubredepósito.

RAIDS: EL LUGAR PERFECTO PARA LOS AMANTES DEL MODELO

Muchas veces, uno tiende a pensar que la afición por el automovilismo es una actividad solitaria. Pero en realidad eso está muy lejos de la verdad. Y es que para disfrutar intensamente de la conducción más radical hace falta una cierta logística en la que intervienen no pocos factores. El primero de ellos sería un equipo con el cual poder preparar conjuntamente el coche. El segundo una organización de ruta capaz de anticiparse a todo tipo de problemas, ofreciendo a los conductores sendas marcadas y atención entre etapa y etapa para que éstos sólo tengan que centrarse en disfrutar del volante y la mecánica.

Si todo ello te llama la atención y además eres un aficionado a los Fiat o Seat Panda, te recomendamos informarte sobre el Panda Raid u otras pruebas similares. Uno de los eventos más interesantes en el panorama de largas rutas para clásicos en nuestro país, con el atractivo de ser una competición monomodelo capaz de unir a todos los aficionados al mismo. Surcando desiertos y todo tipo de obstáculos, los equipos capaces de preparar un Panda podrán dar aquí rienda suelta a sus capacidades. ¡Esperamos ver a nuestro protagonista de hoy en el próximo Panda Raid!

Qué te ha parecido?

La Escudería

Escrito por La Escudería

'La Escudería' es la primera revista digital hispana dedicada a los Vehículos Antiguos. Le damos a todo tipo de maquinaria que se mueva por si misma: Desde coches hasta tractores, desde motos a autobuses y camiones preferiblemente animados por combustibles fósiles...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

49.1kFans
1.6kFollowers
2.4kFollowers
3kFollowers