fiat 131 diésel
in

Me encantaMe encanta SorprendidoSorprendido

FIAT 131 Diésel. Usar un rallye intercontinental como banco de pruebas

En abril de 1978 FIAT presentó el modelo diésel del 131 equipado con el nuevo motor SOFIM 8140. No obstante, este coches ya era conocido por la prensa desde que se probase meses antes en el Rallye London-Sidney de 1977. Una durísima competición de resistencia usada por la casa italiana -con éxito- como banco de pruebas de este modelo diésel.

A mediados del siglo XIX el naturalista inglés Henry Walter Bates estudió con ahínco las mariposas del Amazonas. Una observación con la cual descubrió cómo algunas especies absolutamente inofensivas se asemejan a otras mucho más agresivas. De esta forma consiguen sobrevivir. Despistando con su camuflaje a los depredadores que huyen al confundirlas con otras presas mucho más complicadas por su veneno o fuerza. Una estrategia evolutiva a la que se ha denominado Mimetismo Batesiano. La cual tiene una traducción al automovilismo desde que en los cincuenta surgió el fenómeno Hot Rod en los Estados Unidos.

Una moda que ha llegado hasta nuestros días a través del tuning. La fiebre por la transformación de vehículos, la cual suele incidir más en lo visual que en lo mecánico. Así las cosas, pasear por el aparcamiento de ciertas discotecas se asemeja a lo que Walter Bates contempló en el Amazonas. Observando una centelleante panoplia de automóviles con más aspecto de fiereza que afinación mecánica. Verdadera colección de trampantojos sobre cuatro ruedas, donde alerones, faldones y paneles sobredimensionados añaden peso sin mejorar potencia, agarre o aerodinámica.

Un elemento estético en el que muchos caen cuando observan vehículos con bultos en el capó. Siendo esto una pista para la presencia de enormes motores con carburadores incapaces de entrar en el vano motor. Un hecho que no siempre va acorde con la realidad, menos aún cuando hablamos de modelos diésel. Raramente destinados a la competición, pero que en casos como el del FIAT 131 Diésel generó una excelente impresión incluso en un rallye con más de 40.000 kilómetros. Por cierto, esta vez con un bulto en el capó que sí se corresponde con lo que hay debajo.

fiat 131 diésel

FIAT 131 DIÉSEL. AFINADO POR ABARTH PARA CORRER UN RALLYE DE TRAVESÍA

Cuando en 1957 FIAT presentó el popular 500 algunos periodistas dudaron sobre su fiabilidad pensando que un modelo tan sencillo no podía ser de calidad. Por ello, la marca puso a rodar un FIAT 500 preparado por Abarth durante una semana, rodando 18.886 kms sin parar más que a los repostajes y el cambio de pilotos. Así, demostró cómo de sesgada estaba la opinión de aquellos medios. Una hazaña que va unida a otras que también demuestran el interés de FIAT por publicitar la dureza de sus motores. Como la que en 1970 llevó a tres 124 Specialissima desde Sudáfrica hasta Noruega rodando más de 40.000 kilómetros.

Por ello, era cuestión de tiempo que FIAT participase en alguno de los grandes rallyes de travesía intercontinental. El primero de ellos tuvo lugar en 1968. Año en el que se celebró la primera edición del London-Sidney organizado por el Daily Telegraph. Una prueba capaz de poner contra las cuerdas incluso al vehículo más robusto, replicada en el London-Mexico de 1970 -donde participó Carlos del Val con un SEAT 124-. Competiciones que tuvieron más ediciones en distintos años de los setenta, teniendo en el London-Sidney de 1977 organizado por Singapore Airlines su último gran exponente antes de eclipsarse por rallyes como el Dakar.

Una pena. Ya que en estas pruebas de semanas pasando por varios continentes se ponía a prueba la fiabilidad de conocidos modelos de gran serie. Apenas modificados más que en suspensiones y seguridad antes de emprender la salida. Por ello, cuando consultamos la clasificación del London-Sidney 1977 no vemos exclusivos vehículos de competición, sino algunos tan comunes como el Mercedes-Benz 280E ganador o el Citroën CX del tercer puesto. Una lista donde -en el número quince- destaca la participación de un vehículo con motorización a priori no destinada a la competición. El FIAT 131 Diésel Abarth.

USAR EL RALLYE COMO BANCO DE PRUEBAS

Junto con la presentación de la segunda serie del 131, FIAT programó la aparición de unos nuevos modelos diésel para la gama de su berlina. En ellos se montó el motor fabricado por SOFIM -Società Franco-Italiana di Motore-. Cuyo cuatro cilindros diésel 8140 ha equipado a vehículos tan diferentes como el FIAT Croma, las furgonetas Renault Traffic e Iveco Daily o el FIAT 131 Diésel. Un conjunto variado que, con diferentes ajustes, disfrutó de las bondades de un motor robusto estirado hasta los 146CV. No obstante, en el caso de nuestro protagonista se ajustó a los 72CV a 4.200 rpm. Más que suficiente para un modelo donde la fiabilidad y el consumo ajustado prima sobre la velocidad punta o la aceleración.

Un carácter puesto a punto con las tres unidades del FIAT 131 Diésel puestas en la línea de salida del London-Sidney el 14 de agosto de 1977. Usadas a modo de prototipo, puesto que esta versión no fue presentada hasta el Salón de Turín en abril del año siguiente. Por ello, FIAT usó este rallye como banco de pruebas. Obteniendo resultados de los tres equipos, donde compitieron desde Giancarlo Baghetti -ex piloto de F1 para Ferrari- hasta Tomaso Carletti -ingeniero jefe del departamento de desarrollo en FIAT-. Además, de las seis personas destinadas a conducir los coches tres eran mujeres. Las dos francesas Evelyne Vanoni y Chistine Dacremont, así como la italiana Marianne Hoepfner -piloto especializada en raids-.

Tras 45 días y más de 30.000 kilómetros, los participantes llegaron al fin a Sidney tras haber pasado por lugares hoy impensables como Kabul. Una línea de meta a la que llegaron dos unidades del FIAT 131 Diésel, quedando primera y segunda en la categoría dedicada a este tipo de motores. Pero también 15 y 23 en la general. Resultados muy meritorios para un coche destinado a un público masivo. El cual sólo distaba de la que sería la versión de serie en materia de seguridad para el rallye y suspensiones, todo ello firmado por Abarth.

Fotografías: FCA Heritage

P.D. Si has llegado hasta aquí, seguramente te estarás preguntando a qué se debe la mención a los capós con bultos para poder meter un motor de mayor tamaño. Pues bien, como se puede apreciar en las fotos el FIAT 131 Diésel cuenta con un capó abultado. Aditamento que en este caso no obedece a un simple intento por parecer más de lo que es. Sino que viene al caso debido a que el motor diésel era de mayor tamaño que el gasolina. Curiosamente, esto da un aspecto más deportivo a las versiones diésel que a las gasolina.

Qué te ha parecido?

12 Puntos
Upvote Downvote
Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

50.3kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.1kFollowers