ferrari 328 gts
in

Me encantaMe encanta SorprendidoSorprendido

Ferrari 328 GTS, digno de un rey

Nuestros amigos de WISYC nos enseñan su berlinetta. El 328 es la nobleza hecha automóvil; como lo describió un sabio, todo un ‘kart gordote’…

TEXTO FERRARI 328 GTS: MIGUEL A. SÁNCHEZ / FOTOS: LA ESCUDERÍA

En 1968 Ferrari presentó el 246. El primer cavallino producido a gran escala, el cual prescindía de los sempiternos V12 de Maranello para montar un V6 de 2’4 litros a 65º. Con tan sólo 195CV, este modelo no tenía nada que ver con los grandes GT definitorios enmarcados en la saga 250. Además, el motor en posición central-trasera transversal fue una ruptura respecto a la típica colocación longitudinal delantera. Bajo estas premisas, el 246 resultaba tan novedoso que necesitó de una marca propia para no empañar las señas de Ferrari.

Por ello se creó Dino. El nombre comercial bajo el cual Enzo Ferrari pensó distribuir la gama de modelos de acceso marcados por una menor potencia y un precio más ajustado. No obstante, y aunque estos últimos años el 246 haya visto subir de forma increíble sus cotizaciones en el mercado de clásicos, lo cierto es que la idea no terminó de cuajar. Mientras este modelo siempre fue comercializado bajo la marca Dino, el otro vehículo de la misma acabó integrado en la gama Ferrari con el nombre de 308 GT4. Un aparente fracaso que, en realidad, fue el ensayo de uno de los mayores éxitos de Ferrari: el inicio de los V8 con motor central.

Dotados de una buena relación peso/potencia, un excelente comportamiento dinámico y un planteamiento como modelo de acceso, estos nuevos Ferrari consiguieron abrir camino en una empresa que supo reinventar así su gama hasta entonces definida por los GT de doce cilindros. De hecho, el éxito inspirado por el Dino 246 ha sido de tal calibre que continúa hasta hoy con una saga en la que se inscriben 9 modelos. Todos ellos, desde el 308 de 1975 hasta el F8 del pasado 2019, marcados por un éxito determinante para consolidar las cuentas de Maranello.

Como segundo exponente de esta larga evolución encontramos al Ferrari 328 de 1985. Evolución natural del 308, este cavallino del que se produjeron poco más de 7.400 unidades se presentó en dos versiones: La GTB, techada en forma de berlinetta, y la GTS, a cielo abierto en modalidad targa. Opciones compartidas con su ancestro el Dino 246, del cual hereda las características que lo han convertido en uno de los Ferrari más queridos por los tifosi de la marca.

FERRARI 328 GTS: EL ENCANTO DE PININFARINA

Aunque la mecánica y el comportamiento del Ferrari 328 resultan realmente atractivas, lo cierto es que este modelo entra por los ojos. Por ello hay que reconocer un gran mérito a Pininfarina, la cual supo llevar las suaves curvas planteadas por Aldo Brovarone en el 246 a un tiempo marcado por la línea recta anunciada en ensayos como el 512 Modulo. Además, el 328 mejoró el ya buen coeficiente aerodinámico del 308, aprovechando los datos extraídos prototipo Millechiodi. Un experimento realizado por Pininfarina en 1977 del cual se dedujeron mejoras posteriormente implantadas en el 328 pero también en el imponente 288 GTO.

Respecto a la mecánica, ésta no solo entrega 272CV a razón de 85 por litro. También da el nombre al modelo, siendo 328 una referencia a los 3’2 litros de cilindrada y los 8 cilindros. Un motor nada desdeñable para los tan sólo 1263 kilos en seco marcados por el GTB, aumentados en 10 por la presente versión GTS. Para agasajo de los más puristas, el motor quattrovalvole del Ferrari 328 es atmosférico. Característica muy marcada en la saga de los V8 con motor trasero, los cuales no vieron la incorporación masiva del turbo hasta el 488 de 2015 más que en versiones escasas y especiales como el GTB/S Turbo de 1986 o el pionero 208 GTB Turbo de 1982, comercializado únicamente en Italia.

En lo referido a prestaciones, la punta se marca en 263 kms/h con una aceleración de 0 a 100 en 6,4 segundos. Velocidades paradas por un sistema de frenos que en 1988 introdujo el ABS como opción, mejorando el sistema de discos con el cual controlar a este Ferrari montado sobre chasis tubular de acero. Además, en lo referido al cambio éste va directamente unido al motor, siendo manual de cinco marchas cortas para una conducción que algunos probadores asemejan a la de un kart. En suma, todo orientado a hacer del Ferrari 328 un divertido modelo de acceso a la empresa de Maranello.

EL 328 DEL REY, MIMADO POR WISYC

A pesar del nombre anglosajón, We Inspect & Sell Your Car es una nueva empresa española dedicada a la tasación y venta de clásicos. Especializada en el registro visual del coche, muestra todos los aspectos del mismo, generando una visión fidedigna de su estado y valor. Además, su sistema simplifica y aporta la información necesaria para la compra-venta del vehículo, dando garantía al que adquiere y más posibilidades a quien vende. Distanciándose de las vías donde los escasos datos aportados generan una alta desconfianza entre las partes. De esta forma, WISYC se presenta como una opción interesante para las ventas de clásicos, más aún si tenemos en cuenta la inexistencia de comisión.

WISYC es la responsable de ofrecer este Ferrari 328 GTS de 1989. Año por el cual ya cuenta con ABS, además de un aire acondicionado que, seguramente, nunca conectarían los más puristas de la marca. Carácter que desconocemos sobre su primer propietario. O mejor dicho, usuario. Y es que, por cuestiones de discreción, este 328 fue registrado por una persona diferente al conductor.

Usado por Juan Carlos I desde 1989 hasta 1992, este Ferrari 328 fue puesto a nombre de Nicolás Cotoner Martos. Hijo de Nicolás Cotoner y Cotoner -jefe de la Casa Real desde 1975 hasta 1990-, su nombre garantizó la discreción de su uso por parte del Jefe del Estado. Un uso que no se prolongó por muchos años, haciendo que este cavallino pasará por varias manos hasta hoy en día. Eso sí, siempre sin salir de España, habiendo sido propiedad de un cirujano barcelonés y un coleccionista que han dejado el odómetro en tan sólo 38.000 kms.

Un kilometraje mesurado, al cual acompasa el buen estado de componentes como la tapicería o el techo, especialmente sensible en esta versión GTS. Por lo demás, su última inspección técnica se produjo de forma positiva en este 2021. Algo a lo que ayuda, siempre según WISYC, la ausencia de óxido y la escasa pátina registrada en su color Rosso Corsa. Característica que da aún más encanto a esta unidad con la que poder disfrutar de la historia de los V8 Ferrari a cielo abierto. Uno de los primeros vehículos ofertados por We Inspect & Sell Your Car (WISYC). Ya os enseñaremos el resto! 😉

Qué te ha parecido?

10 Puntos
Upvote Downvote
Miguel Sánchez

Escrito por Miguel Sánchez

A través de las noticias de La Escudería, viajaremos por las sinuosas carreteras de Maranello escuchando el rugido de los V12 italianos; recorreremos la Ruta66 en busca de la potencia de los grandes motores americanos; nos perderemos por las estrechas sendas inglesas rastreando la elegancia de sus deportivos; apuraremos la frenada en las curvas del Rally de Montecarlo e, incluso, nos llenaremos de polvo en algún garaje rescatando joyas perdidas.

Comments

Suscríbete a la Newsletter

Una vez al mes en tu correo.

Muchas gracias! No olvides confirmar tu suscripción mediante el email que acabamos de enviarte.

Algo ha salido mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

50.3kFans
1.7kFollowers
2.4kFollowers
3.1kFollowers