Liberty 750×184

XII Antic Auto de Alicante


ClassicMadrid Medio

Un año más, en la Institución Ferial de Alicante, durante los días 11 y 12 de Abril, ha tenido lugar Antic Auto, un lugar donde los amantes de los automóviles históricos han podido ver una gran cantidad y variedad (tanto en venta como en exposición) no sólo de coches, pues el mundo de la motocicleta también estaba sobradamente representado, e incluso el de los vehículos pesados con una exquisita muestra de camiones clásicos traídos desde Callosa d´en Sarriá por la familia Savall. Sin duda, una excelente iniciativa.

¿Clásicos y Manga? Una mala idea

Pero por desgracia también contó con una sorpresa inesperada que estropeó el devenir de la feria: La coincidencia durante todo el fin de semana en el pabellón contiguo del Salón del Manga. No es que el que suscribe estas líneas tenga algo en contra de dicha convocatoria y mucho menos de los aficionados a esta corriente artística y cultural, pero reconozcamos que fue una idea descabellada por parte del lumbreras que pensó que eran eventos compatibles.

antic auto alicante
Vista panorámica de la feria (Foto: Anchoafoto)

El lado bueno y simpático era encontrarte a Oliver y Benji, a Mazinger Z o a Pikachu por los pasillos, entre nuestros queridos clásicos; lo malo fue que una cantidad ingente de personas colapsaron las instalaciones y sobre todo el parking, con miles y miles de coches estacionados (el sábado principalmente) en aparcamientos improvisados alrededor del recinto ferial, en medio de la nada y por supuesto sin asfaltar.

Imagínense la cantidad de polvo que allí se formó y los irritantes atascos durante todo el día, todos los autos tuvieron que salir únicamente por dos controles. Para que se hagan una idea, el sábado empleé tres cuartos de hora en poder dejar el coche pero, por la tarde, estuve desde las 19,00h hasta las 20,30h para conseguir pasar la barrera mecánica y salir del recinto. Desesperante.

antic auto alicante
Colección de microcoches del Club Biscuter (Foto: Anchoafoto)

Como solemos contar en este tipo de crónicas, uno de los principales alicientes es la visita al parking de los clásicos. Ni que decir tiene que esta actividad se la cargaron, muchos de los que llegaron en vehículos de colección se dieron media vuelta, pues aquello no contaba con unas mínimas medidas de orden y seguridad para los vehículos. El domingo, por fin, habilitaron una pequeña zona de estacionamiento para clásicos, pero ya era tarde, el daño estaba hecho.

Gigantes y diminutos

Pasemos a la narración de lo bueno, que por supuesto lo hubo. La feria contó con infinidad de instalaciones dedicadas a todo lo relacionado con nuestra afición, como tiendas de libros y revistas, repuestos, accesorios, juguetes, miniaturas, y otras no tanto pero no menos interesantes como antigüedades, gastronomía artesanal y una magnífica exposición de muñecas que hizo las delicias de aquellas mujeres que acompañaron a sus parejas al evento, ¡qué suerte tienen algunos!

[=»Anuncio» =»
.

» «» «url:https%3A%2F%2Fwww.escuderia.com%2Fcontacta-con-la-escuderia%2F||target:%20_blank» «» =»» «0» =»» =»no-border» _width=»1″ =»#1e73be» =»#222222″ =»#ffffff» =»2″ =»50″ =»#333333″ =»»]

Pero los principales animadores de esta feria son sin duda los clubes locales de la provincia de Alicante y alrededores, quienes mostraron algunos stands realmente interesantes.

Como hemos anticipado, nada más entrar en el recinto lo primero que nos encontrábamos era una pequeña parte de la colección de camiones Savall. En esta ocasión se presentaban al público varias unidades Pegaso, entre las que sobresalían dos impecables Mofletes, una tractora Z-701 con semirremolque de Campsa, que ya tuvimos oportunidad de ver en Classics & Legends de Valencia (leer crónica), y otro con caja de madera.

También había un Cabezón, un Europa, un Comet, un Barajas de bomberos y un caja cuadrada con carrocería basculante; vamos, prácticamente estaba representada toda la gama de Pegasos históricos. Les acompañaba una tractora Dodge 300 de Barreiros y un Ford F-4.

De lo mejor que pudimos ver fue una magnífica colección de microcoches en el corralito del Autoclub Biscuter de Levante, con algunas piezas rarísimas y realmente difíciles de encontrar: Un Biscuter 200F, el conocido como Pegasín, por su innegable parecido con el deportivo Z102 Rabassada; un precioso Berkeley SE492, estéticamente una mezcla entre un Ferrari de los 50 y un Aston Martin DB5, un aparato bastante serio a pesar de su tamaño con un motor Excelsior de tres cilindros; un diminuto Lawill, acrónimo de Lambretta – William, parecido a un cochecito de tiovivo pero con un motor de 125cc…

También había un Velorex checo, triciclo con carrocería de cuero; un Voiturette Velocar construído por Charles Mochet; un Iso Isetta de los fabricados en España; un Goggomobile TS 250 Coupe, un Messerschmitt, un PTV y sendos Biscuter en versión normal y comercial.

Muchos americanos

En el lado opuesto del pabellón había otra excelente exposición, donde se encontraba el que en mi opinión fue la estrella de la feria, y nunca mejor dicho, pues estoy hablando de un Mercedes 600 matriculado en España en 1965 en un estado envidiable. Es la primera vez que me he encontrado frente a frente con esta maravilla, y me pareció mucho más grande, ancho y elegante de lo que imaginaba.

Le escoltaban algunos emigrantes del nuevo continente también con matrícula nacional de la época: un Pontiac Trans Am Turbo de 1980, un precioso Mustang Mach 1 del 69 y un gigantesco Cadillac Fleetwood rosa de 1975 que perteneció a la cantante y actriz Carmen Sevilla y que estaba en venta.

Repartidos por todos los rincones del edificio había bastantes más coches americanos de todas las épocas -Antic Auto es una feria en la que siempre han proliferado los «haigas» venidos del otro lado del Atlántico-, desde un Graham Paige de 1928 hasta un Chevrolet Caprice de Policía.

Sobresalían dos magníficas unidades impecablemente restauradas, un Hudson DeLuxe de 1936 y un Chevrolet Fleetline del 48, así como un Packard One Twenty de 1941, un Dodge Dart convertible del 65, de estética igual al fabricado por Barreiros en Villaverde; un Buick Century del 58, un Riviera del 71, dos Dodge de los años vente, un Erskine 51 de 1928, un precioso camión Chevrolet de 1929 del cuerpo de bomberos de Brillion, Wisconsin, y una bonita réplica de un Auburn 851 Speedster del 35.

antic auto alicante
Mercedes SL, un W198 300 Roadster y un R113 Pagoda (Foto: Anchoafoto)

Caballos, estrellas y más

Otro punto caliente era un stand dedicado a Ferrari; aunque había algunos modelos bastante modernos, los deportivos italianos siempre llaman la atención, sobre todo un Testarossa de los ochenta que quitaba las «tapaeras del sentío». Uno puede estar un mes mirándolo sin llegar a cansarse.

Junto a ellos había una zona dedicada a otro icono, el Porsche 911, con una nutrida muestra de diversas versiones de sus diferentes generaciones, incluidos los dotados de turbocompresor.

Otra parcelita digna de mención es la del Club Mercedes SL de Alicante, donde se homenajeaba a su modelo talismán con una unidad de todas y cada una de sus series de convertibles, desde el primer 300SL del 57, un W198, hasta un R230 ya de nuestro siglo.

En la zona dedicada a Volkswagen, llamaron nuestra atención dos unidades del legendario Beetle con su carrocería en perfecto estado pero con su pintura original casi desaparecida. Se trataba de un Split (luna trasera partida) del 52 y un Oval del 56. Tras ellos una furgoneta T1, una T2 y una Renault Estafette, vehículo muy popular en Europa y América latina pero poco prolífica en España.

Es obligado mencionar, en el stand de TuningPro, tres curiosidades: una recreación del Audi Quattro S1 E2 de Walter Rohrl del 85, el cual parte de un Coupé 2.3 Turbo prácticamente idéntico excepto por la distancia entre ejes; una bestial preparación de un Mini con motor de motocicleta situado en la parte trasera; y un Mini Marcos Gt, un modelo con mecánica y suspensiones del Mini alojadas en una carrocería autoportante Marcos fabricada en fibra de vidrio.

Como ya hemos contado tan sólo el domingo se acotó una pequeña zona para el estacionamiento de los clásicos. Pocos fueron los que allí dejaron su vehículo, pero aún así tuvimos la suerte de coincidir con alguna que otra joyita, como un impresionante Talbot Lago T26 Record, un elegante Citroen 11 Ligero Cabriolet de 1934, un Cadillac Covertible del 63, Un Ford Fairlane de 1956, un Alfa Romeo Giulia GT, un Seat 1400A y un 1400B.

Como conclusión, a parte de que esperamos que no se repitan los errores “de aparcamiento” de esta edición, sólo nos falta por decir que Antic Auto 2015 fue una gran feria de cara al visitante, con bastantes cosas interesantes que llevarnos en la memoria -o en una bolsa. Sin embargo, y como venimos contando desde hace tiempo, no se cumplieron las expectativas por parte de vendedores de coches y motos, que apenas lograron ventas. No nos cansaremos de seguir esperando tiempos mejores…

Catawiki 750

1 Comentario

  1. crispin andomo
    Sep 24, 2015 en 18:01 — Responder

    temgo mucha necesidad de encontra una cabina de un pegaso, un motor, una bomba de direccion, una bomba injectora.para choque,luces,intermitentes guardabaros delanteros y traseros, y mas ya les ire dando informacion gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Classic Motor Festival: Clásicos en "petit comité"

Post siguiente:

Misterioso Bugatti Brescia redescubierto