Exponen el primer Chevrolet Camaro en una urna de cristal en Detroit, ¡Grandioso!

El primer Chevrolet Camaro estará expuesto hasta el sábado en la avenida Woodward de Detroit, en el interior de una poética urna de cristal...

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

General Motors está de celebración gracias al 50 aniversario del Chevrolet Camaro, el rival por antonomasia del Ford Mustang. Y dentro de la agenda de actividades previstas se encuentra el Woodward Dream Cruise, una especie de festival que tomará este fin de semana la avenida Woodward de Detroit y sus alrededores.

Precisamente en esta localización se encuentra expuesto el primer prototipo del pony de Chevrolet -número de identificación VIN #100001-, el cual forma parte de la tirada de aproximadamente 50 unidades que fueron hechas artesanalmente para probar y afinar el coche antes de lanzarlo al mercado.

El primer Chevrolet Camaro ha vivido lo suyo

Ensamblado en Noorwood, Ohio, está preciosidad color café fue expuesta primeramente en un concesionario de Oklahoma, en donde se trató de medir la reacción del público. A continuación, y aunque uno esperaría que General Motors hubiera tenido interés en conservarla, lo cierto es que fue vendida a un particular. Y luego a otro y a otro…

Hasta que el primer Camaro, que originalmente equipaba un tranquilo motor 6 cilindros en línea, fue transformado en un coche de drag (¡!). Afortunadamente, tras los años de purgatorio fue rescatado por Logan Lawson -un adolescente de tan sólo 13 años- y su padre, quienes, tras certificar la autenticidad de su clásico, se pusieron manos a la obra con la restauración.

El primer Chevrolet Camaro estará expuesto hasta el sábado en la avenida Woodward de Detroit, en el interior de una urna de cristal que se ilumina por la noche. Probablemente no pasaréis por allí, pero nos ha encantado la idea y lo poético de las fotos; tanto como para enseñároslas. Todo un reconocimiento a uno de los precursores de los pony car de Chevrolet, hoy en día leyenda.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Schloss Dyck, fuera del mundo

Post siguiente:

Jornadas de Patrimonio de la Automoción 2016