Liberty 750×184

En torno a los festivales


ClassicMadrid Medio

Desde hace cuatro años, con la llegada del mes de junio los amantes de los clásicos tenemos una cita muy especial en un lugar mítico: el Circuito del Jarama. Se trata del Vintage Festival.

Al igual que ocurre en Inglaterra o Francia, países que nos llevan una gran ventaja en este tipo de celebraciones, el Vintage Festival rememora épocas pasadas del mundo del motor recreando el ambiente de antaño con actores, música, vehículos y lo mejor de todo: la presencia de algunos pilotos míticos a los que es posible saludar y pedir un autógrafo.

Por desgracia, el mundo de la competición del motor se ha vuelto cada vez más distante del público. Antes era normal poder andar entre los boxes, asomarte a ellos y ver a los mecánicos trabajando bajo la atenta mirada de los pilotos, quienes también se llenaban las manos de grasa. Hoy día eso es impensable. Pero el Vintage Festival, al igual que el barcelonés Espíritu de Montjuïc, recupera toda esa magia y la vuelve a hacer posible. Además, si tienes un clásico puedes llevártelo al circuito, lucirlo allí… ¡e incluso desfilar con él por la pista!

jarama_vintage_festival_2014_27

En esta colección de fotos tomadas en anteriores ediciones del Vintage os ofrezco algunos de esos momentos que para mí fueron especiales: el acercarme a un box y ver dentro uno de esos Lotus negros de Fórmula 1 del equipo John Player (¡un coche con publicidad de tabaco!) rotulado con el nombre de su piloto original (Ronnie Peterson, Mario Andretti); en otro box otro fórmula 1 “en paños menores” de nada más y nada menos que ¡¡¡Niki Lauda!!! (uno de mis ídolos de infancia) ¡Qué lástima que Niki no estuviera por el circuito!

Pero ese tipo bajito y rubio que acaba de cruzárseme en un ciclomotor me resulta familiar… ¡¡¡Si es Ángel Nieto!!! Sigues caminando y al poco te lo encuentras en un box junto a dos Derbi rojas, probando una de ellas con sus mecánicos. Pides permiso para hacerle una foto, te dedica la mejor de sus sonrisas y charlas un rato con él.

Enfrente hay revuelo: Parece que la Guardia Civil está deteniendo a alguien… ¡Si es Juan Carlos Delgado “El Pera”! Que nadie se asuste, que los guardias son dos actores y le están gastando una broma a este magnífico periodista del motor y conductor.

jarama_vintage_festival_2014_07

jarama_vintage_festival_2014_19

Un poco más allá una simpática monjita quiere enseñarme su coche, un 2CV. ¡Sor Citroën! Y al lado hay un DeLorean… La verdad es que uno se siente como si se hubiese transportado a otra época.

Hay una parada de taxis con un Seat 1500 negro. ¡Qué elegantes eran antes en ese color! En Madrid empezaron a ser blancos en 1980, y creo que perdieron bastante encanto con el cambio.

Veo otro coche que también era lo más en su día: un Dodge 3700 GT. Cuando te cruzabas con uno negro solía ser un vehículo oficial, o de algún alto cargo del Ejército. Este tiene un detalle que hacía mucho tiempo que no veía: un banderín de la época (principio de los años 70) con la bandera antigua de España sobre la aleta delantera derecha y algunas estrellas. Hoy día, por motivos de seguridad, los coches militares son mucho más discretos y pasan desapercibidos entre el tráfico normal.

jarama_vintage_festival_2014_18b

jarama_vintage_festival_2014_24

De repente, un autobús Pegaso rojo de la EMT me transporta a mis primeros años de universidad… Y, entre tanto, también he podido pedirle un autógrafo a un piloto de Fórmula 1, el gran Emilio de Villota; comprarle una camiseta al mismísimo Agostini, encargarle a Toni Elías que me firme el depósito de una moto o conseguir hacerle una foto al 8 veces Campeón del Mundo de Motociclismo Phil Read (después me enteré de que solía ser bastante reacio a dejarse fotografiar).

Dan un aviso por megafonía para salir a pista. Recojo mi antiguo Renault 5 Copa del paddock y me dirijo a la recta de salida… ¡¡¡Estoy rodando en el Jarama como mis ídolos de infancia y juventud!!!

No será el Goodwood Revival Festival, ni Le Mans Classics. Pero es el Jarama, ¡nuestro queridísimo Jarama! que, al igual que el circuito de Montmeló, nos ofrece la oportunidad de viajar en el tiempo.

 

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

La película de Enzo Ferrari

Post siguiente:

Un jubilado bosnio recubre de madera su Escarabajo