Liberty 750×184

Crónica del IV Jarama Vintage Festival



El domingo pasado, tras haber llevado a cabo el día anterior una sesión de fotos maratoniana con los encantadores socios del Club CX, acudimos a Jarama Vintage Festival.

La verdad es que en un principio nos asustamos, ya que en la salida de la carretera de Burgos que da acceso al trazado madrileño apenas había tráfico. Se trataba de una falsa alarma, allí dentro había gente, yo diría que más que el año pasado y suficiente como para que pareciese un festival «vivido».

Me gustan los eventos de este tipo; tanto si se llevan a cabo en Barcelona, Valencia, Zaragoza o Madrid, creo que son iniciativas novedosas que merece la pena apoyar y que nos conectan con el resto de Europa. Hay quién piensa que los precios de las entradas son altos, pero finalmente tengo que decir que no estoy de acuerdo con ellos: en este caso, 15 euros por persona -siempre que se comprara por anticipado- con entrada gratis para menores de 14 años no me parece caro.

Pie de foto
Bonito Buick con matrícula original española traído por uno de los asistentes

Otra cosa es si se debe cobrar o no a aquellos que contribuyen al festejo con su vehículo clásico: Ahí tengo sentimientos encontrados, y creo que justo sería al menos hacer una pequeña rebaja. En cualquier caso, esto no es ni de lejos lo que me gustaría decir de Jarama Vintage Festival.

JVF Funciona

En general, este festival funciona: las carreras, la ambientación del paddock, los bóxes, los actores, la gente que acude disfrazada, la música -a veces- en directo… Es divertido, sí señor, merece la pena echarle un vistazo. Además, para bien y para mal, y si no equivoco, es el único festival que tiene lugar íntegramente en un circuito histórico. Esto último turboalimenta la sensación de viaje en el tiempo.

Sin embargo, esta no llega a ser plena. Se acerca mucho, es cierto, pero hay algo en el centro del paddock que no termina de convencerme. Es la miniferia… con pocos expositores y en mi opinión no demasiado vintage. Desde aquí me gustaría lanzar una sugerencia a los chicos de ERMEvents, LastLap y al resto de los organizadores: ¿Han pensado ustedes en integrar cualquiera de las ferias vintage periódicas que se celebran en los barrios más in de Madrid?

Pie de foto
Si a uno le gusta disfrazarse, la indumentaria de época ayuda a entrar en situación

Les dejo las referencias de I Love Retro y del Mercado de Motores, con la certeza de que ambos colectivos fans del pasado tenemos mucho que ofrecernos mutuamente. La inclusión de un mercadillo de época más logrado sería sin duda un acicate para atraer a quién todavía no considera a Jarama Vintage Festival como una cita de asistencia prioritaria.

Por favor, que nadie tome esta opinión por lo que nos es: me estoy refiriendo a una parte muy concreta del paddock, la central detrás de los bóxes; por supuesto que ví, entre otros, los magníficos buses Pegaso clásicos haciendo su ruta, el bar sobre un autobús londinense, o el tren en miniatura -más de lo normal- que transportaba a grandes y pequeños, y a eso le llamo yo originalidad. Hablo de aportar un mayor valor añadido al festival.

Y en la pista…

Pero volvamos a la crónica: Las carreras y exhibiciones fueron variadas. Para empezar destacaré el gran número de motos de competición que se dieron cita en el Jarama y que no dudaron en salir a darlo todo en las categorías ICGP Y Leyenda GP500.

cr_jarama_vintage_festival_14_30

1- Moto de GP500 tumba en la curva Farina
2- Vídeo de la sección de motos del paddock

Por otro lado, hubo motos de campo, fundamentalmente de motocross y de trial, si bien su circuito de tierra estaba un poco apartado, a la entrada del RACE. Habría que darle más visibilidad a esto, pero la verdad es que no se cómo, quizá con más cartelería.

Ya en coches, lo cierto es que valió la pena ver las mangas de Fórmulas nacionales motorizadas por Seat, como por ejemplo la FIV o la F1430. Había un amplio surtido de monoplazas que por lo general creo que salían a pista, entre ellos nuestro amigo Jacinto con su espléndido Selex ST-3. En honor a la verdad tengo que decir que solo vi de refilón una de estas mangas y que no pude apreciar más que tres de los bólidos.

Pero el plato fuerte para quien gusta del automovilismo deportivo era la carrera de resistencia de turismos y Gt’s de los años 60 y 70, con su salida Tipo Le Mans. Porsche 356 y 911, Lotus Elan, BMW E9 y E30, Alfa-Romeo Giulia Coupé, Jaguar E o el Elva de la Escudería Repsol (¿por qué parece que solo sacan el Ferrari 275 GTB en competiciones en el extranjero?) deleitaron a los espectadores de las curvas Le Mans y Farina con el atronador sonido de sus mecánicas, si bien, lamentablemente, este año se abstuvieron de dar el espectáculo. Hablo concretamente del comienzo de la carrera de las 13:00 horas.

cr_jarama_vintage_festival_14_25

1- Dos generaciones de BMW luchan encarnizadamente hacia la rampa Pegaso
2- Lista de Youtube variada: Fórmula Seat, ambiente en el paddock y carrera de resistencia

DE CERCA

Salgamos de las gradas pero sin dejar la competición. La cercanía con las motos, los coches y los pilotos está lograda, sin duda. Casi tan excitante como verles correr es observar cómo se preparan en los bóxes, como se ponen al volante y como van entrando a pista entre corrillos de gente, especialmente en el caso de los aficionados a las dos ruedas. El año pasado me pareció que había más ambiente en este sentido, claro que fui un sábado y no un domingo.

Por último, y un poco a desmano, hablaremos de la restauración. Me parece necesario destacar que en Jarama Vintage Festival se podía optar por al menos cuatro o cinco puestos de comida, lo cual era un alivio a media mañana y permitía evitar las largas colas de otros eventos similares debidas a la existencia de un menor número de opciones. ¿Qué tal los precios? La verdad es que no lo sé, ¡sólo pedí un refresco!

 

Catawiki 750

2 Comentarios

  1. Eva María Giménez de Juan
    Jun 26, 2014 en 22:46 — Responder

    Hola todos.
    Un reportaje sencillo pero muy completo acompañado de unas fotos muy bonitas e interesantes especialmente la del Berliet y la del Buick rojo.
    Muchas gracias y enhorabuena por el trabajo.
    Saludos.

    • Javier Romagosa
      Jun 27, 2014 en 18:25 — Responder

      Muchas gracias por comentar y, sobre todo, por tu felicitación. Eso intentamos, manteneros informados y entretenidos con contenidos que merezcan la pena, y parece que, al menos contigo, vamos por el buen camino. ¡Buen fin de semana, y gracias de nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

El coche de Hans Grade

Post siguiente:

Crónica de la 37ª Llotja de Sils