Crónica: ClassicAuto Madrid 2015

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

Siguiendo por el piso de arriba, también estaban presentes algunos clubes como el de los «Amigos del Renault 4/4″, con dos unidades de su modelo talismán. Por su parte el “Club Seat 124» siempre aporta un plus de originalidad: Este año presentaban una escenificación con un Fiat 124 Spider en el que viajaba un maniquí con la cara de JFK y a su alrededor un séquito de coches de seguridad, 124 y 1430 lógicamente, y varias motocicletas de la Policía Local y Guardia Civil.

A su lado se encontraba la «Escudería Repsol» exhibiendo varios de sus representantes en las diferentes especialidades deportivas en las que participa. Trajeron un 124 Abarth Spider, un BMW 2002, un 635 CSI y la eficaz barqueta inglesa Elva Mk7 de Carlos de Miguel.

La fundación Don Rodrigo presentó el stand de «Militaria», una feria dedicada a los aficionados a la historia bélica y a los coleccionistas de objetos militares donde se encontraban dos de los coches más utilizados durante la segunda guerra mundial, el Jeep Willys del bando aliado y el Volkswagen Typ 82 (Kubelwagen) del ejército alemán. Les acompañaba un rarísimo GAZ soviético de los años cincuenta.

Todavía en la tercera planta, en la zona central, como suele ser habitual, se mostraban las mejores unidades de la feria. Este año, «Juan Lumbreras» llevó un Lancia Flaminia Super Sport Zagato valorado en 550.000 € que era una auténtica maravilla. Le escoltaban dos Corvette de la 2ª y 3ª generación y dos Mercedes, un W111 Cabrio y un Pagoda cuyas restauraciones eran dignas de admirar.

A su lado estaba el stand de «Francisco Pueche» (Coupé), donde también pudimos contemplar automóviles de excepción como el Bugatti Tipo 30 de 1924 con carrocería nacional y matrícula de Barcelona -que por cierto se vendió-, un impecable Aston Martin DB2 Vantage en el que daban ganas de quedarse a vivir, además del impresionante Lincoln L del 27, un Rolls Silver Wraith del 48 y un curioso vehículo anfibio, un Amphicar 770.

La zona de exposición de «Cochera» estaba dedicada al Mercedes Benz 190 SL (W121), donde lucían tres magníficas unidades. «Cars 1247» desplazó a la feria varios vehículos dignos de mención, como un recién restaurado Renault KZ de 1927, un magnífico Buick Coupe del 41 y un Pierce Arrow 126 de 1929 en estado original.

Descapotables lejanos

En este certamen se le dio más protagonismo al mundo de la motocicleta; así, encontramos varias zonas destinadas a la exposición y venta de impecables unidades, destacando el Stand de «Hernández 1954» donde se podían admirar varias BMWs con un altísimo nivel de restauración.

Por otro lado estaba la muestra de «Motos Antiguas HD» y el espacio dedicado al 50 aniversario de la primera victoria de «Angel Nieto» en el campeonato de España de motociclismo, a quien se brindó un caluroso homenaje junto a ocho de las máquinas con las que se proclamó campeón del mundo.

El concurso de elegancia convocado por «Frederic Constant» invitaba a participar a automóviles descapotables anteriores a 1940. El indiscutible ganador fue el Hispano Suiza HS26 de 1934 de Roberto Santa Cruz; en segundo lugar fue elegido el Buick 40 Special de 1938 de Ignacio Bernal y, por último, el tercer puesto recayó en el Cadillac V8 Roadster de 1917 de Enrique Gómez.

La revista «Motor Clásico» dedicó su stand a la figura de Don Eduardo Barreiros. Mostró un tractor y dos coches pertenecientes a la colección de la Fundación Barreiros, el Dodge Dart y el Simca 1000 panorámicos, modificados para que jefes de estado y otras personalidades visitaran la fábrica de Villaverde. «Coches Clásicos» también estuvo presente con una acertada exposición de BMWs Alpina, dos E24 y dos E31 -Serie 6 y Serie 8, respectivamente.

El piso intermedio estaba ocupado principalmente por recambistas y vendedores de objetos de colección y librería. Y en la planta baja, además de lo anterior había varias zonas acondicionadas para la venta de automóviles de particulares entre los que llamó nuestra atención un Lancia Flaminia berlina en color rojo (11.500 €), un Fiat 1100 Familiare (3.500 €), un Land Rover de los primeros, una impoluta Volkswagen Bus Samba y algunos modelos americanos entre los que destacaba un Ford Thunderbird del 57 (31.500 €), un Mustang del 67 (38.000 €) y una pickup Ford F-100 del 65.

También en la planta de abajo el «Museo de Bomberos de Madrid» preparó una pequeña exposición con algunos vehículos traídos desde sus instalaciones, como un Delahaye dotado de un electroventilador de 1934, un camión Dennis de 1949 y un Seat 1400A.

Acción en el exterior

Uno de los principales atractivos de este tipo de eventos es darse una vuelta de vez en cuando por las afueras de la feria. Durante todo el fin de semana pudieron verse auténticas joyas en las zonas habilitadas para aparcamiento de coches clásicos y concentraciones de clubes.

Por cierto, hubo complicaciones durante las mañanas para acceder a estas zonas, problemas que derivan de la excesiva lentitud con la que se van estacionando los vehículos y que provoca retenciones de hasta una hora en los peores momentos, algo que parece perfectamente evitable con una buena coordinación. Ya sabemos que algunos coches antiguos no llevan muy bien lo de estar mucho tiempo con el motor en marcha y sin apenas moverse.

Por último, quisiéramos hacer una recomendación a los organizadores del concurso de elegancia: Es importante para la difusión de estas iniciativas facilitar la labor a la prensa y permitir a los fotógrafos acreditados que cumplan con su cometido. Y si por algún motivo esto no pudiera ser, por lo menos que se coloquen los coches de tal forma que se puedan ver correctamente desde la barrera de la zona acotada; un punto de luz que los realce tampoco estaría de más. Seguro que los visitantes también lo agradecerían.

 

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Nürburgring a golpe de gas

Post siguiente:

El Panda Terra y sus misterios