Crónica: 31º Auto Retro Barcelona

Retromovil 2019 Medio

Liberty 750×184

El de Barcelona es el salón dedicado a los vehículos clásicos con mayor proyección internacional de cuantos se celebran en nuestro país, y siempre es mirado con lupa para tomar la medida a la marcha de nuestra afición.

Este año la “presión” era mayor si cabe, pues además de tener que revalidar el éxito de la pasada edición –la del 30 aniversario- el equipo organizativo era nuevo, y ha habido varios cambios a todos los niveles.

Las fechas de celebración tampoco ayudaban, pues este año el puente de diciembre había sido “reducido” y la feria, que abría sus puertas desde el jueves 4 al lunes 8 de diciembre, tuvo que lidiar con dos días laborables en los que la afluencia de público fue menor de lo normal.

Aún así, y según los organizadores, las cifras de asistencia fueron similares a las de años anteriores, suponemos que concentradas durante los días del fin de semana. Nosotros acudimos el primer día, y podemos decir que la asistencia, si bien era escasa, era tan –o tan poco- numerosa como el primer día de la edición anterior.

Distinto carácter

La feria este año ha tenido un cariz diferente, quizá menos comercial y más expositivo. Si en anteriores ediciones había automóviles a la venta en cada esquina, este año solo un 50% del espacio de la feria estaba destinado a stands de compra-venta de vehículos.

De entre ellos destacaban algunos ya “clásicos” de este certamen como Auto Storica, que en un lugar central exponía sus valiosísimos Lamborghini, Porsche o Maserati, siendo la pieza principal un impoluto Aston Martin DB6 Volante, una de las 8 unidades con volante a la izquierda.

También bien situado estaba Autocorporatione, con su stand repleto de Ferraris y Porsches, todos ellos youngtimers de los 80 y 90. Cerca estaba el madrileño Francisco Pueche, que trajo piezas variopintas entre las que destacaban el Pegaso Z-102 Berlineta Enasa “Prototipo” y un exótico Amphicar… ¡Con matrícula nacional!

También en la parte central estaba el especialista Motos HD con su acostumbrado plantel de motos de preguerra perfectamente restauradas. En sendos laterales estaban los “autóctonos” Carsclasicos y Garatge Terramar, este último con un interesante trío de Hispano Suiza formado por un T-60 RL de 1935, un 8-10 HP de 1914 y un T-16 de 1916.

Muy destacable era también el stand de la empresa Nou Onze, en el que se podían ver –entre otros- el primer Porsche 911 matriculado en España, recién salido de una minuciosa restauración, o un codiciado 356 Speedster.

[=»Anuncio» =»
.
 
» «» «url:https%3A%2F%2Fwww.escuderia.com%2Fcontacta-con-la-escuderia%2F||target:%20_blank» «» =»» «0» =»» =»no-border» _width=»1″ =»#1e73be» =»#222222″ =»#ffffff» =»2″ =»50″ =»#333333″ =»»]

La exposición BMW

Aparte de estos stands “principales” había otros de menos entidad con variados automóviles clásicos en venta, e incluso un par de especialistas extranjeros. En un espacio reducido los franceses Bruno Vendiesse y Christian Decombas ofrecían conjuntamente un BMW 328 de los años 30, un Tirumph 2000 berlina de los 40 y un Maserati Bora de los 60. Curiosa mezcla, ¿no?

Cristoph Grohe era el otro extranjero presente, con un diáfano stand en el que mostraba –paradójicamente- dos coches con matrícula original española, que volvían a nuestro país tras años de retiro en Suiza… y que suponemos que desafortunadamente se habrán vuelto a marchar. Se trataba de dos exclusivas piezas italianas: un Fiat 1500 Cabriolet carrozado por Viotti y un Lancia Lambda Tourer, según parece la segunda unidad más antigua que se conserva.

En el apartado puramente expositivo había prácticamente de todo: una pequeña sección “barn find”, el stand oficial de Seat celebrando el aniversario del Ibiza, el interesante Porsche expuesto por Autódromo o el pabellón dedicado enteramente a escenas barcelonesas con algún que otro coche clásico aparcado, aunque se echaba en falta mayor densidad.

Sin duda lo mejor en cuanto a exposiciones era la suculenta reunión de BMW en la que se podía ver desde un minúsculo Dixi de los años 30 hasta el único M1 matriculado originalmente en España, pasando por un muy exclusivo 507 roadster o un 328 cabriolet de los 30… aunque no podemos dejar de criticar la presentación, un tanto anodina, sin moqueta alguna y aparcados sin demasiado espacio.

Liberty Seguros 710×88
 

Recambios y Car Corral

Una pena, porque la entidad de los BMW reunidos se merecía algo mejor. En el apartado de recambios este año hubo menos especialistas extranjeros, especialmente italianos. Los franceses seguían siendo multitud, aunque aún no sabemos si a alguien le puede interesar en España un radiador de un Bignan de los años 20 o un volante de un camión Berliet de los 50.

Por último, en el exterior estaba el acostumbrado “Car Corral” con mayor o menor variedad según el día, en el que se podían encontrar a la venta auténticas rarezas con matrícula nacional antigua como un NSU Prinz o un Glas 1004, probablemente el automóvil más feo del certamen.

En conclusión, Auto Retro sigue siendo una cita altamente recomendable y una de las referentes a nivel nacional, si bien sus nuevos organizadores deben plantearse el reto de que mantenga su prestigio internacional y, a ser posible, su crecimiento; principalmente en tamaño, pues la calidad, aunque en dosis menores que el año pasado, ya la tiene.

 

Accede a otras 30 imágenes de Auto Retro Barcelona haciendo click aquí

 

Catawiki 750

5 Comentarios

  1. Antonio Silva
    Dic 12, 2014 en 19:33 — Responder

    Estimado Francisco, me parece una crítica demasiado suave. La feria puede clasificarse simplemente como mala.

    Soy consciente de la dificultad del cambio de dirección; pero también hay que pensar en los aficionados que han recorrido 300-700 Km para ver la feria, con el gasto que ello implica, y decir lo que realmente es.

    Son muchas las ediciones a las que he acudido, y esta me ha parecido la mas floja hasta la fecha, perdiendo claramente el pretendido primer puesto de las ferias nacionales en favor de la de Madrid.

    Si entre todos no damos un tirón a las diferentes organizaciones, cuando las cosas son manifiestamente mejorables, y solo nos miramos al ombligo quedado bien con ellos; estos no sentirán la necesidad de mejorar.

  2. Dic 15, 2014 en 13:14 — Responder

    Buff señor Silva, yo hablando desde el conocimiento le puedo indicar que Barcelona le da milquinientas vueltas a la de Madrid, ya no solo por organización si no por los organizadores, que yo sepa aun no se ha caído ningun techo encima de un expositor en Barcelona y se han lavado las manos , aunque a mi parecer y sin ser tan grandes Valencia y Bilbao me parecen más exposición y menos mercado, estamos hablando de ferias pequeñas en las que si se metiese el dinero que se mete en autoretro o en Madrid estoy seguro que les comería mercado a puertas llenas.

    Ya le digo hoy por hoy solo me queda visitar las del sur y oeste de nuestro país, pero de las que le comento le hablo con conocimiento de causa, y si que es cierto que últimamente Barcelona ha bajado piston, pero si saben lo que les conviene ya se darán caña en las próximas ediciones.

    A mi parecer y la de muchos otros uno si va al corte ingles no le cobran por entrar, a los museos si, pues entonces apliquemosnos el cuento, una feria de clasicos debería ser eso, 90% de exposición y un 10% de venta … cosa que en Madrid se invierte de forma alarmante.

    • Antonio Silva
      Dic 18, 2014 en 14:41 — Responder

      Yo también acudo a casi todas las ferias nacionales, y a un gran número de las internacionales…

      Esta edición como tu mismo reconoces ha perdido fuelle; y hoy no hay duda que es claramente inferior a Madrid; entiendo que al aficionado local le moleste este comentario, pero es una realidad, y seguro que sirve de acicate para que en la próxima edición revalide el puesto que históricamente le corresponde.

      No entrare en valorar que si churras o Merinas, si me cae mejor o peor un Organizador, incluso si el recinto es mas o menos apropiado, aquí cada uno tendrá su parecer, y muy probablemente el mío sea coincidente con el suyo en alguno de estos aspectos.

      Respecto al aspecto Museo o Comercio de las ferias, desde luego en las internacionales prevalece claramente la parte comercial; Essen, París, Sttutgart, Padova… Por no hablar de Hersey, son escaparate de muchísimos profesionales, y lugar al que acudir y comprar el mismo día un encendido electrónico para un 356, una mascota para un Hispano y encontrar una magneto original para un Damiler TA-12. A mi me gusta mas esta faceta, pero también me encanta ir a Barcelona y ver la magnífica esposovion de BMW de este año, a Essen y toparme con un montón de pegasos en el Siha… O a Madrid y ver todos los Alpines y a su lado una increíble muestra de Porsches….

  3. José
    Dic 28, 2014 en 12:20 — Responder

    Me encanta la superioridad de algunos.como el comentario de Antonio Pinto cuando dice :….yo hablando desde el conocimiento….».
    afortunadamente también hay catalanes dialogantes

    • Dic 29, 2014 en 11:38 — Responder

      Perdone usted Don José no creo que usted me conozca para poder decir que me cierre al dialogo, y esa frase que usted saca de contexto viene a referirse a que hablo desde el conocimiento, lo hablo desde tres vertientes, visitante, organizador y expositor, así que sí, si hablo desde el conocimiento, y si que en ciertos casos la feria se nutre más de la venta que de la muestra

      En cuanto a lo de superioridad pone gestos en mi que de los que no soy participe, tengo la convicción que siempre hay alguien más y mejor que uno mismo, así que no entra en mi filosofía de vida, ni esconderme (prueba de ello firmo con nombre y apellidos) ni se mas que nadie.

      Por poner un ejemplo en Las Vegas Motor Show no se permite la venta, los expositores tan solo pueden vender las muestras que tienen el ultimo día, es otro tipo de feria claro está, pero la gente sigue visitandolas.

      No espero que nadie comparta mi opinión ya que es la mía pero al menos le ruego la respete, por otro lado, el tema de catalanes, madrileños o burgaleses me revienta en sobremanera, no soporto las banderas ni los que las esgrimen, yo me puedo sentir tan catalán, Andaluz o vasco como el que más o más español que aquel que nace en la puerta del sol, y ello no me quita que pueda dialogar o no, en fin un comentario que no creo que venga a cuento.

      Por cierto me encanta que le encante 😀 y felices fiestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Salvemos a los ciclomotores con placa municipal

Post siguiente:

Libro: "Los manuscritos de Domingo Anguera"