Liberty 750×184

‘Coppa Di Sicilia’: Un Viaje en el Tiempo

Si tienes 15 minutos libres y te apasiona el mundo del motor clásico... Deberías pararte a disfrutar tranquilamente del corto Coppa di Sicilia. Un cuento visual que te llevará directo al pundonor de las antiguas carreras en las que Enzo Ferrari forjó su carácter.

Retromovil 2019 Medio

ClassicMadrid Medio

Hoy en día las competiciones automovilísticas están medidas al milímetro. Y es que, aunque la última palabra siempre responde a acciones intuitivas de pilotos o ingenieros… Lo cierto es que todo está planificado hasta el último detalle gracias a una metodología hipertecnificada. Hace casi un siglo eso no era así; las antiguas carreras respondían más al afán heroico dictado por las emociones que a la tan fría como calculadora matemática.

Solitarios caballeros que daban el salto de las Islas Británicas al Continente para demostrar las bondades de su mecánica, marrulleros pilotos que te desean suerte tras amañar la carrera sobornando a un pastor, aprendices de alquimista probando en su propio paladar una nueva mezcla de aceites prodigiosos para su motor y… Un piloto italiano sereno y profesional.

Personajes todos de un cuento visual en el que revivir todo lo rudo y denodado de las seminales carreras del motor. Una producción que, en tan sólo 15 minutos, logra transmitir el polvo, la velocidad, el riesgo y lo folklórico de una época en la que el motor seguía siendo una gesta para pioneros. Todo ello para honrar a Enzo Ferrari.

“ES SÓLO UN TRUCO”

Tan italiano como personal, el director Paolo Sorrentino expresó -quizá sin darse cuenta- lo que es el mundo del cine en su reciente cinta La Gran Belleza. En ella un ilusionista hace desaparecer una jirafa en un momento de despiste del apesadumbrado protagonista; ante su sorpresa el responsable de esta magia replica con un asequible “es sólo un truco”.

Y es que, al fin y al cabo, el cine es sólo un truco. Un truco complejo con el que crear o recrear historias siempre y cuando la cámara y el guión comulguen en sintonía; en el caso del cortometraje Coppa di Sicilia lo hacen, construyendo un relato que nos traslada a las antiguas carreras de los años 20 recreando su atmósfera con una minuciosidad que no se le escaparía a ningún purista seguidor de estas viejas gestas.

Todo ello por encargo de la propia Ferrari, la cual está proyectando el film en lugares como su parque de atracciones en Abu Dhabi -reléase el clásico de Gibbon Historia de la Decadencia y Caída del Imperio Romano en un nuevo contexto- a mayor gloria de un fundador que antes de crear versiones de calle inspiradas en los modelos de competición pilotó para Alfa Romeo durante años.

Eso sí, nunca lo hizo en ninguna Coppa di Sicilia. Nunca porque…

Ésta es parte del truco, ya que la trama sitúa en esta competición ficticia lo que en realidad se inspira en carreras como la Targa Florio, la cual cumple este 2018 su 112º aniversario rodando por carreteras sicilianas.

LO MEJOR DE LA ÉPOCA

Junto con la trama en la que no falta picaresca, riesgo y chicas… Coppa di Sicilia tiene un atractivo evidente para los lectores de La Escudería. Hablamos obviamente de los coches, verdaderos protagonistas para la cámara -y el micrófono- retratados a la perfección gracias a unas imágenes y posproducción firmadas por #UPP Films, la misma casa checa co-responsable de la magnífica fotografía en Blade Runner 2049.

Recreando la división por países tan propia de la época, tenemos a un deportivo en verde inglés pilotado por todo un “gentelman” que sigue fumando en su pipa con toda normalidad a pesar de que se organice el apocalipsis a su alrededor, un flamante Mercedes blanco, un FIAT rojo de enorme calandra y… Los dos principales protagonistas del film: el Bugatti Type 35 azul del malicioso pícaro francés junto con el Alfa Romeo RL del sereno Enzo Ferrari, pintado en un rojo más oscuro que el que ha sido firma de la casa en Maranello.

Un Enzo Ferrari interpretado por el especialista de cine Angelo Ragusa -fallecido el pasado 14 de marzo- y con el cual comparte tanto el buen manejo de un coche como su característica nariz. El personaje central de todo un espectáculo visual para celebrar al hombre que se lanzó a fabricar automóviles de calle con el único propósito de poder financiar así aquello que realmente lo emocionaba: las carreras.

Catawiki 750

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Sizaire-Berwick 'Wind Wagon', un Blindado Fallido

Post siguiente:

Sonido Gordote: Volkswagen Golf GTI MK1